viernes, 29 de febrero de 2008

El caso de la rubia de las bragas negras

A las 12,30 de la mañana me presenté en el lugar del crimen. El cuerpo de un hombre yacía aparentemente muerto en medio de un gran charco de sangre. Le tomé el pulso y mis sospechas se confirmaron: estaba muerto.
Seguía teniendo el tacto como en mis mejores tiempos.
Al lado del cuerpo una maceta de geranios hecha añicos, los miré, volví a mirar el cuerpo al que ahora le advertí una enorme brecha en la cabeza… y volví a mirar la maceta de geranios.
Una simple mirada ya me fue suficiente para extraer mi primera conclusión… los geranios llevaban mucho tiempo sin ser regados.
Seguía siendo tan sagaz como en mis mejores tiempos.
Una impresionante rubia se personó en el lugar del crimen. Vestía un albornoz blanco que llevaba atado por la cintura, abriéndosele por arriba y por abajo mostrando buena parte de sus muslos y dos buenas partes de sus pechos (una buena parte de cada uno).
Advertí que no llevaba puesto nada por debajo y que estaba muy buena.
Seguía teniendo la vista como en mis mejores tiempos.
Tras mostrarle la placa de policía y presentarme, me dispuse a interrogarla.
-¿Conocía a este hombre?-.
-Ega mi magido-
Me pareció que hablaba raro así que le pregunté si le pasaba algo en la boca
-es que soy fgansesa- respondió.
-¡francesa!... ummmm-
-güi, de Pagis-
-aahhh-
Comencé a acosarla con mis preguntas, alguna de ellas muy comprometida, pero la rubia se mostraba fría y no caía en ninguna de las trampas que le iba tendiendo a lo largo del interrogatorio.
De sus respuestas saqué las siguientes conclusiones: lo había encontrado muerto al salir de la ducha. Mientras se duchaba no escuchó ningún ruido ni vio nada sospechoso. Tenía 42 años, era multiorgásmica y se había convertido en la única heredera de una inmensa fortuna.
Le pregunté si alguien podía corroborar lo que decía respondiéndome que se había duchado sola, lo que a mi me pareció una lástima.
Quise echar un vistazo al cuarto de baño con el fin de averiguar si efectivamente decía la verdad, no se negó y me acompañó hasta allí.
Comprobé que en la bañera estaba húmeda y que había pelos en ella, la rubia no mentía. En el suelo y al lado de la bañera había tiradas unas braguitas negras, le pregunté si eran suyas y cuando me dijo que sí, las recogí para llevar a laboratorio.
Volvimos al escenario del crimen… el cadáver no se había movido y seguía tal y como lo habíamos dejado.
En ese momento se personó una persona en el lugar. Era una mujer de piel morena, muy morena… era una mujer de color... de color negro.
Cumpliendo con mi deber pregunté a la rubia quien era la morena, respondiéndome que era la empleada de servicio, una inmigrante a la que había contratado por compasión al advertir el negro porvenir que le esperaba.
La miré de arriba abajo (a la negra) y al detener mi vista sobre su redonda panza advertí enseguida ese negro porvenir, calculé que debería estar a punto de salir de cuentas… muy a punto… tanto que la mandé tomar asiento por si al negro le daba por venir en ese momento.
Mi intuición seguía funcionando como en mis mejores tiempos.
Volví a mirar otra vez a la rubia y esta vez me deslumbró, no sé si esto fue debido a que llevaba un buen rato mirando a la morena o por lo hermosa que era.
Pensé en el marido que convalecía muerto a nuestro lado y en que yo en su lugar y teniendo una mujer como la suya no hubiese dejado que me matasen.
Sentí un poco de lástima por ella, una viuda tan joven, tan rica, tan bella…
-He aquí un buen partido- pensé.
Mi olfato seguía funcionando como en sus mejores tiempos.
Llegué a este punto de la investigación y todavía no había hallado el móvil del crimen. Tras una segunda inspección ocular lo hallé sobre una mesilla recargando la batería.
Con todos los ingredientes necesarios para su resolución, no tenía más que tirar del hilo, cosa que hice hasta que se me descosió un botón de la gabardina, por lo que decidí cambiar de plan y atar cabos.
Ante la rubia y la morena y fui exponiendo uno por uno los puntos concluyentes de la investigación que estaba realizando,
-Puedo asegurarles señorita y señora… quise decir señora viuda… que este es uno de los casos más fáciles que he encontrado a lo largo y ancho de mi carrera policial… Sé quien ha matado a este hombre-.
La rubia se sobresaltó… supongo que emocionada pues no habían pasado 2 horas desde que habían asesinado a su marido y yo ya tenía resuelto el caso.
-¡DEMETRIOOOO!- llamé al agente que aguardaba fuera de la estancia.
-Arreste al geranio-.
La desconsolada viuda cayó rendida ante mi inteligencia e intentó seducirme.
-Lo siento muñeca… no follo estando de servicio-.
Di el caso por cerrado justo en el momento en que mi teléfono sonaba. Era el comisario, que estaba por tocarme los cojones… como en mis mejores tiempos.
-Hemos hallado el cuerpo de un hombre que se ha suicidado de 17 puñaladas-. Tenía un nuevo caso que resolver.
-Voy p’alla, corto y cierro-.
Me despedí de ambas mujeres y me dirigí hacia el coche.
Coloqué la sirena sobre el techo del Ford Escort, colgué las bragas de la rubia en el retrovisor interior y me dirigí a toda velocidad por la avenida arriba hacia la calle de abajo, el escenario de mi nuevo caso.




THE END

REPARTO POR ORDEN INTERVENCION
Inspector……………………….. yo
La Rubia……………………….. yo
La Morena……………………... yo
Demetrio……………………….. yo

Director by
Yo

Producida por
m@nologos punto y coma




Cosas de escritores

Esto de escribir tiene cosas muy raras. A veces tengo la idea de una historia en la cabeza y no sé como comenzarla, eso sí, una vez que empiezo y tomo carrerilla ya no paro hasta el THE END.
Quien no ha visto alguna vez la imagen del escritor que aporrea el teclado de una máquina de escribir, para al cabo de un rato sacar el folio de la misma, hacer una pelota con él y arrojarlo a la papelera.
A mi me ha ocurrido eso hoy, bueno, no exactamente lo mismo, ya que al escribir en un ordenador lo que tiré fue el monitor… menos mal que me di cuenta antes de que pasaran los barrenderos.
Estas cosas pasan por tener la cabeza ocupada, concretamente la mía se pasa el día pensando, eso es porque existo, pues como dice un refrán por Teruel: “pienso, luego existo”.
Esto me ha llevado a realizar dos reflexiones y cinco flexiones tras las cuales he acabado agotado. Reflexiones que dicho sea de paso no me han llevado a nada, pues yo tengo el defecto de fabricación de que necesito estar parado para pensar, ya que si lo hago en movimiento me salen los pensamientos movidos o borrosos, algo inaceptable para alguien tan preciso y meticuloso como yo, no obstante y por ese motivo llevo un Casio en mi muñeca.
Todos los seres humanos vivos tenemos una cosa en común, y es que somos hijos de la misma madre: LA MADRE NATURALEZA, y aquí distinguidos lectores y queridísimas lectoras, me perdonaréis que pase de puntillas sobre la paternidad pues por todos es sabido que si bien madres tenemos dos: la natural y la naturaleza, padres podemos tener hasta un ciento.
Bien, una vez que hemos pasado de puntillas por encima de los padres, prosigo por donde iba.
Recuperado el monitor de la papelera, retomo de nuevo el hilo de esta homilía para añadir la única reflexión que he llegado a sacar en limpio, he sacado alguna más, pero estaban en sucio.
Y esta me lleva a pensar en la importancia que el ordenador tiene para los escritores de libros, es decir, para los libreros.
Hoy en día sería un coñazo tener que escribir un libro con pluma, el mismo Boris Izaguirre que tiene mucha pluma, se valió de este maravilloso invento para escribir uno.
¿Os imagináis a Boris escribiendo su libro con una pluma de gallina?... vaya retraso ¿verdad?... si aun fuese con una estilográfica.
Una de las ventajas que tiene el ordenador con respecto a las mencionadas plumas, es la del corrector ortográfico.
Que bien le hubiese venido por ejemplo un PC a Cervantes para escribir El Quijote, eso sí, antes tendría que aprender a desenvolverse con el Windows y coger destreza para poder utilizarlo con una sola mano, pues como todos sabemos, D. Miguel perdió una y todavía no la encontró… ni la mano, ni el resto del brazo. De todos modos de poco le iban a servir encontrarlos, pues todos sabemos que a la hora de escribir los muertos tienen muchas más dificultades que los mancos.
Debo destacar puesto que lo menciono, que El Quijote está impecablemente escrito, pues lo he leído un par de veces y no he encontrado en él ni una sola falta de ortografía, por lo cual deduzco que Cervantes era un tipo muy listo.
No quisiera finalizar esta homilía sin haceros a vosotros partícipes de ella, por lo que me gustaría preguntaros si alguna vez os habéis parado a pensar lo que os he dicho… yo sí, precisamente hoy… y por eso he perdido el autobús.

Mi nuevo BLOC DE NOTAS posando ante la cámara siendo sostenido por la mano que mece el ratón.

Al final del día... es decir, por la noche

Hoy me he comprado un bloc de notas para evitar sucesos como el de ayer y ya he escrito en el mis primeras palabras en él, que son exactamente y por el mismo orden: BLOC DE NOTAS.
Espero llenarlo de otras palabras distintas a esas, también espero que la próxima vez que tenga un momento de inspiración, haya papel higiénico en el wc.
También le encontré los pantalones del Action Man, ahora espero que no deje que se los vuelvan a sacar.
Esta noche, programación para adultos.
¡Dentro vídeos!

video

video

Mañana será otro día, fin de semana para más señas y de mes para más alegría.

jueves, 28 de febrero de 2008

El guerrero domado

Ayer cuando me iba para cama encontré tirado en el suelo del pasillo un Action Man de mi hijo… bueno, era de él mejor dicho, ahora el chaval ya está en edad de andar detrás de las niñas y no de jugar con muñecos…
El apuesto y fornido Action Man, ha modificado su estilo de vida y ahora es compañero de la Barbie de mi niña. Puede que para él sea esta una vida más sosegada y tranquila, pero coño, visto así, a los ojos de terceros, mucho ha cambiado y no precisamente para bueno.
Lo recogí del suelo y mantuve una charla con él.

"¡Quién te ha visto y quién te ve!..., ¿dónde están tus armas, qué han hecho con tu ropa?.
Tus músculos bien definidos que no hace mucho despertaban mi envidia y admiración ahora ya no me impresionan, tampoco me impone la expresión de dureza que aun conservas en el rostro.
Has cambiado una vida llena de aventuras por esto…, ¡pero mírate bien, coño!... que te han dejado tirado en el pasillo como si fueses cualquier cosa.
Te estoy hablando a ti, sí, a ti…, al que fuera un intrépido guerrero, al ganador de mil batallas, al vencedor de las incontables luchas que has mantenido contra las más peligrosas bestias que habitan en las profundas aguas de la imaginación de un niño.

Ahora estás tirado por el suelo sin dar muestras de valor, sin una pizca de orgullo.
¿Dónde están tus pantalones de camuflaje y tu traje de neopreno?... ¿es que no ves que te han dejado en pelotas?.
Has permitido que te sacasen del armario contra tu voluntad sin siquiera plantar batalla,
sucumbiendo y doblegándote a unas tetas de plástico.
Que ahora tienes un descapotable… sí, pero es rosa
.
Si ni siquiera eres el padre de la criatura que la Barbie embarazada lleva en su panza por mucho que le vaya a poner tu apellido.
Que triste destino el tuyo. Te puedo asegurar que mis Madelman tuvieron un final mucho más digno ya que acabaron como acaban los héroes, con los brazos y las piernas rotos y en el cubo de la basura… ¡pero con las botas y los pantalones bien puestos!.
No quiero hablar más contigo, ahí te dejo… me voy para cama… no eres digno de mi compasión".

Bajo el edredón de mi cama, sintiendo el calorcillo y el gusto de tener a mi mujer al lado, me entraron remordimientos por dejarlo allí tirado.
Me levanté a recogerlo y llevarlo para su cama… y he aquí algo que no me esperaba, la Barbie por la que él había dejado todo, compartía lecho con una burda imitación del otrora intrépido guerrero, un Action Man del Todo a 100, muy rubito, mucho menos musculoso y aspecto debilucho.
-"¡Y aun por encima cornudo!"-.
Ante esto no tuve más que presentar mis respetos y mi admiración al muñeco barato que se había metido en la cama a con la impresionante rubia de bote.
Al Action Man lo dejé donde lo había encontrado y me despedí de él con un: "mañana te buscaré unos pantalones".
Sobre mi mesilla de noche dejé una nota para no olvidar algo que hoy quería hacer:
dejar el gimnasio, depilarme el pecho y teñirme el pelo.... las muñecas no se acuestan con los tipos duros.

miércoles, 27 de febrero de 2008

Mi talento por el wc

En un momento de inspiración repentina tomé nota de las cosas que se me iban ocurriendo en el primer papel que encontré y he llegado a la conclusión inequívoca y exacta de que el papel higiénico no es el mejor para ser utilizado como bloc de notas por una persona despistada como yo.
Lamento mucho tener que decir que se me ha ido por el wc una parte de mi talento. Es difícil de explicar lo que uno siente cuando en el momento que le sale a uno lo mejor que tiene dentro lo pille así… y eso ahora es algo irreversible pues quiero recuperar lo perdido y no hay manera… ni siquiera una pequeña parte.
¡Que putada!... como me gustaría que el retrete fuese como la papelera de reciclaje… restaurar archivos, aceptar y hala… listo para volver a ser usado… Aunque pensándolo bien...
El caso es que ahora no se que hacer... ¿improvisar, poner un video, una foto?...
Acabo de recordar y eso será lo primero… reponer el papel higiénico.
Mira que tenía anotadas un montón de ideas para escribir una historia… es que ando un poco estreñido.
Pero bueno, os haré una sinopsis acerca de lo que trataba, será una sinopsis pequeña, muy pequeña… mas bien será una sinusitis.
Era la historia iba de un hombre al que su mujer había abandonado por otra mujer y él en un acto desesperado se arrojaba al vacío desde lo alto de un precipicio.
El relato transcurría desde el momento en el que el hombre saltaba hasta que aterrizaba, en lo que es el trayecto de vuelo, narrando de una manera impecable e impresionante el momento del estampamiento con el consiguiente esparcimiento del cuerpo fragmentado… me lo estaba imaginando y se me revolvía el estómago, cosa que me vino bien para el estreñimiento.
Y es que no hay mal que por bien no venga (tipo listo también el que inventó esta frase), de todos modos y aun así, que pena de talento desperdiciado.

A lo mejor mañana me compro un bloc...

_______________________________

Venga, va un vídeo...

video

Quiérelas.

martes, 26 de febrero de 2008

El sexto mandamiento

Hubo muchas cosas a lo largo y ancho de mi vida que desde que las hice por primera vez ya nunca más las pude soportar. Una de ellas y que ahora me viene a la memoria era la de confesarle mis pecados a un señor vestido de negro y al que llamaban cura.
Las primeras veces que me confesé me resultaron difíciles por muchas razones. E incluso la última vez que lo hice me resultó, si no difícil, sí embarazosa. Y la recuerdo perfectamente porque fue el mismo día que me casé.
Pero vayamos por partes y empecemos por las primeras veces.
No sé exactamente cuando fue la primera vez que me confesé, pero fue hace mucho tiempo. Eran tiempos en los que los curas vivían a mitad de camino entre el cielo y la tierra, eran casi santos... hoy por el contrario se sabe que muchos de ellos son seres humanos y como tales tienen errores de fabricación. Y pecan... vaya que si pecan... pecan de la hostia...
El caso es que yo era un niño cuando me confesé por primera vez, tanto que aun no entendía muy bien el significado exacto de algunos mandamientos, pero me los tenía que confesar... no por haber pecado si no que por obligación y bajo amenazas.
Me explico... Yo iba a confesar los pecados que en casa me decían que cometía y lo que le tenía que contar al cura, que mas o menos era: “he pecado contra todos los mandamientos, menos contra el 5º y el 7º”, que eran: no matarás y no robarás.
Vale, pero... ¿y el 6º mandamiento?... Yo me he confesado muchas veces de haber pecado contra este mandamiento y sin saber exactamente el verdadero significado del mismo.
En el libro de religión decía: “el sexto, no cometerás actos impuros”. ¿Pero qué actos impuros puede cometer un niño de 8 ó 9 años?..., ¿levantarle las faldas a las niñas?, imposible..., cómo va a ser pecado querer ver de que color tenían las bragas. Como mucho eso era una gamberrada.
Yo consideraba actos impuros y que cometía a dos: uno era saltarme la prohibición de beber gaseosa y rellenar lo que me bebía con agua rebajándole así pureza. Y el otro era comer chorizo. Y os preguntareis por qué... y esa es una buena pregunta.
Llegué a la conclusión de que comer chorizo era un acto impuro a raíz del embarazo de una vecinita de 16 años, que cuando lo dijo en casa le echaron tal bronca que se enteró todo el vecindario.
La niña no hacía otra cosa que repetir entre llantos: “Yo no hice nada, yo no hice nada...” hasta que la madre, harta de oírla le contestó con ironía: “pues si no has hecho nada, será cosa del Espíritu Santo”..., y la abuela puso broche final a lo que había dicho la madre con un: “si..., El Espíritu Santo en forma de chorizo...”.
Confieso que al escuchar a la abuela decirle tal cosa me vino a la mente la figura de una barra de chorizo con alas blancas y sentado allí, a la derecha de Dios... pero ni por asomo me imaginaba como la había dejado embarazada.
Había una pieza en el triángulo Espíritu Santo, embarazo y chorizo, que inducía a pecar contra el 6º mandamiento. Y no hacía falta ser muy ágil de mente para saber que esa era... el chorizo.
Además de supuestamente andar dejando embarazadas a las jovencitas por ahí, me hacía pecar y caer en la tentación cuando tiraba el pan de la merienda después de zamparme lo de dentro, que la mayoría de las veces no era otra cosa mas que... el chorizo.
Después, aunque no se cuanto tiempo después, descubrí lo que eran los actos impuros...Un catequista me lo aclaró, lo que el 6º mandamiento quería decir era: NO FORNICARAS... y que tranquilo me quedé..., porque yo no fornicaba... o eso creía, la verdad es que tampoco sabía que era eso de fornicar.
Después, pero tampoco sé cuanto tiempo después, supe que fornicar era lo mismo que fuchicar, y fuchicar era... eso... fuchicar... algo misterioso que se hacía con el “pito” en la “pepa”.
Pero bueno, el caso es que cuando tuve la conciencia tranquila puesto que no fornicaba dejé de confesarme de que también pecaba contra el 6º mandamiento, de ahí que cuando al confesarme el cura me preguntaba que pecados había cometido, yo le contestaba de carretilla: “ni mato, ni robo, ni fuchico, pero peco en el resto de los mandamientos”.
Después..., y tampoco sé cuanto tiempo después, supe que los actos impuros se pueden cometer individualmente, sin pareja, y que también se pecaba con el pensamiento... y yo pecaba y no lo sabía, y pecaba bastante… masivamente.... Y dejé de confesarme... Pero seguí pecando.
Otra cosa que me alivió mucho fue el saber que quienes aparecían en mis pensamientos no pecaban, por lo que puedo decir salvé de quemarse en las llamas del infierno a las tres cuartas partes de las chavalas de mi barrio, un tercio de las de la Calle de Abajo, a mi prima Maribel, a la madre de mi amigo Javier y a Marisa, la directora del colegio..., estooo..., es que yo de niño apuntaba muy alto.
Bueno, por donde iba yo que Marisa me distrajo... a sí..., más que dejar de confesarme cambié de confesor... y... pues tampoco sé cuanto tiempo después… empecé a confesarme con algún que otro camarero de tugurio nocturno, que aparte de hacerlo en un ambiente más distendido, no ponía penitencia y si le confesabas haber pecado contra el 6º mandamiento te daba la enhorabuena.
Y... bastante tiempo después... me confesé por última vez delante de un cura... 29 años tenía yo, el día que me casé, ¡joder!, y también por obligación, que a mi madre le daba algo si no lo hacía.
El cura que me tocó en suerte, y después de decirle yo la consabida: “pequé contra todos menos el 5º y el 7º”, mostró un especial interés en redimirme de los actos impuros cometidos, supongo ya que no le dio mucha importancia al resto de pecados y como quien no quiere la cosa me pregunta si fornicaba con mi novia.
"¡¡Ahí te estaba esperando yo!!" pensé, y que me dé un soponcio ahora mismito si no estuve tentado a responderle: “¿Y A TI QUE COÑO TE IMPORTA?, EL CHORIZO ES MIO Y HAGO CON ÉL LO QUE ME DA LA GANA”.

_____________________________________________

EL CONFESOR AUTOMATICO


video

Y es que al paso que van...

De visita al urólogo


las 12 de la mañana y con la puntualidad que me caracteriza acudí fiel a la cita. Calle La Cueva 25, consulta de 10 a 5.
La puerta se abrió y tras ella sonó la voz de un hombre que alzándola un poco me llamó por mi nombre.
El nerviosismo se multiplicó por seis y poco me faltó para que a la voz que me llamó responderle de un grito: "¡creo que va en el baño!", pero que coño, esperaba esa cita desde hacía por lo menos un año, así que hacer que estaba ausente no me pareció conveniente.
Un blanco radiante lucía en la bata que vestía y al entrar yo en su despacho como un resorte se alzó y su mano me extendió, devolviendo yo por cortesía también extendida la mía.
Tras los saludos de rigor le expuse con detalle motivo de mi visita el problema que me traía de calle: "mire usted doctor, la molestia empieza aquí pero me afecta toda esta zona hasta la punta del pipí".
Se levantó de su asiento dándome la espalda un momento y cuando hacia mí se volvió tenía cara de enterado y por su forma de hablar mi problema ya ubicado.
"La próstata debe ser, así que la vamos a ver".
Me pasó tras un biombo y notó mi nerviosismo, ya sé que no es lo mismo, pero coño, así es mi forma de ser y también mi primera vez.
Se puso unos guantes blancos ante mi atenta mirada, mientras yo sin perder detalle sus dedos calibraba y aquí se me puso mal cuerpo estando a punto de darme un vuelco pensando en que tal grosor iba causarme dolor.
A la garganta se me subieron los cojones cuando me dice con voz muy seria: "bájese los pantalones".
Me mandó a la camilla, culo en pompa y de rodillas y casi pierdo la compostura cuando en un pequeño espejo me vi en tan comprometida postura.
Intentó tranquilizarme y me pidió que me relajase, tendría coña la cosa si también me dijese que gozase.
Me echó por ahí un ungüento, más fue en ese preciso momento en el que untándome el orificio yo le noté al hombre que era un tipo de oficio.
Y comenzó la exploración.
Primero fue la puntita la que suavizó mi agujero, luego tiro p’alante hasta la última falange.
Palpaba… tocaba… por allí andaba, hubo un momento en el que pensé: "¡este me busca el punto G!".
Cuando halló lo que buscaba lo tocó sin reparo momento en el que di un quejido con el daño preguntándome el muy bruto: "¿no me dirás que duele?. No… pero tampoco disfruto".
Bueno es que ahí acabo la cosa, él tampoco tenía cara de satisfecho y aun así le pregunté: "qué tal?"... teniendo que puntualizar: "está la cosa".
Notó un brillo en mis ojos del que no se había percatado por estar muy ocupado fedellándome en el otro.
Y sonrió por primera vez mientras duró la consulta, pensando yo que había gozado el muy hijo de puta.

No… si lo que es doler, no duele… pero jode.



lunes, 25 de febrero de 2008

Lo que pude haber sido y no fui


iendo joven escribí docena y media de libros, uno de ellos "El Quijote", pero mi brillante carrera de escritor se vio truncada con el último que devolví, ya que el encargado de la biblioteca reconoció mi escritura en él, del que para más detalles diré que de “Genoveva de Brabante” se trataba, porque eso sí, el título nunca se lo cambiaba.
Este no fue un libro que pareció entretenido, por lo que también lo adorné con ilustraciones hechas a mano al final de cada capítulo.
Para gustos hay colores y para mi gusto le quedaban muy bien y para mi color el encarnado… por aquello de que mi mujer se denomina Encarna.
Pero bueno, no quiero hablar aquí ni de mi mujer ni de algunas cosas que hice a mano, simplemente voy hacerlo un poquito de mí y de lo que pude ser y no fui.
Aparte de escritor o pintor de libros, he tenido otras cualidades innatas desde mi nacimiento que en su momento no he sabido aprovechar.
De pequeño apuntaba para cantor, puede que eso venga de familia ya que tengo un tío que es bastante cantante, mejor dicho, lo fue en una orquesta y ahora aunque está retirado todavía da el cante.
Me reafirmo en esto que he dicho (no en lo de mi tío, si no en lo de antes, justo donde digo que apuntaba para cantor) y lo hago pese a que no recuerdo haberme escuchado nunca, pero tengo una foto de cuando tenía cinco años en la que agarro una guitarra con un estilo de cojones y perdón por la expresión, pero la pose la merecía.
Un poco más adelante pude haber sido boxeador ya que tenía un vecino que era entrenador y todos los días me llevaba a su gimnasio. Yo era un crío entre tanto hombre así que pronto me adoptaron como la mascota.
Las ganas de boxear se me quitaron después de una semana que se pasaron gastándome la broma de que entre los combates que iban a disputar el sábado siguiente, yo subiría al ring y me las daría con un chaval de otro gimnasio… otra mascota.
¡Bueno!… no voy a decir que me sentí como Roky Balboa cuando me lo dijeron, porque entre otras cosas Stallone por aquel entonces se dedicaba al cine porno, pero me sentí eufórico… ¡Sííí!...y dando botes levanté los brazos en medio de tanto campeón.
Me sentí “Manolo Marciano” entre los campeones de Negreira, de Calo y de su barrio.
A partir de ese instante la espera de que llegase el sábado se me hizo interminable, aunque a decir verdad ésta duró muy poco pues el respeto al adversario fue creciendo a medida que se acercaba el día. Llegado el momento de acudir a la pelea me escondí tras un contenedor desde el que escuchaba como me llamaban a grito perdido, hasta que desistieron y me dieron por desaparecido.
Ante los ojos de os transeúntes tuve que disimular de que los gritos no eran conmigo y de que no estaba arrojado al contenedor cuan inmundicia basura… por lo que me puse a silbar “Eva María se fue buscando sol en la playa”… que era la canción que ese verano se llevaba.
Del guante de boxeo cambié a la pluma… a la pluma de escribir me refiero. Pero eso ya os lo he contado así que mejor no lo repito, pero si lo queréis volver a leer al primer párrafo os remito.
También pude ser foguetero, lo cual cogí con mucha ilusión el día que a mis manos vino a parar el resto sin explotar de una bomba de palenque. Le puse fuego y fogueó, quemándome el dedo gordo de una de mis susodichas manos.
Mi abuela que era “médica tradicional”, solventó la urgencia poniéndome una cura con un ungüento que ella misma hizo con un frito de cebolla, ajo y no sé que hierba, que me abría el apetito cada vez que me sonaba los mocos.
No quiero enredarme demasiado así que por ir acabando os diré que aparte de éstas pude haber sido otras cosas. Tiempo habrá para hablaros de todas ellas, entre las cuales las hubo mejores y otras que eran peores, pero lo cierto es que pude haber sido cualquier otra cosa, aunque al dia de hoy no me quejo de la que soy.


NOTA DEL AUTOR:
Esto que escribo se lo dedico con admiración y agradecimiento al Corrector Ortográfico de Word y a la cabeza que discurrió tan magnífico invento.

domingo, 24 de febrero de 2008

¿Dónde está el pañuelo?

Se llama Ursula Martínez y su número es impresionante, tanto es así que cuando acabé de verlo me levanté de mi silla y aplaudí.
¿Sabrás tú dónde guarda el pañuelo?...

video

Domingo... toca religión

¿Qué es la religión?: la religión es la ciencia que se estudia en el catecismo.
Pero no sólo hay la religión que se estudia en el catecismo que nosotros conocemos, hay muchas más y las hay para todos los gustos: Cristiana, Musulmana, Protestante, Judía, etc, etc, etc… y la de Tom Cruis. Y cada una de ellas tiene su propio catecismo, salvo ésta última que tiene un guión y varios oscars.
Podría decirse que las religiones en sí no son malas, y como podría decirse, se dice y punto.
Lo malo de las religiones son los religiosos. Un beato enfurecido y con paraguas, un musulmán con pasamontañas y un mormón dándote el coñazo en la puerta de tú casa, son elementos a tener en cuenta a la hora de decidir a quien entregar tú alma.
La paradoja se da con los Protestantes, que al contrario de lo que su nombre indica son los que menos se quejan y los que menos ruido hacen.
El principio básico de toda religión es el de salvar tu alma, bien sea por las buenas o bien por las malas. Si en un principio fue a golpe de espada, hoy en día lo hacen poniéndose un cinturón con explosivos, pero sea cual sea el método a emplear, el caso es acercarte a Dios cuanto antes. Aquí el método musulmán es mucho más efectivo ya que te hace volar por los cielos en un santiamén.
Los principios de toda religión están basados en el dogma y la fe siendo ésta requisito imprescindible para todo religioso que se precie.
¿Quién no ha escuchado aquello de: si Mahoma no va a la montaña, la montaña irá a Mahoma?, o la de: “la Fe mueve montañas”… llegado a este punto, uno debe aprovecharse de la existencia de los signos de interrogación para hacerse la siguiente pregunta: ¿es la misma montaña, o son montañas distintas?.
A lo largo y ancho de la historia de la humanidad han sido muchos los muertos que las religiones ha causado. El mismo Jesucristo, pese a tener fama de buena persona, fue asesinado por culpa de la religión… y que casualidad, también en una montaña.
Todas ellas tienen un entramado bien organizado, con sus jerarquías, sus grados y sus jeroglificos, algunos tan complejos que no los entiende ni Dios.
El funcionamiento básico de todas ellas suele ser el mismo: los de más bajo grado de la organización se encargan de buscar adeptos a los que salvar del fuego infernal, los de graduación media organizan el cotarro y llevan el control de los de rango inferior, y los más altos cargos de la jerarquía viven como Dios, algo comprensible pues si van a pregonar SU palabra, digo yo que tendrán que acercarse a Él para escuchársela bien, pues como dice un proverbio chino: “la palabla mal escuchada puede sel mal intelpletada”.
Antes de acabar con esta homilía, quisiera dirigirme a vosotros estimados lectores y queridas lectoras que no tenéis muy claro esto de la religión y andáis como Tony Blair cambiando de chaqueta:
No pecar de tontos y plantearos muy seriamente a que organización queréis pertenecer.
Pensadlo bien, pensadlo bien… que no hay pastor sin borregos.
Y si llaman al timbre y veis por la mirilla que hay dos rubios trajeados y con buena presencia, ni de coña les abráis la puerta… los mormones son muy pesados.
Y mi última recomendación de hoy va para el que no quiera ser religioso: métete Ateo, ya que estos al no pertenecer a ninguna religión no van a misa los domingos por el principio lógico, elemental y aplastante de que no creen en Dios.

He sido catequista y cuando hablo de religión sé lo que me digo.
__________________________________
Publicidad divina

video

Una de hostiazos

Tal como suena:

video

sábado, 23 de febrero de 2008

A LEOPOLDO, IN MEMORIAM

Llegue al mundo a una edad muy corta y a afortunadamente para mi madre también corto de estatura y de cabeza… quiero decir que salí de cabeza, pues no hace falta ser médico para saber que el parto se habría complicado de haberme parido atravesado.
Mis padres no tuvieron conmigo la suerte que otros tuvieron con sus hijos, pues yo en lugar de nacer con un pan bajo el brazo nací completamente embadurnado y manchado de sangre.
Lo que llovió desde aquel día… Ahora cuento ya con unos cuantos años a mi espalda, y no sólo sobre ésta, si no que también sobre los cuatro puntos cardinales de mi cuerpo, es decir: de hombro a hombro y de pies a cabeza.
A lo largo de todos estos años que he vivido he oído muchas veces decir a la gente de cierta edad eso de que “los tiempos pasados fueron mejores”, opinión que no comparto en absoluto. Yo soy de los que piensan que “los tiempos pasados son anteriores”,pero eso puede ser debido a que yo no he llegado a la cierta edad.
De todos modos eso no quita de que a veces recuerde los tiempos pasados con nostalgia… Aquellas verbenas… aquellas chavalas… aquellas calabazas…
Y de antes de las calabazas tengo muy buenos recuerdos, también los tengo borrosos y alguno que otro muy triste, como el del día que murió Leopoldo.
Una mañana me levanté, fui a darle los buenos días y me lo encontré estiradito, tiesito y un poco sequito, o lo que es lo mismo: me lo encontré muertito en la caja de zapatos en la que vivía.
Me fijé en que ni siquiera había probado bocado de la hojita de lechuga que yo le había puesto para cenar la noche anterior, detalle por el cual sospeché que el óbito se había producido alrededor de la media noche. De igual modo supuse que al gozar de buena salud, la muerte le provino a consecuencia del corazón.
Leopoldo fue el mejor grillo que tuve en mi vida… Encontrármelo de cuerpo presente fue un trauma para mí.
Esa misma mañana y sin capilla ardiente, le di sepultura en el mismo campo en el que lo había cazado. Con mis propias manos cavé una tumba a la que puse una cruz que me hice con dos palitos y ante la cual recé un Padrenuestro, dos Ave Marías y un Credo.
Y con el corazón rasgado del dolor lloré como un niño arrodillado ante la tumba de mi amigo.
La mañana del domingo siguiente y para sorpresa de mis abuelos, me lavé la cara, me peiné y sin que nadie me obligase, fui a misa y volví a rezar por el alma de Leopoldo.
Todos en casa echamos mucho de menos los “cri cri” de Leopoldo. Recuerdo cierta ocasión en la que noté como mi abuela se ponía muy triste mientras en la radio sonaba una canción que a mi también me conmovió: NO WOMAN NO CRI
Y yo que domino el inglés igual que el japonés, comprendí enseguida el significado de la canción: NO MUJER NO CRI, al mismo tiempo que comprendí el porqué mi abuela estaba triste: la canción le tría recuerdos de Leopoldo.
Supuse que al cantante también se le había muerto un grillo, motivo por el cual me identifiqué mucho con él, pues quienes hemos perdido un grillo sabemos lo que se siente.
Tuve más grillos a lo largo de mi vida: Pancho, Matías, Avelino… pero ninguno era como Leopoldo, pues tenía un algo, un no sé que especial que se hacía de querer, aparte de que entonaba muy bien.
Ahora tenéis que perdonar que no escriba más, pero en este momento al recordarlo la emoción embarga y se me están llenando los ojos de lágrimas. No quisiera romper a llorar y mojar el suelo, que luego mi mujer me hace pasar la fregona.
Pero antes de irme, quisiera dedicar unos versos a la memoria de mi malogrado amigo.

____________________________________________

Va por ti LEOPOLDO (el grillo que murió, un día por la noche).

A Leopoldo escribo este poema
el cual no es canto a la alegría
pues casi muero de pena
el día que perdió la vida.

Aquella desgraciada mañana
se inundaron de lágrimas mis ojos
cuando al levantarme de la cama
ver que ya no estabas con nosotros.

Muerto te encontré en tu cajita
no habías probado alimento
ver estirada tu antenita
fue un doloroso momento.

El corazón me rompió de dolor
pues tu muerte fue un mazazo
la vida se me volvió de un color
más negro que el de tu sobaco.

Te di sepultura en tierra
tal cual como ya he dicho
mas hoy moriría de pena
saber que hubieses querido un nicho.

Al ajeno le costará entender
que por ser de distinta especie
tanto te llegase a querer
mas aquí no admito ni un pero
pues Leopoldo igual que yo,
salimos de un agujero.

Más quisiera añorado amigo
el que allá donde ahora estés
a ti llegase este poema dolorido
por lo que aquí y en este momento
agradecido quedo a Bill Geis
por tan cojonudo invento.

Para alguno fue una suerte,
pues ganó mucho con tu muerte,
hablo de cierto langostino
a quien quitarías el papel
de LEOPOLDO VALENTINO.

Por último quiero decirte
cuan duro es no volver a oírte
pues desde que no estás aquí
echo en falta tus cri-cri.

A Leopoldo escribo este poema
el cual no es canto a la alegría
pues casi muero de pena
el día que perdió la vida.

viernes, 22 de febrero de 2008

Viernes... creí que nunca llegarías

AVISO: BEBER TE PUEDE HACER PERDER LA CABEZA, a veces en los lugares más insospechados.

video

NOTICIA DE INTERES PARA LAS MUJERES QUE TENGAN PECHOS.

Según publica la revista médica TIRITAS & ESPARADRAPOS, un equipo de científicos británicos ha desarrollado un innovador sistema para hacer mamografías con muchas más prestaciones que el que se emplea actualmente, además de tener la ventaja de que pueden hacerse en cualquier lugar y sin necesidad de pasar por una clínica.
Las mujeres que deseen someterse gratis a un reconocimiento de sus pechos podrán hacerlo el próximo domingo en la Plaza del Obradoiro, después de la misa de las 12.




NOTA DEL AUTOR:
Quiero agradecer y al mismo tiempo tranquilizar a los cientos… que digo cientos… a los miles de lectores que tiene este blog, que a través de diversas formas se han puesto en contacto conmigo preocupados e interesados por mi salud mental, el cual dicho sea de paso es PASABLE, según los resultados obtenidos en el último chequeo al que mi podólogo privado me ha sometido, sonsacándome por el mismo 150 euros y un callo.
Mi mujer me pide que también agradezca los mensajes de apoyo y condolencia que ha recibido.

Gracias.

jueves, 21 de febrero de 2008

Consejos para padres

Es normal que los padres que tenemos hijos nos preguntemos en muchas ocasiones si los estamos educando bien.
Los padres debemos tener en cuenta que un hijo no es como un perro al que simplemente se le enseña que la pis y la caca no se hacen en la alfombra del comedor, que acuda cuando lo llama, o que incluso le lleve las zapatillas...¡No!.
Un hijo medianamente bien educado sube la tapa del wc para mear y acude raudo a la llamada de su padre. ¡Ah!, pero es que si lo educa bien, aparte de esto, le calza las zapatillas. ¡Sí!.
Tampoco se trata de ser tan exigente a la hora de educarlos, aunque quizás a otra hora sí, pero eso ya depende de cada uno.
Los padres tenemos la obligación de enseñar a los hijos para que sepan ir por la vida respetando al prójimo y a la prójima, proporcionarles una educación académica y una educación vial, que suele ir acompañada del pago del carné de conducir y en muchos casos también el coche. Cada una de estas premisas lleva consigo muchas dosis de paciencia, tacto, diálogo y talante. Y en algunos también alguna que otra dosis de tranquilizante.
Esta es una difícil labor durante la cual muchas veces uno se preguntará si no hubiese sido más práctico enseñarles simplemente a que le llevase y le calzase las zapatillas. Y muchas otras veces se lamentará por no haber comprado un perro en lugar de tener un hijo. Una cosa que si está clara es la diferencia en cuanto a métodos que empleamos los padres de hoy con respecto a los que emplearon nuestros padres con sus hijos, es decir, con nosotros.
Muchos padres que tenemos hijos, hemos sido educados por sus abuelos con la máxima de “la letra con sangre entra”, aunque en mi caso no fuese así, pues conmigo utilizaron mucho el tacto... ¡uffff!, me arreaban cada una... pese a esto tengo que decir a favor de mis padres que jamás me pusieron la mano encima, a mi me daban con la zapatilla, eso sí, teniendo una extremada precaución en no hacerme sangre.
Hay un detalle que quiero destacar y con ello dar una llamada de atención a las mujeres que son madres, y es que muchas cuando regañan a sus hijos suelen amenazarlos con el típico: “ya se lo diré a tu padre cuando llegue a casa”.
Pero señora... no le parece un feo detalle ese de dejar quedar a su marido por un ogro malo que se merienda a los niños..., ¿y si su marido llega borracho a casa esa noche?...
Le voy a ser sincero y perdone la dureza de mis palabras, pero usted al deponer la educación de sus hijos en manos de un ogro que se come a los niños y que además es un borracho, se está comportando con tal grado de irresponsabilidad que no se merece que el perro le lleve las zapatillas y mucho menos que su hijo se las calce.
Otro punto a destacar es el de la igualdad de criterios, es decir y por poner un ejemplo, que su hijo les pide permiso para ir esa noche a la discoteca, uno dice que sí y el otro dice que no... ¡Por favor!, que así no vamos a ninguna parte... y menos a la discoteca.
Lo que tienen que hacer los padres, mejor dicho, el padre y la madre, es hablarlo y consensuarlo, insistiendo mucho sobre todo esto último porque está de moda...
¡Ah!, que a su marido ha vuelto a emborracharse... entonces señora, su problema no es la educación de su hijo… su problema es su marido. Siendo así, hágame caso y cámbielo por un perro, al menos el perro servirá para llevarle las zapatillas.
Ahora bien, si usted que me lee no tiene ni marido ni hijos, no debería perder el tiempo con lecciones de como educar a los hijos que no tiene, usted lo que necesita señorita, es un perro que le lleve las zapatillas y un marido que la calce.
Eso sí, si algún día tiene la desgracia de encontrar marido, pregúntele antes si le gustan los niños y en caso de que le responda afirmativamente, ándese con cuidado, no vaya a ser de que aparte de ser un ogro que cualquier día se merienda a sus niños, sea también un borracho, y ya sabe que el alcohol puede producir impotencia y siendo así, será muy difícil que se la calce.
Hágame caso, tengo un perro y sé lo que me digo… y si no, haga caso al video.
.

video

Especial musical, SOLO DE PANDERETA

M@nologos punto y coma, ofrece un amplio espacio dedicado a la música y el arte, prueba de ello es el siguiente vídeo clip titulado: SOLO DE PANDERETA.
Música y coreografía han sido compuestas por el menda, quien en un alarde de generosidad ofrece el tema de forma gratuita y en exclusiva a los lectores de esta web.
La pieza está interpretada en DO mayor, con mezclas en SI-LA-SOL-FA-MI, que le dan un aire caribeño.
Préstese especial atención a los cambios de tonos, los cuales tras un comienzo suave, van adquiriendo un ritmo “in crescendo” hasta llegar a la parte final, en la que la pieza acaba en una explosión de sonidos magistral.
Señoras, señores y señoritas… con ustedes: SOLO DE PANDERETA (versión unplugged).
.

video

miércoles, 20 de febrero de 2008

La agenda política del día

El Presidente de la Nación, D. JOSE LUIS RODRÍGUEZ ZAPATERO, afirma en un mitin celebrado en Villaconejos, que en la próxima legislatura trabajará para acabar con el paro:


--------------------------------------------------------------LE LLAMABAN ZETA PETAS

Desde su escaño, el líder de la oposición, el Sr. MARIANO RAJOY ya le ha respondido:


-------------------------------------------------------------LE LLAMABAN TRINIDAD


Mientras tanto, a unos cuantos miles de kilómetros de distancia, el Ex presidente JOSE MARIA AZNAR a secas, daba una conferencia en la GEORGE DAN UNIVERSITY en la que defendía como en él es habitual los intereses de ESPAÑA:

-----------------------------------------------------------------LE LLAMABAN DE TODO

Faltó GASPAR LLAMAZARES, quien ni estaba ni se le esperaba, pues a miles de kilómetros de aquí, y a unos pocos de allí, asistía al entierro de FIDEL CASTRO.

¿Cómooo?... ¿qué no se ha muerto?... ¡¡¡ QUE SE HA IDO POR SU PROPIO PIE !!!...
¡Coño!, pues sí que le curaron bien la rodilla.

¡Pa cagarse!

Dejé de hablarme con mi amigo Antonio, a consecuencia de la diarrea que me provocó su adicción al tabaco.
Pero esta que os cuento a continuación, ni es la historia de una amistad rota, ni un manifiesto en contra del tabaco... esta es...

UNA HISTORIA DE TERROR...
¡UUUUHHHHH!...
Era una noche oscura... El cielo estaba cubierto de nubes (no se veían debido a la oscuridad, pero sí se percibían)... y eran negras (no se veían debido también a la oscuridad, pero sí se suponía).
En la oscuridad de la noche, las siluetas de dos hombres caminaban por la carretera comarcal a las afueras de un pueblo cercano al mar.
Éramos Antonio y Yo.
El fuerte aguacero que comenzó a caer del cielo nos sorprendió en un lugar en el que no teníamos donde cobijarnos, así que echamos a correr. Cada uno corrió lo que pudo, así que Antonio pronto me sacó la distancia suficiente como para perderlo de vista en la negra noche.
Cuando llevaba un tramo recorrido, llegué hasta un muro alto de piedra que rodeaba lo que en principio me pareció una finca. Y no sé por qué, pero al ver un portalón abierto lo crucé.
Dentro de la finca y sin fijarme bien en donde estaba, corrí hacia una zona que me pareció más resguardada de la lluvia que el viento hacía caer ladeada... es decir, inclinada.
No había más ruido que el del viento, el de la lluvia al caer al suelo y de mi corazón que latía con fuerza por culpa de la carrera: ... bumm bumm... bumm bumm... bumm.
Poco a poco y a medida que recobraba el aliento, intenté inspeccionar el lugar con mi mirada, pero la oscuridad no me lo permitía bien, por lo que tuve que agudizar bien mi instinto visual, que a medida que se adaptaba a la oscuridad comenzaba a funcionar.
Y me pareció ver a Jesucristo crucificado. Y efectivamente, allí estaba, y no una sóla vez si no varias.
Eran cruces...... Estaba en un cementerio...... ¡Cágate!.
Mi corazón comenzó a latir otra vez rápido... bumm bumm... bumm bumm... bumm bumm... y más fuerte todavía... BUMM BUMM... BUMM BUMM... BUMM BUMM...
Automáticamente todos mis instintos de supervivencia se pusieron alerta. Ni que decir tiene que estaba un poco asustado... bastante asustado... acojonado.
Y lo hijo puta que es el subconsciente que precisamente en ese mismo instante vinieron a mi mente escenas de películas de terror que había visto y que transcurrían en noches de tormenta y en cementerios..., como en ese instante me encontraba yo.
Me estaba acordando de la escena de una en la que unas manos brotaban de una tumba en la tierra cuando... ¡CRASH!... un chasquido activa uno de mis instintos básicos, por lo que me tuve que apretar el culo.
Con mi agilidad de felino vuelvo la cabeza en dirección hacia donde procedía el ruido... Esforcé mi vista al máximo y la vi... una sombra que parecía moverse... y se movía... y parecía venir hacia mi... y venía...
Las ganas de ir al baño empezaban a ser inaguantables. La sombra se me acercaba por la derecha, lentamente... Fue un instante terrorífico, no sabía que hacer, quizás escapar a correr, pero el miedo me había paralizado las piernas. Quise hacer uso de mi teléfono móvil y pedir auxilio.
Un modelo Panasonic 5557 Conecting People de última generación, con conexión a internet y con cámaras de video y fotos incorporadas, capaz de transmitir datos a una velocidad que te cagas y a tres céntimos el minuto... ¡¡ Una pasada !!. Pero no tenía cobertura.
Y la sombra se me acercaba cada vez más... y más... hasta que la tuve enfrente. En ese momento no pude hacer otra cosa más que rezar un Padrenuestro:

Padre nuestro
Que estás en los cielos
Santificado sea tu nombre....


Y me cagué de miedo cuando esa sombra se dirigió a mi con la voz de mi ex-amigo Antonio y me dice: DAME FUEGO.

Jiuston, tenemos un problema

LA MUJER LLEGÓ A LA LUNA

video

¡Cielos!... me ha quedado la sartén al fuego.

martes, 19 de febrero de 2008

El Cambio Climático que nos acojona

¿Qué es el cambio climático?... el cambio climático tal y como su nombre indica, es el proceso por el cual el clima cambia.

Este proceso traerá consigo graves consecuencias a las que de no poner freno, la humanidad está encaminada a padecer, y no sólo la humanidad, si no que nosotros también.
Imagina por un momento que tienes en tu mano una copa de Ron con Coca Cola con sus correspondientes cubitos de hielo (no es necesario que te pongas la copa, vale con que te lo imagines). Pues bien, el calor que ejerce la mano sobre el vaso es el causante de que en un corto plazo de tiempo los cubitos se derritan, originando a la vez que el Ron se agüe y pierda parte de sus efectos medicinales. Mi consejo en es que te la bebas rápido.
Este suceso es conocido como “efecto derretimiento”.
Bien, pues esas mismas consecuencias se darán en los mares que bañan nuestras playas una vez que los polos se derritan. El nivel del mar subirá de tal forma que lo que hoy son playas, mañana serán las profundidades marinas, poniendo en peligro las fábricas de ostras de Arcade y de almejas en Noia… salvándose el pulpo de Muros, por ser este un animal acuático que bucea muy bien.
Y lo que es más trágico... que el espacio natural de los osos polares se verá sensiblemente reducido.
Este suceso es conocido como “efecto invernadero”... aunque también es un efecto que se da en verano.




Y dirás tú, "y a mi qué, si yo los compro enlatados..." si pero…, te has parado a pensar en que las principales fábricas de conservas se hayan al borde del mar...
Todo está en peligro, incluso la casita que te has comprado en la playa, y en la que presiento tendrás serios problemas de humedad. Mi consejo en este caso es que la pongas cuanto antes a la venta.
El origen del cambio climático está en la mano del hombre... y también en la de la mujer. En lo poco que cuidamos el planeta.
Debemos concienciarnos y ser tan limpios con nuestro amado planeta Tierra como lo somos con nuestras casas… aunque bueno, tampoco hay que dramatizar si te cae la ceniza al suelo.
Uno de los principales causantes del cambio climático es la emisión de CO2 a la atmósfera. Y aquí mi consejo es que lo tireis por el retrete.
Y por último, quiero también recomendaros que os protejáis contra los efectos del cambio climático, pues no sólo afecta al planeta, si no que también lo hace directamente sobre los seres humanos que lo poblamos.
Sirva como ejemplo, que a mi me pilló en manga corta y me provocó un catarro de cuidado… luego y como habéis visto más abajo, las pastillas para la tos hicieron el resto.
.

Para la realización de este documento, he contado con la colaboración del primo de Rajoy, quien ha restado importancia al asunto argumentando que mucho antes de que Al Gore nos acojonase con el Cambio Climático, éste venía sucediendo cuatro veces cada año: de otoño a invierno, de invierno a primavera, de primavera a verano y de verano a otoño... y así sucesivamente.

Oda al ahorcado que murió colgado

Pasó por la vida ignorado,
triste, sólo y amargado,
insoportable desesperación
que lo llevó a poner fin a su vida,
por lo que colgose de una viga
para así llamar la atención.

Atándose al cuello un cordel
fue lo último que exclamó:
¡Adios mundo cruel!,
siendo para colmo del difunto
un adios que nadie oyó.

Dirigida al señor juez
dejó una carta a sus pies
diciendo en ella lo que hacía:
sentencia pongo a mi existencia
y aquí me la quito porque es mía.

De la viga cuelga el cuerpo
de quien pasó desapercibido
a quién le importa este muerto
que no importó estando vivo.

Moraleja:
"Si en tu casa vas a colgarte
deja una nota en la puerta o deja ésta entreabierta".

Martes 19 y llueve.

Llueve fuera y dentro hay una gotera.

video

No sé... desde que tomo estas pastillas para la tos, me encuentro un poco raro.

lunes, 18 de febrero de 2008

Estreno del Foro

M@nologos punto y coma, sigue creciendo y subiendo al ritmo esperado, o lo que es lo mismo: crece 3 puntos por debajo de la inflacción y 4,5 por encima de los salarios.
Hoy se añade a los contenidos del blog un foro en el que podrás decir lo que quieras, poner imágenes, etc, etc. y etc.
El foro se innaugura hoy, para lo cual hemos contado con la colaboración del Cabildo Griego, el cual por medio del Cardenal Papanatonis Apapastionis, ha bendicido las nuevas instalaciones, tal como recoge el siguiente video.
.

video

Puedes acceder al foro en la siguiente dirección: http://boards.melodysoft.com/manologos ,o bien pinchando en el enlace correspondiente.

A disfrutarlo

Una pesadilla muy chunga

Aturdido por las bombas, hambriento por el hambre y cansado por lo demás, regresaba con mi escuadrón de cumplir una arriesgada misión más allá de las líneas enemigas.
A nuestras espaldas, una columna de humo era la firma de una misión cumplida con éxito.
Habíamos volado por los aires un objetivo enemigo que, aunque ahora quisiera decir de que se trataba me resulta imposible recordarlo, pues como he dicho al principio, estábamos aturdidos, y el aturdimiento entre otras cosas te hace perder la memoria.
El “ra-ta-ta-ta-ta-ta-ta-ta” de las ametralladoras que no hacía mucho nos machacaba muy dentro de los oídos y sus balas que nos rozaron las orejas, sonaba ahora muy lejano, casi imperceptible... apenas pasaba de un “ra-ta-ta”.
Las primeras luces del alba nos dejaron ver un desprotegido claro en la jungla, el cual debíamos atravesar antes de que el sol saliese, pues estaba claro que con la luz del día el enemigo nos vería más claro.
Antes de avanzar a través del descampado di orden a mis hombres para que se detuviesen. Me llevé los prismáticos a los ojos para inspeccionar el terreno antes de adentrarnos en él, pero vi todo muy oscuro debido a que aun no había amanecido.
Pese a este inconveniente y gracias a que veo muy bien con la luz apagada, comprobé que aquel era un enorme maizal plantado de patatas.
Coincidí por una vez en mi vida con el Dtr. Iglesias Puga y sospeché algo raro, raro, raro. Enseguida supe que aquel era el lugar ideal para caer en una emboscada, por lo que activé mi instinto de supervivencia.
Después de cargar en mi mochila 3 ó 4 kg de patatas y de comprobar que como las de Coristanco no hay ningunas, di orden a mis hombres para cruzar sigilosamente el descampado.
Avanzamos en fila india que yo encabezaba por ser el de mayor graduación.
Todo iba sobre ruedas, hasta que cuando llevábamos recorridos unos 253 metros aproximadamente, la cosa se complicó de mala manera… pero que de muy mala manera.
Fue cuando escuché un “chas” al poner un pie en el suelo.
Me invadieron unos sudores fríos y me subió una cosa todo por aquí, hasta aquí.
Miré al suelo y comprobé que mis sospechas eran ciertas.
Tiré el ducados que me iba fumando y di orden al cabo para que pisase la colilla, pues yo no podía hacerlo… ¡Había pisado una mina!.
En un acto valiente por mi parte, ordené a mis hombres que continuasen sin mi y en un acto cobarde por la suya se dispusieron a emprender la marcha dejándome allí, plantado sobre una mina, abandonado a mi suerte sin apenas tabaco y con tan sólo dos lonchas de embutido con las que combatir el hambre que me devoraba. Lo cierto es que me iba a morir y me daba igual hacerlo con el estómago vacio.
Menos mal que el soldado O’Hara se quedó para ayudarme.
-"No se preocupe Señor, voy a desactivar la mina y nos iremos para casa"- me dijo el muy valiente, -"estoy dispuesto a morirme con usted"- añadió luego el muy cabrón.
Lo miré fijamente a los ojos y le di la que pensé sería la última orden que daría en mi vida:
-¡Trata de desactivarla O’Hara… por Dios, trata de desactivarla!-.
Y con la sangre fría que me caracteriza, encendí otro ducados mientras O’Hara, manipulaba con cuidado la mina que había bajo mis pies.
La cosa iba bien, hasta que empezó a ir mal.
O’Hara tocó donde no debía, se levantó como un resorte y huyó a la carrera mientras me gritaba: -"lo siento señor..., tengo novia"-.
Había activado la mina el muy cabrón….
Dándome perfecta cuenta de lo complicado del asunto, tiré en un breve espacio de tiempo mi segundo ducados sin haber fumado ni siquiera la mitad.
Y un sonido rompió el silencio del alba: ¡PI-PI-PI-PI!… la mina estaba a punto de estallar y yo no podía hacer nada por evitarlo.
El ¡PI-PI-PI!, se aceleraba más... estaba perdido, iba a morirme allí mismo... eso sí... de pie como los valientes, aunque no con las botas puestas ya que estaba seguro que al explotar la mina saltarían por los aires para ir a parar a sabe Dios donde… y con ellas mis piernas. Pero de nuevo, con la sangre fría que me caracteriza, saqué fuerzas de flaqueza e hice un último esfuerzo para evitar saltar por los aires.
Extendí mi brazo y la oscuridad palpé superficialmente la superficie hasta que mis dedos localizaron el mecanismo y con más suerte que otra cosa, logré desactivar el despertador que sonaba anunciando la hora de levantarme.

¡¡¡ JODER QUE PESADILLA MAS CHUNGA ¡!!.

Me levanté empapado en sudor y con una molestia en la planta del pie. Pero me quedé muy tranquilo al comprobar que no era más que el callo de marras, que otra vez me tocaba los cojones.

Jodidos lunes

CUIDADO CON LOS NIÑOS... LOS CARGA EL DIABLO


video

------

PRUEBA TU AGUDEZA VISUAL

Observa detenidamente la foto que está debajo.

¿Te has fijado bien en ella, ¿vuélvela a mirar....

¿La has visto bien?... mírala por última vez.

¿A que es la PLAZA DE LA QUINTANA?

Born to Spain


¡Ring!, ¡ring!, ¡ring!... Sonó el teléfono y descolgué.
-Diga.
Al otro lado del aparato una voz que me resultaba familiar.
-Are you Manolo?...
-Are mi Brus- respondí. Era el Boss, lo reconocí al instante.
-Hello Manolo, esquiusmi que te call a estas horas, because need que me make un please-
-Ok Brus, you dirás.
-Mi no tener who tocar guitar para last concert in Madison Square Garden, en New York City- por su forma de hablar noté que el hombre estaba en serios apuros.
Permaneció unos segundos en silencio tras los cuales fue directamente al grano: -¿you quieres tocar with me?.
-Wait que consulto the agenda-
dije para hacerme de rogar.
-¿Qué day es?- pregunté.
-Satudarday night-
-Ok Brus, esa night la tengo free, puedo acompañarte si quieres-
-Tranks you Manolo, no sabes el peso que me quitas de over-
-De nada Brus, para eso estamos los friends, mi toco con you pero con one condition-
-You dirás- y permaneció a la espera de mi petición.
-Que changes el BORN TO RUN por BORN TO SPAIN...
-No problem Manolo, mi caer mejor Zapatero que Bush, así que no tener problem en change la letter de la song, ademore Spain is un country que me gusta very mucho.
-Pues entonces ourai Brus-.
-Ok Manolo, saturday por la tarde te recojo in you house.-
-Ok Brus hasta saturday-.
Me pidió que saludase a mi mujer de su parte y después colgó.
y así fue como ese sábado el Madison Square Garden de New York City, vibró al ritmo del BORN TO SPAIN, con el menda a la guitarra.

¡¡OH YEAH!!.

domingo, 17 de febrero de 2008

Fe de ratas o aclaración

Comencé mi anterior escrito diciendo que esta mañana casi me muero del susto y pensareis que soy un exagerado, y bueno, puede que un poco sí porque mi ritmo respiratorio permaneció inalterado lo cual es un dato importante para mantener las constantes vitales, en cambio si dejas de respirar puedes darte por jodido, pues es señal inequívoca de que te mueres, salvo, claro está, que te apliquen la respiración asistida o que te entuben. Y eso es así y no porque lo diga yo, pues los libros de medicina son muy claros al respecto: “si el cadáver respira aunque sea con dificultad pero sin necesidad de ser entubado, es que no se ha producido una muerte natural”.
Si el “fiambre” está fresco, es decir, si el cadáver lleva poco tiempo muerto, puede devolvérsele la vida con el desfibrilador, que es un aparato que utilizan los médicos para tal y como su propio nombre indica: disfibrilar. Ahora bien, si el muerto no responde... es que no hay nada que hacer... bueno sí, hay una cosa que sí se debe hacer: comprobar que el seguro de defunciones está en regla.
Sin embargo yo, aquí donde me leéis he muerto unas cuantas veces a lo largo de mi vida... bueno, muerto, lo que se dice muerto, pues no del todo ya que en ninguna de ellas he dejado de respirar.
Y me he muerto de muchas y variadas formas: de pena, de vergüenza, de miedo y hasta de risa.
Puedo decir que en ninguna de ellas he visto la luz esa de la que hablan. Una vez vi una... pero era la linterna de un Guardia Civil que me despertó cuando yo dormía placidamente la mona en mi coche.
Conviene aclarar que la expresión “dormir la mona” no debe interpretarse literalmente, pues en qué cabeza cabe que yo duerma chimpancés cantándoles nanas, además, que me importa tres cojones que el chimpancé duerma o se pase la noche en vela.
Y pregunto yo que en qué cabeza cabe tal cosa y seguro que en la cabeza de los que me conocéis sí cabe tal cosa, lo cual puede ser porque teneis la cabeza muy grande... pero pongo la mano sobre un catecismo de segundo de la ESO, que la única mona que había en el coche se durmió solita.
En fin, que volviendo al principio de mi escrito, exactamente a la parte que va desde comencé hasta susto, dejo esta “fe de ratas o aclaración” para tranquilizar a parientes, amigos y gente a la que debo dinero, de que ni me he muerto ni tengo pensado hacerlo en los próximos días... eso sí, tengo una piedra en el riñón que cuando me toca los cojones, veo las estrellas.
Pero de estrellas ya os hablaré otro día... mejor allá para el verano, que por estas fechas el cielo suele estar encapotado.