jueves, 30 de octubre de 2008

Gracias

Antes de nada quiero dar las gracias a tod@s los que me han dejado comentarios en mi anterior entrada deseando mi recuperación, así como los consejos para hacer más llevadero este trancazo que me pillé.
Quiero agradecer también a mi amigo Senovilla el vaso de leche con galletas y la copita de coñac que me ha dejado en el armario, aunque debo decirte amigo que hay confianza y que la próxima vez me la dejes sobre la mesilla de noche, porque mira que llevo buscado y buscado y no la encuentro. Eso sí, he encontrado una camiseta que hacía mucho tiempo buscaba sin éxito.
Aún sigo chungo y a veces creo que incluso voy a peor. He mejorado de la gargantitis, pero la tositis va a más, mientras que la moquitis sigue manando a un ritmo de rollo y medio de papel higiénico por día.
De todos modos he tenido que volver al trabajo, pues es misión de uno pagar el día 31, así que como buen profesional que soy, aunque sea mal y arrastro aquí estoy.
Eso sí, de muy mala hostia por lo que a mi vuelta me he encontrado, ya que para mí siempre dejan la puerta abierta al frío y a las corrientes, mientras que para los hijos del patrón que se quedan en la oficina cuando yo no estoy, puerta cerrada y calefacción.
Pues nada, yo estornudo y toso indiscriminadamente y sin taparme la boca con la malvada intención de que se expandan los virus a ver si también infectan a estos cabrones. Y con la puerta bien cerrada para que no se escape ni uno.
También me ha puesto de muy mala uva abrir la prensa y encontrarme con la foto que acompaña a ésta, en la que se ve el Parlamento Español casi vacío, aunque para el caso mejor sería decir que limpio de polvo, paja y también de alguna que otra mierda.
Una sesión en la que se debería tratar el paro y la crisis, y mira tú, la mayoría de ellos se queda en cama, y apuesto que gozando de mejor salud y teniendo mejor cara que yo, eso sí, también mucho más dura.
Espero que al menos les sea descontada esta ausencia de la paga y que se las tengan en cuenta como a cualquier hijo de vecino y a las tres faltas seguidas a la puta calle, sin paro y sin prestaciones.
Que de una vez por todas se note que gobierna el “partido de los obreros” y ya que si a mí no me dan nada, que al menos quiten lo que otros se llevan por la cara.
Puede que poquito a poquito se pueda recuperar la millonada que le dieron a la banca, no sé a cual, así que dejémoslo en la banca en general, y eso que ayer escuchaba en la tele que el Banco de Santander hablaba de 4.500 millones de beneficios en el pasado ejercicio.
Negocio redondo el que han hecho, sí señor. Han ganado dinero a raudales y ahora se repartirán beneficios y dividendos con el dinero del pueblo.
Pero que coño, si el pueblo es tonto y lo consiente hacen bien, estoy seguro además que yo en su lugar haría lo mismo, es más, el motivo de que esté de tan mala leche es porque si no me hubiese levantado hoy, mañana no me lo llevarían a la cama. Y lo peor no es eso, si no que si mañana y por mi ausencia no les llegase la nómina, mis propios compañeros me colgarían de los huevos.
Se ve vacío, pero al mismo tiempo muy limpio.

martes, 28 de octubre de 2008

Tengo pupa

Distinguidos lectores, queridísimas lectoras, tápense la nariz y la boca mientras leen esta entrada si no quieren contagiarse de la gripe, porque no hago otra cosa más que toser, estornudar y echar mocos, y eso se transmite a una velocidad increíble.
Una vez más el cambio climático me pilló desprevenido y ahora toca padecer las consecuencias de la brusca bajada de temperaturas.
Estoy griposo, me duele la cabeza y no tengo ganas de nada que no sea estar tirado en el sofá o la cama. Así que por unos días no estaré por aquí, pero prometo volver en cuanto se me vayan los mocos.

sábado, 25 de octubre de 2008

Solo en casa

Que putada, hoy que tengo muchas ganas de escribir no se me ocurre nada, quizá se me haya ido la inspiración esta tarde al cortarme el pelo, igual me sucede como a Sansón , el cachas de la Biblia, sólo que a él cuando lo raparon se le fue la fuerza y a mí las ideas.
Y no será por comodidad, ya que estoy como un marqués en este momento, sin televisión, con el culo bien sentado en el pedazo sillón que me gasto, música al límite de los decibelios permitidos y mis galletitas de chocolate. Y lo más importante, ¡solo en casa!, como el niño de la película.
Porque esta tarde se han ido todos (sólo hasta la noche, no para siempre) dejándome la enorme responsabilidad de tener que llevar las riendas del hogar. Y vaya que si lo he hecho, ¡con dos cojones!.
Todo está en perfecto orden, tal y como mi señora lo dejó, nada roto y nada sucio. Hasta recogí las migas de pan que al hacer el bocadillo siempre dejo en la encimera. Pues no, hoy cuando llegue encontrará la casa limpia como una patena. Y eso hoy que es sábado puntúa
Lo malo es que después de tanto esfuerzo por mantenerla ordenada y en este ambiente de paz y tranquilidad, llegan todos y en un periquete esto se convierte en un caos.
Pero qué le vamos a hacer, no los voy a dejar en la calle como hacen muchos en vacaciones con los abuelos. Además, si alguien se quedase en la calle ese sería yo, ¿y a dónde voy a ir a finales de mes y con esta crisis?.
Y tampoco es para tanto coño, además es normal que en una casa en la que hay niñas no te puedas acomodar en el sofá porque la muñeca esa enorme que tiene, está sentada viendo la tele. Ahora bien, si te pasa en una casa en la que sólo hay niños… muy normal, muy normal no es, pero sí que les puedes ir pintando de rosa el dormitorio.
Y para colmo, la muñeca sin bragas. No, no es que me ponga nervioso ni me provoque, pero me pregunto yo por qué coño será que todas las muñecas acaban en pelotas. Y no sólo las muñecas de las niñas, si no que los muñecos de los niños también, acaban todos como made in taiwan los trajo al mundo.
Da igual que al Action Man le quedase de puta madre el traje de neopreno o el mimetizado de soldado, al final acaba en pelotas.
Y en mi casa hay mucha Barbie, muy arregladita y bien presentadita ella. Están de reinado porque están de momento manejadas por la reina de la casa. También hay mucho Action Man, pero en pelotas amontonados en alguna caja por ahí.
Hay incluso una Barbie embarazada sin que ninguno de los 8 ó 9 valientes muñecos tenga nada que ver con tal cosa, ya que el padre es un tal Kent, un guaperas con una pinta de pijo que tira para atrás y que también anda por ahí, fardando en el descapotable de la muñeca tontita.
Ese vividor, porque no es más que un vividor al que no se le conoce ni oficio ni beneficio, ya que vive exclusivamente a cuenta de la muñeca. Porque el tal Kent no es nada, ¡nada!, ni siquiera contable.
El Action Man era buzo, soldado, alpinista, astronauta, en fin… un montón de oficios y de mucho riesgo todos ellos. Ahora está retirado sí, pero bien que se lo ha ganado.
Estoy seguro de que el Kent ese se salva de que el chaval ahora prefiere las muñecas de carne y tetas, porque con un sólo Action Man que sacase del cajón, al chulito ese le iba a caer tal somanta de hostias que acabaría saltando por la ventana.
Y bueno, mi chaval no está en edad de jugar pero yo sí, y le voy a dar una alegría a uno de los ex guerreros, y también a la muñequita esa, que seguro le va a gustar.
¡BARBI!... dónde estás bonita, mira que tengo para ti, jejejeje…

¡¡ Tooomaaa !!.

viernes, 24 de octubre de 2008

Brasil ¡oh, la, la! (quinta parte)

CAPITULO QUINTO
(ir al cuarto capítulo)


No ha nacido chulo que se vaya de rositas después de haber restregado sus genitales por la cara de un policía español, y menos aún si este policía es un teniente y se llama Vicente.
Mi mano agarró con fuerza los testículos del hombre que había empujado mi cabeza contra ellos. Un gruñido sordo de dolor y un encogimiento fueron sus únicas reacciones, luego se quedó inmóvil y a mi merced.
Se los hubiese estrujado hasta que se los viese salir por la boca, y en ello estaba hasta que un hombre armado salió del cuarto de baño, otro de bajo la cama y un tercero de dentro del armario. Los tres me apuntaron con sus pistolas sonando al unísono el chasquido de sus cargadores.
Pasaron unos pocos minutos desde de que yo le soltase sus partes hasta que el hombre se recompuso. Le bastó con hacer un simple gesto para que los demás dejasen de apuntarme y guardasen las armas.
Con la respiración aún entrecortada por el dolor, el hombre se identificó como el sujeto al que yo debía dar caza, el tal “Martínez”, al mismo tiempo me dijo que mi misión había sido un fracaso y que ese era el último día de mi vida, amenaza ésta que no surte efecto intimidatorio en un policía. Sin embargo que acabase diciendo que yo era muy bueno en la cama hizo que se me subiesen los colores.
Tras esto ordenó a sus hombres que me arrojasen al mar para convertirme en pasto para tiburones.
Sin más vestimenta que mis calzoncillos, salimos de la habitación los cuatro. Uno de ellos caminaba delante y yo tras él, flanqueado por los otros dos quienes me sujetaban uno por cada brazo.
Recorrimos el pasillo, bajamos en el ascensor y atravesamos el garaje. Cuando se disponían a introducirme a la fuerza en el maletero de un coche, sentí como uno de ellos caía desplomado al suelo, al mismo tiempo que se escuchó el chasquido de un cargador y una voz que me resultó muy familiar:
-suelten a ese hombrrre- Era mi colega ruso.
-Smirnof, hijo de putin, cuanto me alegro de volver a verte-.
Obedecieron y me liberaron, tras lo cual los desarmé y con la ayuda del ruso los atamos y amordazamos, introduciéndolos a los tres en el maletero del coche.
-ahorrra vamos por Marrrtinez, Vicente- ordenó mi colega.
Camino de la habitación en la que estaba “Martínez”, y esperando que el ruso me refrescase un poco la memoria, saqué la conversación de la noche anterior como quien no quiere la cosa.
-ufff, vaya nochecita, no recuerdo nada de lo que ocurrió-.
-jejeje- sonrió el ruso con una pizca de malicia, luego continuó:
-me quedo sorrrprrrendido con la prrrofesionalidad de los policías españoles. Ayerrr noche, en cuanto indentificaste al sospechoso, te has ido descarrradamente a porrr él… y ya veo que no has tenido ningún impedimento en llegarrr hasta el catrrre con tal de echarle el guante, jajajaja-.
Dicho esto le hice un gesto para que no siguiese hablando. Lo que había sucedido no había sido más que una actuación policial que debería quedar en el olvido o en secreto del sumario.
Detuvimos a “Martínez”, al que también atamos y amordazamos, y tras ponerme algo de ropa los tres volvimos a hacer el mismo recorrido que unos minutos antes había hecho yo con mis captores.
Lo introducimos en el mismo coche en el que los matones iban en el maletero y nos dirigimos hacia el puerto de Río, donde mi colega me facilitó un medio seguro para abandonar Brasil llevando conmigo al delincuente.

Continuará... (ánimo que ya queda poco)

jueves, 23 de octubre de 2008

Brasil ¡oh, la, la! (cuarta parte)

CAPITULO CUARTO
(Ir a capítulo tercero)

Amparo sacaba la perra a la calle para que hiciese pis, pero la muy maleducada en lugar de pipí hizo caca en medio de la acera.
La dueña miró a un lado y al otro y tras asegurarse que nadie la había visto, siguió su paseo como si nada tuviese que ver con aquella mierda plantada en plena acera.
Mientras paseaba a la perra por los aledaños del barrio, su pensamiento estaba a muchos kilómetros de allí, más exactamente en Brasil, donde su marido cumplía una arriesgada misión que seguramente y por ser tan valiente y buen policía como él era, pondría en peligro su integridad física.
Aunque pensaba Amparo que ella no era tan afortunada como para que le cayese esa breva y poder vivir del seguro… ¿o sí?...

Mientras tanto, a muchos kilómetros de allí…

Un terrible e irresistible dolor de cabeza me despertó del sueño. Abrí ligeramente los ojos y vi todo muy oscuro, o más bien lo vi todo negro, o mejor aún, no veía nada. Supuse que seguía conservando perfectamente mi sentido de la vista y que si al abrir los ojos no veía era porque tenía la cabeza debajo de la almohada, pero era tan brutal la resaca que ni siquiera me moví para sacarla, pues cuando quise hacerlo creí que ésta me explotaba con el menor movimiento, así que pensé que mejor me quedaba quieto.
El brazo de amada Amparo me rodeaba por la cintura, eso me dio tranquilidad y decidí seguir durmiendo.
(…/…)
No sé cuanto tiempo pasó hasta que me desperté de nuevo. Seguía con dolor de cabeza y con el brazo de Amparo rodeando mi cuerpo.
Con los ojos cerrados y haciendo un gran esfuerzo pese a moverme muy lentamente, me dí media vuelta en la cama y me puse frente por frente a mi amada, a la que sin mirar dejé un beso depositado en sus labios, sintiendo al hacerlo las cosquillas que su poblado mostacho hicieron en mi nariz…
¡MOSTACHOOO!... ¿he dicho mostacho?...¡Amparo!...
¡ME CAGO EN LA PUTA!... ¿quién coño es este cabrón bigotudo que comparte lecho conmigo y tiene la osadía de abrazarme y posar su mano en mi desnudo culo?. ¡Ay Dios!... que mosqueo…
Unos sudores fríos se apoderaron de mi cuerpo ¿todavía incorrupto?... y me eché la mano al ojete intentando confirmar lo que empezaba a sospechar.
Y simplemente al tacto ya noté algo extraño, flojo y al mismo tiempo dolorido. Se confirmó mi sospecha, me habían dado por el ano.
Y recé:
-¡Dios mío!, ¡Dios mío!... si me han penetrado de nuevo, espero que haya vuelto a ser con un dedo-.
Como buen policía que soy, sé que para descartar una sospecha lo mejor es recabar pruebas, así que calculando bien mis movimientos para evitar que estos despertasen al bigotudo con el que compartía lecho, acerqué mi nariz hasta sus dedos para tratar de olerlos, y mi olfato de sabueso dedujo que el olor que desprendían era una mezcla entre jabón, caipirinha y ¡vaselina!.
-¡Ay Dios!, que sudores…-
Metí la cabeza bajo las ropas de la cama y tiré de nuevo de olfato intentando percibir algún olor que desprendiese su miembro y… me estremecí de terror al ver que lo tenía tieso.
-¿quieres más vicioso?- me despertó la ronca voz del bigotes al mismo tiempo que su mano me agarró por la nuca y me empujó contra su estirado miembro, el cual restregó por toda mi cara y menos mal que tenía la boca cerrada, detalle éste que evitó que fuese a mayores la cosa.

Continuará…

miércoles, 22 de octubre de 2008

Adiós...

A todos nos llega nuestra hora, o como se suele decir, a todo cerdo le llega su San Martín, y el tuyo ha llegado.
Después de más de 25 años de algo más que inseparable amistad, de no poder vivir el uno sin el otro, debo decirte que he tomado la decisión de romper nuestra relación, y perdona que no sea caballero no agradeciéndote los innumerables ratos de placer que me has proporcionado y te mande a hacer puñetas como si nunca antes te hubiese tratado.
No quiero que nuestra ruptura sea traumática, creo que ya somos adultos los dos y que podemos vivir el uno sin el otro, aunque quizás tú rehagas más fácilmente la vida sin mí, ya que seguramente pronto encontrarás a otro que te quiera y te desee como yo lo he hecho hasta ahora.
En cambio yo, aun siendo el que tomó la decisión, estoy seguro de que no podré olvidarte en mucho tiempo, y no descarto incluso de que alguna vez te recuerde con fuerza y sienta la necesidad de volver a sentirte, a tenerte.
Quiero que sepas que dejas en mi una huella que sólo el paso del tiempo logrará borrar, y espero que así sea, pues has estado a mi lado siempre y en todo momento, en los buenos, en los malos, y sobre todo después de las comidas.
Todavía no sé si seré capaz de acostumbrarme a tu ausencia, porque sin ser tu marido, ni tu novio, ni tu amante, tu me has llenado mucho, y creo que ya ha sido bastante.
Ya sé que ahora al leerme está pasando por tú cabeza que todo esto que te digo no es un adiós, si no un hasta luego, igual que sé que te burlarás de mí si pasado un tiempo vuelvo a doblegarme ante ti.
Pero piensa que si en un futuro nuestra relación se recompusiese, no será el cariño lo que nos uniese, si no el chantaje al que me sometes, porque ayer me he dado cuenta de que ya no te quiero y que desde hace algún tiempo no siento nada al hacerlo contigo.

Lo nuestro se acabó: ADIOS TABACO, ADIOS.


Si alguno de los lectores o lectoras estuviese interesado, regalo paquete de DUCADOS RUBIO con 7 cigarrillos, encendedor CLIPPER color verde, una FARIA de Gijón, un puro marca DON JULIAN y otro marca MONTECRISTO, así como un cenicero con cuatro colillas.

martes, 21 de octubre de 2008

Bla, bla, bla...

Hoy no sabía de que escribir, por lo que al igual que un perro abandonado busca alimento en la basura, acudí a la prensa en busca de algo de interés que poder contaros y me ha pasado lo mismo que al perro, que sólo encontré basura.
A primera vista me pareció encontrar algo interesante al leer en un titular que Sarkozy le mete mano a Angela Merkel. Abrí la página pensando encontrarme una foto del francés metiéndole mano a la teutona, bien bajo la falda o en la misma zona teutona, pero nada de nada.
Al parecer lo que no le gusta a la alemana es que la toque, ni en actitud amistosa, ni en actitud amorosa, pero lo que ya no sé es si en actitud obscena la molestaría. Y no lo digo porque la canciller me parezca una lercha, que más bien me parece lo contrario, pero digo yo que su ego saldría muy favorecido por estar a la altura de Carla Bruni.
Vamos, que yo al menos dejaría que Victoria Beckam me sobase cuanto quisiese, aunque sólo fuese para luego presumir de haber rellenado el hueco de su marido.
Las cosas como son, que coño… y aunque Victoria no valiese un duro, torear en la plaza de un guaperas tiene su valor emotivo. Y torear y triunfar ya no te digo.
No creo que haya cosa que satisfaga más el ego de un hombre del montón como tú, que salir en la portada del PRONTO como presunto amante de la mujer de un hombre tan guapo como el futbolista inglés.
Yo me pongo en el caso y me imagino la portada: “Un gallego torea y triunfa en la plaza de Beckam, y con exquisita caballerosidad dedica la corrida al futbolista”.
¡Que pasada!, a una portada así hasta le pondría un marco. Ahí, dejando bien alto el pabellón gallego, incluso la Xunta podría darme un premio, porque a fin de cuentas eso también es hacer patria.
Todo lo contrario de lo que hiciera Luis Miguel Dominguín, que anduvo por todos los platós de televisión presumiendo de haberse acostado en sus tiempos creo que con Ava Gadner, si mal no recuerdo.
Y decía el torero como si fuese una gracia, que en cuanto acabó se levantó, se vistió y se fue a, según le respondió a la actriz cuando ésta le preguntó a dónde iba con tanta prisa: a contarlo.
Que mal dejó quedar a los españoles. Vale que sí, que todos correríamos a contarlo, pero coño, a muy pocos se nos ocurriría levantarnos e irnos dejándola a ella todavía en cama.
Yo creo que quien más, quien menos, o al menos todo español que se precie, se quedaría con ella para echarle el segundo.
Pero bueno, me parece a mí que a estas alturas ya sabemos todos la clase de huevos que se gastan los toreros. Mucho bulto y mucho paquete, pero a la hora de la verdad son los que más miedo tienen a los cuernos.
En fin, nada interesante en la prensa que merezca la pena contar, la misma basura de todos los días: política, broncas, crisis... Pero las cosas están así y no tienen visos de cambiar. Al final la madre del cordero está en que se folla poco, claro que como se va a follar más si de entrada ya no se dejan ni que las toques.


Victoria Beckam, ojo, no confundir con la teutona...

La teutona, ojo, no confundir con Victoria...El torero, ojo, no confundir Beckam...

Beckam, ojo, no confundir conmigo...

lunes, 20 de octubre de 2008

Un apunte a mi anterior entrada

Acababa mi anterior entrada con una referencia científica relacionada con el sexo de los hijos dependiendo de la postura de los padres a la hora de poner la semillita. Para ser exactos la referencia era la siguiente:

“Hay muchísimos más procedimientos, pero este es el único que puede asegurar en un 50% las probabilidades de que sea un varón, que era lo que nosotros queríamos.
En cambio si inviertes la postura, es decir, él abajo y ella encima, son las probabilidades de que sea niña las que se sitúan en el 50%.”

Bien, pues como veo que tal afirmación ha despertado alguna duda o sorpresa al respecto, hago esta pequeña entrada para dar un apunte sobre tan complicado tema.
Un informe elaborado por la OMS, afirma que ”del 100% de los casos de hijos nacidos varones, el 50% son la mitad”.
Pienso que quedó aclarado según el último párrafo de mi anterior entrada como hacer un hijo varón y otro hembra. Ahora bien, me pregunta Vitalnn en un comentario, "¿cuáles son las probabilidades de que un hijo hecho en una postura del kamasutra salga moreno?".
Pues bien, así a bote pronto y teniendo en cuenta de que yo soy moreno de nacimiento, mi respuesta es que las probabilidades son unas cuantas.
Lo que sí voy a decir es que si hacer un niño y moreno o una niña rubia ya tiene su complicación, y si aún por encima nos ponemos con el kamasutra y otras florituras… coño, no exijáis luego el orgasmo, porque son muchas cosas a la vez.
Espero haber sido lo suficientemente claro, porque sé que cuando mezclo datos científicos y estadísticos puedo confundir un poco al lector y a la lectora, y no quisiera yo que por una mala interpretación de mis palabras, alguna pareja de rubios tuviesen un hijo moreno y me echasen a mí la culpa.

Papás y pelotas.

Después de cuatro años sin ir a un partido de fútbol, ayer he vuelto al estadio para ver jugar al Compostela, y la verdad es que ha valido la pena porque ganó y porque he vuelto a ver a muchos conocidos y algún viejo amigo que no veía desde hacía otros tantos años.
Y como si no los hubiese visto desde anteayer, porque alguno seguía con la cerveza en la mano. Pero muy formales, eso sí, además de que muchos de ellos ya fueron acompañados de sus hijos.
Quién iba a decir que el descenso del Compostela, que lo bajaron en los despachos de 2ª división a la categoría de regional, iba a contribuir de tal manera al aumento de la natalidad en la ciudad.
Allí estaban, cada uno con su pequeñito agarrado de la mano y yo con el mío suelto, porque a diferencia de los hijos de los otros el mío es ya un “mangallón”, porque de la gota que le puse a mi señora mediante el tradicional procedimiento de ella abajo y yo encima (*), salió un bebecito que con el paso del tiempo se ha convertido en una máquina de comer de 17 añitos, cerca del 1,80 y ascendiendo, 57 kilos de hombre y 4 asiganutas de bachiller pendientes a la espalda.
¡¡ Y todo esto de una gota !!... ¡que manda carallo!...
Como es lógico los comentarios elogiosos, esos que hacen que un padre saque pecho, llegaron en el momento de presentar a los pequeños en sociedad.
-coño Ramón, que niña más guapa tienes, es clavadita, clavadita a Fernando-...
-¿has visto el hijo de Toño?, tiene el pelo rizo y moreno como el de Jesús-…
-Manolo, tu hijo ya está hecho un hombre, por cierto ¿esos ojos azules que tiene de dónde los saca?-.
-de su madre-
-ya, ya… de su madre-
En fin, estas y otras más por el estilo.
Pero para mí, la satisfacción más grande me la produjo ir al fútbol con mi hijo y poder hablar con él de hombre a hombre:
-nené, mira aquella de amarillo que buena novia sería para tí-
-¡bah!, déjate de tonterías papá y mira el partido-
Esto me dejó pensativo. "¿Cómo que bah?, ¡uy que carallo nené!, ¿a ti no te pillaría una corriente?".
Cuarenta minutos de partido, dos a cero en el marcador y jugada polémica en el área visitante.
-¿eso no fue penalti, hijo?-.
-no sé papá, estaba distraido mirando para otro lado-
-hombre, te pago la entrada y en lugar de ver el partido miras para otro lado, ¿para dónde si se puede saber?-
-para la señora aquella de camisa blanca y vaqueros ajustados-
-¡coooño, con el crío!.... ¡PEDROOOO!, ¡los ojos azules como los de su madre y los mismos gustos que su padre!-.
En fin, que mi chaval se ha divertido y quiere repetir, por lo que en lo sucesivo los domingo vuelve a tocar fútbol, carajillo y faria... eso sí, para el próximo partido me llevo también a la niña, porque ella saca los ojos del mismo color que los de su padre.

---------
(*) Hoy muchísimos más procedimientos, pero este es el único que puede asegurar en un 50% las probabilidades de que sea un varón, que era lo que nosotros queríamos.
En cambio si inviertes la postura, es decir, yo abajo y ella encima, son las probabilidades de que sea niña las que se sitúan en el 50%.

domingo, 19 de octubre de 2008

Franco ha muerto

Españoles… Franco ha muerto… os lo aseguro yo que he visto el entierro en vivo y en directo por la televisión en color de la cafetería de la Estación de Autobuses de Santiago de Compostela.
Y no he sido el único que lo ha visto, ya que hoy hablaba de esto con un vecino y él también aseguraba y además juraba por sus hijos haber visto como yo el entierro por la tele.
El juez Garzón pone ahora en duda la muerte del dictador, y cuidado, que cuando un juez duda, es la justicia la que duda. Y ayer, treinta y pico años después de haber visto yo el entierro por la tele, su señoría el juez Garzón pone además en duda mi vista y mi palabra y reclama el certificado de defunción del difunto.
Porque para mí lo dude quien lo dude, yo sé que el muerto está bien muerto y a estas alturas sus restos ya no dan para comer ni a un simple gusano.
¡Ja!, pero que se habrá creído este insensato, ¿qué si Franco viviese podríamos ver películas guarras en la tele los viernes por la noche?, ¿qué el Barça tendría dos Copas de Europa y el Real Madrid sólo nueve?.
¡Amos hombre!, como se nota que este hombre vivió bien durante el franquismo que no nota la diferencia, ¡y eso que gobiernan los suyos!.
Su muerte me pilló durmiendo, de todos modos nada podría hacer por él aunque me pillase despierto, y me enteré de ella a las ocho de la mañana en el autobús en el que iba para el trabajo, recuerdo que iba repleto de gente, sus caras serias y que ni dios hablaba.
El mayor disgusto lo llevé al llegar al taller y ver la puerta de éste abierta “que vergüenza, muere el jefe del estado y aquí se curra como un día cualquiera”.
Tres días, tres, que nos castigaron con música sacra por la radio y por la tele. O eso o imágenes de la capilla ardiente con multitud de gente desfilando ante el cadáver del difunto, unos para decirle adiós y otros para comprobar que era cierto.
Muchos de los que por allí pasaron podrían corroborar esto que digo, que lo juro y perjuro que aunque el juez y la justicia no se lo acaben de creer, yo afirmo en Santiago de Compostela, a domingo 19 de octubre de 2.008, que FRANCO ESTA MUERTO, y tengo a un vecino que me puede venir de testigo.

sábado, 18 de octubre de 2008

El juego de las palabras

Bollicao puso en marcha el juego de las palabras, que consiste en ir creando entre varios blogs un relato erótico. Le pasó el primer testigo a Toni y éste después de cumplir su parte se lo cedió a Fermín, que ahora me pasa a mí la patata caliente precisamente en el momento más caliente de la patata.
.
Fermín escribió en la tercera parte:
.
En ello iba cavilando el buen Manolo pasillo adelante y mirando a su entrepierna decía, - haber como te portas-. La mulata le precedía contoneando las caderas y haciendo volar hacia arriba y hacia abajo su minúscula faldita, dejando al descubierto aquellas generosas nalgas que prometían juego. Ya en la habitación se queda plantado en la puerta sin saber que hacer, la jamaicana le convido a "ponerse cómodo" y ella sin más se saco la minúscula falda y la blusa, debajo de las cuales no había ninguna ropa más. A manolo "se le hacían los ojos chiribitas" ante el esplendor de aquellas carnes jóvenes y tersas, su mirada se posó, casi con vergüenza, en aquellos senos morenos y tersos, coronados por una gran aureola más oscura, rematada por unos pezones rectos como dos velas y se le ocurrió que difícilmente podrían sostener el famoso lápiz. Fue deslizando su mirada por el terso vientre y el gracioso ombligo, -hay que ver la feos que pueden ser algunos ombligos-, se dijo, pero este no lo era. Siguió su personal recorrido hasta tropezarse con un estrecho canal de rizaditos bellos púbicos, rectamente dirigidos hasta el comienzo de un abultado y prometedor sexo. Sintió un escalofrío recorrerle la espina dorsal y tubo la sensación de que algo despertaba en su entrepierna...
.
.
Sigo la historia yo con la cuarta parte:
.
.
-¿A qué esperas para desnudarte?- preguntó la jamaicana y Manolo sin dar palabra por respuesta comenzó a quitarse la ropa, la cual fue dejando bien doblada en una silla al lado de la cama.
Cuando se desnudó del todo bajo la vista hacia su miembro que sí había despertado y lucía ya erecto, apuntando con la punta hacia el techo a consecuencia de una ligera desviación
.
En tal situación y viendo el vigor adquirido por su últimamente poco manipulada herramienta, lanzó una exclamación de júbilo:
-¡Coooño!, hacía por lo menos 20 años que no me empalmaba de esta manera.
A lo que con cara de asombrada respondió la jamaicana:
-¡Virgencita de los dolores!, pues yo en 12 años de oficio no había visto una verga de semejantes dimensiones-.
Lo que Manolo recibió con alborozó y que orgulloso celebró dándose unos puñetazos en el pecho al tiempo que imitaba a Tarzán y su famoso grito.
-¡oooOOOoooOOOooo!...-
La jamaicana se levantó de la cama y salió corriendo de la habitación, dejando a Manolo un poco mosqueado, desnudo del todo y bastante empalmado.
Pero fue cuestión de segundos, porque la morena regresó enseguida acompañada de una rubia a la cual presentó el miembro de Manolo, quedándose ésta también boquiabierta por el tamaño del la verga que se alzaba ante sus ojos.
Tras unos segundos admirándola, la rubia cerró la boca y dijo:
-esto tiene que verla Maruja- y salio a toda prisa del cuarto para llamar a la otra compañera, y a lo que Manolo metió más prisa:
-no tardes, que mientras estoy así no me llega el riego sanguineo a la cabeza...-

.

Continuará...


Y cedo la palabra y la oportunidad de continuar esta historia a otro blogger con muy buen sentido del humor, me refiero al amigo Senovilla, quien seguro sabrá sacar a mi tocayo de la situación.
Ya sabes Senovilla, si quieres la sigues y si no la dejas, sea lo que sea hazlo pronto, que yo he dejado a este tocayo con ella tiesa sin saber cuanto le puede durar dura.

Brasil, ¡oh, la, la! (inciso). Carta del Teniente Vicente a su esposa.

Querida Amparo:


Dado a mi improvisado y relámpago viaje a este bello lugar de América de Abajo y del que no te puede informar más que a través de una pequeña nota, te escribo ahora estas dos líneas para que sepas que he llegado con bien y que ya estoy instalado.
De momento ha sido muy poco lo que he visto, aunque hay varias cosas que me han llamado la atención, siendo la referente al idioma la que más me ha sorprendido, ya que tenía entendido que en Brasil hablaban el brasileño, pero por lo que estoy comprobando aquí todos hablan gallego. Pero un gallego perfecto, no como el “jastrapo” ese que habla el meapilas de tu hermano.
Por lo que al llegar ahí te ruego me recuerdes que pase a firmar el manifiesto a favor del castellano. Hay que parar el avance de los nacionalistas o esto se nos irá de las manos sin que nos demos cuenta de ello.
Otra cosa que me ha llamado la atención es la estatua de Jesucristo que tienen aquí, ¡ufff!, que cosa más grande. No pienses que soy un exagerado si te digo que debe ser cien veces más alta que la que tenemos en la parroquia, aparte de que lo tienen sin crucificar, lo que dice mucho a favor de esta gente quienes a todas luces parecen mucho más inofensivos que los romanos.
También he visto aunque sin bajar del taxi, la famosa playa de Copacabana, con sus olas, sus chiringos y sus garotas. Por cierto que aquí casi todas toman el sol con las tetas al idem, y no te puedo asegurar si con, o sin parte de abajo del bikini, pues aunque parece que alguna tiene algo puesto, sin apartarle las nalgas es muy difícil saber incluso para un detective tan observador como yo, si efectivamente hay algo entre ellas o no es más que un simple adorno el cordoncito que rodea su cintura.
También he hecho un amigo, un colega ruso muy simpático y generoso que sin conocerme de nada me presentó a una amiga que me puso al tanto de algunas costumbres que por aquí se llevan.
Costumbres que por cierto me han dejado muy buen sabor de boca y también el en último tramo del aparato digestivo y que al llegar a casa pienso experimentar contigo, por lo que te sugiero vayas haciéndote la manicura por si me tuvieses que introducir el dedo por cierto sitio.
En el momento de escribir esta carta estoy con este amigo ruso en la recepción del hotel aguardando la llamada del comisario. Nos estamos tomando unas caipirinhas, que es una bebida típica del lugar y que poco tiene que envidiarle a nuestro tinto de verano.
Nada más cariño, sólo decirte que me quedan dos días para arrestar al tal “Martínez”, y que tan pronto como lo haga, tomaré el primer avión que me lleve de vuelta para casa.

Siempre tuyo
Vicentito.

viernes, 17 de octubre de 2008

La Queimada

Apreciados lectores, queridísimas lectoras, hoy voy a dedicar mi entrada a escribir de un tema muy peliagudo, caliente y por qué no decirlo, también con un punto espiritual.
Hoy hablaré de algo tan típico de mi tierra como es la “Queimada”, bebida que se hace con aguardiente quemada y que después de beberte unas cuantas te produce un efecto similar al de la poción mágica de Axterix.
Por si alguien no lo sabe, el aguardiente o caña, como decimos aquí en Galicia, es lo que por ahí adelante se le llama orujo. En el idioma de Los Siux y los Apaches sería “agua de fuego”, pero por no saber el idioma Comanche no sé como le llamarían estos. Los indios también llamaban así al wisky, del que se pillaban unas mierdas tan impresionantes que luego no eran ni capaces de cambiar de marcha en el caballo.
El aguardiente es una bebida muy fuerte que hay que tomar con precaución, pues tiene un efecto rebote muy jodido y al que hay que estar acostumbrado.
Es este efecto el producido por la acción de ingerir el líquido, que baja a través del conducto tragatorio hasta que llega al estómago.
El primer trago cuesta un poco de tomar por ser muy fuerte, pero abre el camino y permite que los siguientes bajen mucho mejor, ayudados también por la acción gravitatoria del líquido elemento que cae como una catarata todo por aquí abajo.
A su llegada al estómago se produce este efecto de rebote que hace que así como baja, se te suba directamente a la cabeza. Y si no tienes aguante, puedes acabar haciendo el indio y sin caballo.
Nosotros aquí la tomamos en “Queimada”, para purificar el alma y alejar los malos espíritus, o meigas, como les llamamos... y ya de paso para emborracharnos, aunque no todos por supuesto ya que los hay que prefieren emborracharse con ribeiro, eso ya es cuestión de gustos y de organismos.
Cuando bebemos “Quiemada” y para alejar los malos rollos, hacemos un conjuro, algo así como un autoexorcismo, aunque sin el característico vómito verde de los poseidos, claro que el nuestro es un exorcismo preventivo porque en cuanto aparece el vómito llevamos al poseido al “corpiño”.

Aquí os dejo el Conjuro de la Queimada, por si algún día os da por tomarla. Lo dejo en gallego y en castellano para que nadie se me enfade.

------

Mouchos, coruxas, sapos e bruxas.
Demos, trasnos e dianhos, espritos das nevoadas veigas.
Corvos, pintigas e meigas, feitizos das mencinheiras.
Pobres canhotas furadas, fogar dos vermes e alimanhas.
Lume das Santas Companhas, mal de ollo, negros meigallos, cheiro dos mortos, tronos e raios.
Oubeo do can, pregon da morte, foucinho do satiro e pe do coello.
Pecadora lingua da mala muller casada cun home vello.
Averno de Satan e Belcebu, lume dos cadavres ardentes, corpos mutilados dos indecentes, peidos dos infernales cus, muxido da mar embravescida.
Barriga inutil da muller solteira, falar dos gatos que andan a xaneira, guedella porra da cabra mal parida.
Con este fol levantarei as chamas deste lume que asemella ao do inferno, e fuxiran as bruxas acabalo das sas escobas, indose bañar na praia das areas gordas.
¡Oide, oide! os ruxidos que dan as que non poden deixar de queimarse no agoardente, quedando asi purificadas.
E cando este brebaxe baixe polas nosas gorxas, quedaremos libres dos males da nosa ialma e de todo embruxamento.
Forzas do ar, terra, mar e lume, a vos fago esta chamada: si e verdade que tendes mais poder que a humana xente, eiqui e agora, facede cos espritos dos amigos que estan fora, participen con nos desta queimada.

------

Buhos, lechuzas, sapos y brujas.
Demonios maléficos y diablos, espíritus de las nevadas vegas.
Cuervos, salamandras y meigas, hechizos de las curanderas.
Podridas cañas agujereadas, hogar de gusanos y de alimañas.
Fuego de las almas en pena, mal de ojo, negros hechizos, olor de los muertos, truenos y rayos.
Ladrido del perro, anuncio de la muerte; hocico del sátiro y pie del conejo.
Pecadora lengua de la mala mujer casada con un hombre viejo.
Infierno de Satán y Belcebú, fuego de los cadáveres en llamas, cuerpos mutilados de los indecentes, pedos de los infernales culos, mugido de la mar embravecida.
Vientre inútil de la mujer soltera, maullar de los gatos en celo, pelo malo y sucio de la cabra mal parida.
Con este cazo levantaré las llamas de este fuego que se asemeja al del infierno, y huirán las brujas a caballo de sus escobas, yéndose a bañar a la playa de las arenas gordas.
¡Oíd, oíd! los rugidos que dan las que no pueden dejar de quemarse en el aguardiente quedando así purificadas.
Y cuando este brebaje baje por nuestras gargantas, quedaremos libres de los males de nuestra alma y de todo embrujamiento.
Fuerzas del aire, tierra, mar y fuego, a vosotros hago esta llamada: si es verdad que tenéis más poder que la humana gente, aquí y ahora, haced que los espíritus de los amigos que están fuera, participen con nosotros de esta queimada.

jueves, 16 de octubre de 2008

La hora del cambio

Nuevos tiempos para los partidos políticos, supongo se habrán dado cuenta que aburren y que ya ni María Santísima confía en ellos, por lo que han hecho cambios importantes en sus idearios.
Todavía falta mucho para las elecciones, y menos mal porque era lo que nos faltaba, que algunos no tengan ni para pagar la casa y sin embargo tengan que sufragar las campañas electorales de estos mangantes. Pero para cuando sea la fecha habrá cambios tan importantes que algun@ tendrá que pellizcarse para comprobar que no es un sueño.
Aquí os dejo dos vídeos que demuestran lo que acabo de decir.
En uno sale Rajoy cantando la internacional con una camiseta del Che. Coño Mariano, te has equivocado, deberías poner una en la que se leyese: ¡VIVA EL CHEF RIVERA!.


Y más moderno, por algo son los progres, el de Zapatero, que lo dan en versión karaoke para que lo puedas cantar con ellos.

Moraleja
Cambiar el pañal no es suficiente, hay que limpiar el culo para que el olor a mierda desaparezca.
Va siendo hora de que a este país lo gobierne una mujer.

Tengo sed de vino

Hoy han aparecido ya por el trabajo los primeros comerciales para vender los paquetes de obsequios navideños, y ya era hora porque este año no sé por qué, el botellero se me ha quedado vacío antes de tiempo.
Claro que eso de que no sé por qué no se lo cree nadie, así que será mejor que diga la verdad. Este año he bebido más de la cuenta.
El caso es que el Albariño y el Rioja se han agotado mucho antes de lo previsto, y debe ser cosa de la edad que me está cambiando el paladar y me lo está volviendo más fino, porque antes no lo soportaba y sin embargo ahora cada vez me gusta más el vino.
Quizá lo de antes fuese a consecuencia de lo harto que quedé después de hacer un botellón junto con un grupo de amigos durante unas fiestas del barrio, quienes bajo el palco de la música bebimos un par de litros de vino de mesa marca COES, al mismo tiempo que dimos cuenta de un paquete de cigarrillos marca CELTAS sin filtro.
Por si alguien no lo conoce y por hacer una comparación, aquel COES era al vino lo que Manolo “el del Bombo” a la música clásica. Ambas marcas, cigarros y vino, estaban hechas ex profeso para paladares encallecidos.
Tendríamos sobre 12 ó 13 años y fuimos los pioneros del botellón, eso sí, salvadas un par de diferencias como pueden ser las del cubata por el vino y los porros por los cigarrillos.
Porque no le digas a un joven de hoy de hacerse un botellón con vino, yo al menos lo he probado y lo único que he conseguido es que se burlasen de mí.
Fue hace muy poco, era una noche de fiestas en el pueblo y quise ir de enrollado con media docena de adolescentes del lugar que estaban tranquilamente hablando de sus cosas en la plaza, y pensando que aplaudirían mi idea me acerqué hasta ellos y se lo propuse sin rodeos:
-que chavales, ¿nos hacemos un botellón?...-
Al principio la idea les entusiasmó aunque pusieron la excusa de no tener dinero, pero… para eso estaba yo allí, así que saqué cinco euros de la cartera y dándoselos al que me pareció más responsable, le dije:
-vete por unos cartones de Don Simón que esta noche partimos con la pana…-
¡Joder con los mocosos!, ni que les contase un chiste. Pretendían que les diese para ron, ginebra y Coca Cola.
-lo siento chavales, pero yo he dejado las drogas duras hace mucho -, y me di media vuelta y allí los dejé.
No sé si al final hicieron botellón o no, pero más tarde y cuando amanecía tiraban petardos, gritaban y hacían barullo delante de mi casa para tocarnos los cataplines a quienes dormíamos.
Apostaría que esos son de los que toman pastillitas, de ahí que aguanten tanto. Y claro, le hicieron ascos al vino que yo les pagaba porque según tengo entendido con la pastillita va bien el agua, que yo entiendo que debe ser así porque también va bien con las aspirinas.
Pero bueno, yo no puedo hablar mal de nadie porque también tengo mis vicios. Y me han regalado un riquísimo jamón de Teruel y no voy a esperar a que me regalen el vino pese a que la Navidad está cerca y presumo me felicitarán con un buen surtido.
Además he visto el catálogo, y oye, ni que estuviese embarazado, porque me entró un antojo de jamón y vino que no te lo puedes imaginar.

Sigo con antojos, y eso que ya he cenado...

martes, 14 de octubre de 2008

¡¡ Muuuuu !!

Ayer comencé la cuarta semana de la “operación marcar tableta” que me traigo entre manos, más concretamente entre el pecho y las piernas. El progreso es espectacular, ya que cuando aprieto la barriga se me notan un poco las rayitas de la tableta, aunque de momento más bien tiene pinta de chocolatina un poco derretida.
En la piscina también progreso rápido y ya nado 40 largos (1.000 metros) en 40 minutos (2.400 segundos), siendo ya capaz de nadar 6 seguidos (150 metros) en 1,80 minutos (108 segundos) sin hacer la paradita de descanso.
Y como acabáis de comprobar, también soy capaz de hacer complejos cálculos matemáticos sin usar la calculadora.
A mis 48 años de edad (47 en Canarias), puedo decir que de cabeza para abajo estoy hecho un toro, y de cabeza para arriba no lo sé porque como suele suceder en esos casos, el toro es el último en enterarse.
Un toro, sí… aunque cierto es que con algún que otro achaque, pues ya se sabe que el desgaste de los años no perdona, no obstante ya me han tenido que introducir un dedo por el recto para tocarme la próstata.
A este tocamiento le he escrito un post, que por ser mi primera vez lo he hecho en verso y que os invito y recomiendo leer por si algún día tenéis que pasar ese trance. Se titula Visita al urólogo”, y podéis ir a él pinchando donde pone “Visita al urólogo”.
Pero no es de mi culo o mi próstata de lo que os quiero hablar, si no de todo lo que hay a su alrededor, es decir, mi cuerpo en general y de como poco a poco se está transformando en un cuerpo fuerte y duro como una roca. De hecho esto lo he comprobado no hace mucho tiempo al orinar una piedra.
Ahora bien, no creáis que convertirse en un toro se consigue así porque sí, pues a mis espaldas llevo muchas horas de gimnasio y una dieta casi escrupulosa en la que las grasas no tienen lugar. Mucha fibra, pues como bien se suele decir: “somos lo que comemos”, lo que me lleva a preguntarme ¿cuándo coño me comí yo esa piedra?.
Yo se lo atribuyo a una ración de berberechos que tomé poco antes de expulsarla, ya que al comerlos tuve la impresión de que no estaban bien lavados y masticándolos notaba que aun tenían algunas arenitas.
No quiero ni pensar que si por todas las ostras que comí tuviese que expulsar una perla, ya que si por una piedrecita de nada estaba que subía por las paredes con el dolor, una perla tiene que ser como un parto de gemelos.

Os dejo un video de unos tipos también muy duros, aunque estos más que como toros, están como cencerros.

domingo, 12 de octubre de 2008

Brasil, ¡oh, la, la! (tercera parte)

CAPITULO TERCERO
(Ir a capítulo segundo)

Por segunda vez y en muy poco tiempo, una persona desconocida me llevaba a la cama. La Biblia dice que es de buenos cristianos poner la otra mejilla, pero no dice nada bueno acerca de poner el culo, así que me deshice del hombre que me amenazaba pistola en mano de una patada de karate en salva sea la parte.
En cuestión de segundos la situación había cambiado por completo y ahora era yo quien lo encañonaba a él. Cuando se repuso de la patada procedí a interrogarlo.
Se trataba de un agente de policía ruso que al igual que yo intentaba detener a “Martínez”, del cual desconocía el paradero y pretendía averiguarlo a través de mí.
Por la información que tenía y que le había sido filtrada desde nuestro Ministerio del Interior, sabía la hora de mi llegada, así que no tuvo más que esperarme en el aeropuerto y seguirme.
También había enviado a la morena a la que había pagado una cantidad de dinero extra para sacarme información, pero sólo puedo averiguar que yo era policía ya que mi profesionalidad no flaqueó ante el placer, aunque debo reconocer que las piernas sí me flaquearon cuando… en fin.
Tiré un poco más del hilo y me cercioré de que la morena no le hubiese comentado el detalle del dedo en el ano. Muy profesional también ella.
Confié en aquel policía y le devolví el arma, al cabo de un rato de hablar e intercambiar información decidimos bajar hasta el bar del hotel y tomarnos una copa mientras yo esperaba la que me había de llegar del comisario.
Habían transcurrido cerca de 3 horas y 7 caipirinhas por cabeza cuando el recepcionista me trajo un teléfono. Era la llamada del comisario.
-¡ya era hora coño!... ¡hip!… creí ya sahabian olvidado de mí… ¡hip!…-
-Vicente ¿se encuentra bien?...-
-de puuuta madre… ¡hip!-
-le noto algo raro en la voz-
-será el acento coño… hostia, y como… ¡hip!… nomavisssaron que aquí estaban en verano… ¡hip!… joer, que vine con los calcetines de invierno… ¡hip!-.
-déjese de tonterías Vicente y tome nota de esta dirección: Hotel Rio, habitación 520, en Ipanema. Ahí se aloja “Martínez”-.
-ok sheriff… ¡hip!… prepare una cárcel muuuy grrrande… ¡hip!… que le voy llevar ase hijo de puuuta… ¡hip!… atado por los cojonesss-.
-Vicente, ¿está borracho o qué?... ándese con cuidado, la policía rusa anda también detrás de “Martinez” y están dispuestos a llevárselo como sea. Así que recuerde, discreción, mucha discreción-.
-no ssse preocupe sheriff… ¡hip!... seré discreto como las putas en Brasil... ¡hip!… pero le voy a decir una cosa… ¡hip!… los policías rusos son de puuuta madre… ¡hip!…-
Colgué el teléfono, apuré el último trago de caipirinha y avisé a mi compañero provisional:
-Smiiirnoffff, tenemos trabajo… ¡hip!…-.
El ruso comprobó el cargador de su pistola y yo hice lo mismo. Los dos salimos de allí a paso apurado y al pasar por delante del camarero de la barra cada uno le mostró su placa.
-policía española… pásele la cuenta a Rubalcaba—
-policía ruso… pásele la cuenta a Putin-.
Placa en mano paramos el primer coche que pasó y lo abordamos justo antes de que el camarero que había salido corriendo tras nosotros nos echase el guante.
Al principio el conductor se tomó a broma nuestra orden, pero el frío acero de la pistola del ruso tocándole en la sien le hizo cambiar de parecer, por lo que arrancó y nos llevó a toda velocidad hasta donde le habíamos indicado.
Llegamos al hotel en el que se alojaba “Martinez” en muy poco tiempo y nada más bajar del coche una música de samba procedente de las instalaciones contiguas al edificio del hotel llamó nuestra atención.
-kamarrada Vicente ¡hip!... prrimerro vamos de fiesta ¡hip!... y después vamos por Marrtínez ¡hip!...-
-ok Smiiirnoffff… ¡hip!.-
Unas doscientas personas se congregaban alrededor de la piscina del hotel en una fiesta a primera vista muy caliente, ya que la mayoría eran mujeres e iban casi desnudas, como también lo iba la camarera que se acercó hasta nosotros con dos copas en una bandeja.
Y bebimos y bebimos, hasta perder totalmente el control.

Continuará…

viernes, 10 de octubre de 2008

A Chanquete (in memoriam)

Distinguidos lectores, queridísimas lectoras, lamento profundamente hacer una entrada triste hoy viernes, pero ésta se debe a raíz de la entrevista que me han hecho y que ayer han publicado en el Proyecto Blog, y en la cual califiqué la muerte de Chanquete como el acontecimiento histórico más importante para mí y del que ahora voy a hacerme eco.
A cada uno le importa lo suyo, y a mí desde luego ni la caída del Muro de Berlín, ni la llegada del hombre a la luna, ni el descubrimiento de la pastilla de caldo Avecrén, me han conmovido tanto como el fallecimiento de este lobo de mar que vivía en un barco anclado en tierra.
Recuerdo perfectamente y como si fuese ayer mismo, puede ser porque ayer mismo he vuelto a ver esas tristes imágenes, a Pancho corriendo por la playa gritándole a sus amigos de la pandilla la trágica noticia: “Chanquete ha muerto”.
El fatal desenlace se produjo un domingo a la hora de la comida. Se me heló el corazón y mis ojos se llenaron de lágrimas. Recuerdo que una se deslizó por mis mejillas hasta caer en el plato de pollo con patatas amarillas, pese a ello me lo comí todo dejando sólo el hueso del zanco para el perro del vecino. Fue sin duda el bocado más amargo de mi vida, junto al que una vez le dí a una almeja podrida.
Repusieron la serie cuatro o cinco veranos más, pero los sucesivos fallecimientos del marino me cogieron curtido, gracias también a que un par de capítulos antes me mentalizaba y me preparaba para recibir la trágica noticia.
Verano Azul, se llamaba aquella serie que año tras año nos anunciaba la llegada del verano con la misma exactitud que El Corte Inglés nos anuncia ahora la llegada de la primavera.
Hasta que supongo los productores de televisión o quien fuese, recapacitaron y dejaron de ponerla. Acertada decisión ésta, pues matar al marinero todos los veranos comenzaba a adquirir tintes de ensañamiento.
Aquella fue una serie que marcó época. De ella recuerdo algunos capítulos con nostalgia, siendo otro de ellos aquel en que quisieron derribarle el barco en el que vivía el hoy difunto marinero, y que no lograron llevar a cabo gracias a las protestas de la famosa pandilla.
Recuerdo como desde la cubierta del barco desafiaron a quienes lo pretendían sin más armas que una guitarra y sus voces, cantando una canción que decía: “del barco de Chanquete, ♫ NO NOS MOVERÁN, ♫ del barco de Chanquete, ♫ NO NOS MOVERÁN…”.
Dada la popularidad de la serie, aquella canción se convirtió en la canción protesta por excelencia, y no sólo aquí, si no que también más allá de nuestras fronteras.
De hecho y cuando unos meses más tarde de la emisión de este capítulo, los trabajadores de la fábrica de “alpiste para canarios” JHONSON & JHONSON LTD, de Ukrania, hicieron de ella un himno durante una huelga que llevaron a cabo y en la que se encerraron en la propia fábrica sin más alimento que el mismo alpiste que fabricaban.
Dos meses duró el encierro, durante los cuales a diario los huelguistas salían a las ventanas y entonaban esta canción: “de la fábrica de alpiste, ♫ NO NOS MOVERÁN, de la fábrica de alpiste, ♫ NO NOS MOVERÁN, no, no, no, no…♫”.
Basta un repaso a las hemerotecas para comprobar la importancia que esta canción tuvo durante el encierro, y de la cual el diario PRAVDA, escribió lo siguiente:
“Día tras día, los trabajadores de la fábrica salían a las ventanas y cantaban la canción protesta que en España evitó que a Chanquete le derribasen el barco. Dicha canción, y se supone que gracias a la alimentación de éstos obreros, compuesta únicamente de alpiste para canarios, era impecablemente interpretada a medida que el encierro se prolongaba”. Llegando a afirmar tal diario, que en los últimos días de encierro, los trabajadores cantaban como si fuesen “auténticos jilgueros”.
En fin, que este ha sido un repaso histórico que hago, y lamento profundamente si al hacerlo os he hecho sentir tristes.
Os dejo dos vídeos que recuerdan las dos escenas a las que me refiero en esta entrada.
.

LA CANCIÓN PROTESTA


LA MUERTE DEL MARINO


Querido Chanquete, quienes te hemos llorado NO TE OLVIDAMOS.

Lápidas lapidarias

Lápidas de un cementerio chileno.En toda familia hay una oveja negra y otra amarrada...
Los "chorizos", aunque también van al cielo, no dejan de ser chorizos...
Causa de la muerte, un cortocircuito... supongo...
Si yo fuese el señor se la mandaba de vuelta...

miércoles, 8 de octubre de 2008

Atestado sangriento

Una nueva filtración del Ministerio del Interior, aunque en esta ocasión no ha sido para advertir a un etarra que iban a por él, si no que se trata de un atestado que reproduzco a continuación.


_____________


COMPARECENCIA.- En…… y en el Grupo de Extranjería y Documentación de su Comisaría del Cuerpo Nacional de Policía, siendo las *** horas del día *** de******** de dos mil seis, entre los funcionarios del mencionado Cuerpo, titulares de los carnés profesionales números *******, que actúan como Instructor y COMPARECEN:
Los Policías ******** y ********, adscritos al Ayuntamiento de ******, Madrid, titulares de los carnés profesionales números ***** y *****, quienes
PRESENTAN DOS PARTES DE LESIONES, en los que consta haber asistido a: WALDEMAR ******************, de 23 años, nacido en Call-Valle, Colombia, hijo de ****** y ****** domiciliado en la calle Reyes Católicos nº ** de Alcalá de Henares, Madrid, de las siguientes LESIONES: HERIDA EN LA BASE DEL PENE PRODUCIDA POR MORDEDURA DE SIETE CENTIMETROS DE LONGITUD Y DOS CENTIMETROS DE PROFUNDIDAD, CON PERDIDA DE DERMIS Y EPIDERMIS DE PRONOSTICO GRAVE.
JUANA ******************, de 32 años, nacida en Buga. Valle, Colombia, domiciliada en la calle Reyes Católicos nº ** de Alcalá de Henares, Madrid, la cual ha sido asistida de las siguientes LESIONES: HERIDA CONTUSA EN LA BASE OCIPITAL DERECHA DEL CRANEO, PRECISANDO TREINTA Y CINCO PUNTOS DE SUTURA, Y ESCALPADO DEL CUERO CABELLUDO EN LA MITAD DEL CRANEO DE PRONOSTICO GRAVE.
Y en relación con dicha presentación MANIFIESTAN:
Que sobre las quince horas del día de la fecha, cuando patrullaban por la calle Magdalena de esta localidad, concretamente a la altura del nº **, oyeron unos gemidos así como sollozos que salían de la vivienda citada, por lo que procedieron a acercarse a la misma y acercando la oreja a la puerta, alguien con voz débil y entrecortada gemía y pedía auxilio, por lo que ante tal petición, el compareciente optó por pegar una patada a la puerta y tras derribarla penetraron en el interior de la morada, al llegar a la cocina observaron una mujer tendida en el suelo, la cual presentaba una gran brecha en la cabeza, y junto a ella, un varón en posición de cubito supino, el cual se sujetaba el pene con una servilleta, ya que por el mismo le manaba una gran cantidad de sangre.
Que ante tales hechos y ante la gravedad de las heridas, concretamente la del varón, y ya que no se le podía hacer un torniquete, pues la herida estaba en el prepucio, el dicente optó por introducir a los dos heridos en el vehículo policial, para trasladarlos urgentemente al Hospital Príncipe de Asturias de Alcalá de Henares, Madrid.
Que como quiera que la mujer había recobrado la conciencia y podía hablar, se le preguntó qué había ocurrido en su domicilio y quién o quienes le habían producido las heridas a ella y al hombre que se encontraba en la vivienda, no contestando a dicha pregunta, el policía actuante insiste en que manifieste lo ocurrido y entre sollozos y tapándose la cara con ambas manos DICE:
Que trabaja como empleada de hogar en el domicilio citado.
Que sobre las doce horas del día de hoy, se ha personado el técnico de la televisión al objeto de reparar un vídeo que la señora tenía estropeado.
Que el técnico ha empezado a reparar el aparato y ha empezado a platicar con ella de diversos temas, observando que le miraba los pechos de una forma especial.
Que como quiera que se encontraba haciendo la comida de los señores, concretamente una tortilla de patatas, le ha dicho al técnico que siguiese trabajando y que si la necesitaba que la llamara.
Que momentos después el chico se ha presentado en la cocina y le dice qué haces, contestándole que una tortilla, y éste con mirada libidinosa y palabras bonitas le dice en voz baja en el oído: Cariño por qué mientras yo vigilo la tortilla que tú estás haciendo, me haces una felación, que ante tal petición ella se ruborizó, pero como el chico le atraía accedió a ello, poniéndose de rodillas y sacándole el pene empezó a mamársela, mientras éste movía la sartén con las patatas.
Que en el momento que eyaculaba el muchacho y debido al gusto, parte de las patatas y aceite se le cayeron por encima de la cabeza, y al sentir el quemazón, instintivamente cerró fuertemente la boca, por lo que el chico al sentir el mordisco y debido al dolor, empezó al golpearla con la sartén en la cabeza, y ese es el motivo de las lesiones que presentamos, y que no queremos presentar denuncia de los hechos, ya que yo no tengo papeles en regla y el chico se casa el mes que viene y no quiere que se entere su novia.
Que no tienen nada más que manifestar, por lo que leída y conforme la firma en unión del Instructor, de lo que CERTIFICO.

Socialismo para la banca

Por una vez y sin que sirva de precedente, voy a decir aquí que Zapatero tenía razón en algo que dijo. Me refiero exactamente a sus palabras en las que puso de manifiesto que la banca española es una de las mejores del mundo… (ojito, que esto es más que estar en la Champions League de la economía).
Y que esto es cierto lo he podido comprobar hoy in situ, porque he ido al banco en el que tengo los ahorros de toda una vida de trabajo y he sacado 30 eurazos sin que me pusiesen ningún impedimento.
Una vez con mis 30 euros en el bolsillo y en la cuenta nada más que unos simbólicos céntimos, me envalentoné y le dije cuatro cositas en la cara al director y una por lo bajo a su secretaria. Él me miró con cara de asombro, mientras que ella se puso colorada.
Pienso que alguien tenía que decírselo al banquero, por lo que aprovechándome del monumental cabreo que tenía por haber sido multado por un mal aparcamiento, di rienda suelta a mi instinto barriobajero y lo he advertido muy seriamente:
-Mira bien donde metes los euros que te ha dejado el Zapatero, porque parte de ese dinero es mío, pues si te tuviese que dejar del suyo apuesto a que no verías ni un puto duro-.
Y el hombre tuvo el valor de rebatirme diciendo que esos 30.000 millones de euros (ó 50.000, a fin de cuentas en una economía tan fuerte como la nuestra, lo mismo da 1.000 millones más que 1.000 millones menos) que el gobierno pone encima de la mesa no son para salvar a la banca tal como se piensa, si no que son para indirectamente ayudar a las familias y a las empresas. Y se quedó más pancho que el propio Zapatero el día que dijo que franceses e italianos nos tienen envidia.
En fin, que esto no es más que un breve comentario que hago para que sepáis que en los bancos aun queda alguna calderilla, así que estad tranquilos y no id todos a sacar vuestros ahorros, porque entonces sí que la jodimos.
Además tenemos una importante reserva de oro en el Banco de España… ¿cómo?, ¿qué Solbes vendió el año pasado la mitad de esas reservas?... ¿otra vez a Moscú?.
Uy que chungo… Uy que mal presentimiento me acaba de entrar… que yo he cobrado parte de los cuatrocientos euros de marras...
Zapatero me cago en dios, ni se te ocurra aumentar el IRPF para acabar quitándonos el doble. Zapatero que te conozco… Zapatero, Santa Rita, Rita, Rita, lo que se da no se quita
¡Uff!, me dan escalofríos sólo de pensar que a estos iluminados se les pasó por la cabeza jugar en la bolsa con el dinero de las pensiones...
.
P.D.
Lamento mucho que mi vocabulario te parezca inapropiado y te escandalice, pero ya advierto en la cabecera que este es un blog muy ordinario, a lo que ahora añado que cuando estoy cabreado soy un poco maleducado, hecho del que exculpo a mis queridos padres, pues sé que hicieron todo lo que pudieron.

martes, 7 de octubre de 2008

Pa habernos matado

Pa habernos matado, podría decir ahora que leo que un fallo humano obligó a parar el funcionamiento del acelerador de partículas LHC. Y todo por una pieza mal ensamblada.
Esto de jugar a ser Dios casi nos cuesta muy caro. Menos mal que al final no pasó nada y el mundo sigue en su sitio y dando vueltas sobre su eje, sin más agujero negro que el económico, que ese sí parece que nos va a tragar a todos.
Supongo que la cosa no quedará así, yo al menos exijo que ruede la cabeza de quien puso en peligro mi trabajo y todo mi patrimonio: el coche, un equipo de música, cerca de 500 cds, cuatro pares de zapatos y un poco de ropa.
Bueno, la verdad es que tengo más cosas, pero todo lo demás salvo lo antes mencionado son bienes gananciales y no patrimonio. Ni siquiera puedo decir que mis hijos sean míos porque sólo es la mitad de cada uno, la otra mitad es de la mujer.
El caso es que toda una vida de trabajo y sacrificio para conseguirlo y que se pudo ir a tomar por el saco en un santiamén.
Mucho científico y mucho diploma para luego no saber encajar una pieza, que apuesto lo que sea a que venía bien explicado en el manual de instrucciones, seguro que con dibujito y todo.
Esto demuestra que de los científicos no te puedes fiar mucho, igual que de los médicos, hombres de ciencia como los primeros ya que a fin de cuentas unos y otros van de bata blanca y se les reconoce como doctores.
Aunque en este caso prefiero a un médico, es cierto que si se equivoca puede costarte la vida, pero coño, salvo éste famoso de las sedaciones que se los cargaba a pares, no nos pueden matar más que de uno en uno, en cambio los científicos pueden matarnos de mil en mil, y quien dice de mil en mil dice a todos de una tacada.
Me fastidia tener que hablar de esto con Marta, la mujer de Senovilla, postrada en una mesa de quirófano para que le extirpen las “cocochas”, que para quien no lo sepa es algo que tenemos en la garganta y a las que los médicos llaman amígdalas, por esa manía que tienen de poner nombres raros a las cosas, cosa que a mí no me gusta nada.
Esto lo hacen para impresionarte en caso de que se les muera uno por una negligencia. Porque te quedas impresionado y sin habla si por ejemplo cuando te dan el parte de cómo va el pariente al que operaron de una rodilla, y te vienen con la de: la rodilla nos estaba quedando como nueva, pero tuvo un “paro cardíaco” y no pudimos hacer nada, ni por la pierna ni por él.
¿Qué?, te quedas frito ¿a qué sí?. ¿No sería más fácil si dijesen las cosas como son?. Se le paró el corazón y punto.
Tengo yo un compañero de trabajo con una úlcera de estómago causada por una negligencia médica.
El hombre acudió a su médico porque cojeaba mucho al andar. Le diagnosticaron ciática y lo atiborraron de pastillas. Pero su dolencia lejos de ceder iba todavía a más pese a que le cambiaron el tratamiento varias veces.
Tardaron mucho en acertar con el diagnóstico exacto: un callo en el pié, y cuando dieron con él, el hombre tenía una úlcera bestial por culpa de tantas pastillas.
Así que vamos a dar las gracias porque el mundo no se haya ido a tomar por el saco y también vamos a mandar desde aquí muchos ánimos a Marta, y decirle que esté tranquila y confiada, si los médicos dicen que son las “cocochas”, es que son la "cocochas".
Muy distinto sería si te dijesen que te van a operar la rodilla, en ese caso no te fíes.

El helado es regalo de la casa para Marta, lo de abajo es un plato de cocochas con merluza para Senovilla... Tienen mejor pinta que las de tu mujer, verdad? ...

Cochinas

Sigue la lucha de las mujeres por conseguir la igualdad con los hombres. Si hace un lustro cambiaron la falda por el pantalón, hoy leo en la prensa que se lo quieren bajar como hace cualquier varón y aflojar la vejiga en plena calle cuando le aprieta la gana de orinar, no cayendo en la cuenta las cochinas que es una guarrada ir meando por las esquinas.
Pues para mear y no echar gota es la última ocurrencia de un colectivo feminista de Barcelona que reividica su derecho a orinar en plena calle en una campañas denominada “Pixing”.
Alegan dos motivos para hacerlo, uno como “lucha feminista de género” y otro como protesta por los “pocos servicios públicos que hay en la ciudad”, y se hacen además la pregunta de ¿por qué los hombres lo hacen tan orgullosamente, mientras que para ellas es un símbolo de vergüenza?.
Yo me sumaría a ellas para hacer una reivindicación de servicios públicos, ahora bien, si lo van a hacer por la “lucha feminista de género”, mejor que orinen ellas solas que si me pongo a hacerlo a su lado estas marranas son capaces de cortarme la cola.
Este tipo de absurdas reivindicaciones feministas me preocupan, pues temo que algún día aparezca una iluminada a la que se le ocurra la brillante idea de pretender que los hombres tambíen orinemos en cuclillas.
Pese a ello la noticia tiene una lectura erótica, pues encontrarse a una señorita con las bragas en las rodillas y orinando en un callejón tiene su morbo, lo malo es que te contagie las ganas, la saques y te pongas a mear a su lado. Seguro que te tachan de exibicionista, o de ahí para arriba.
En fin, noticia curiosa y a la par espumosa. Supongo que también denigrante sobre todo para todas aquellas mujeres que buscan la igualdad en aspectos mucho más serios e importantes de la vida, como pueden ser la igualdad en el trabajo y en los salarios.
Ante noticias de estas a uno sólo le queda por decir que alguna “chochea”, y nunca mejor dicho.

lunes, 6 de octubre de 2008

El regreso del indio

Canción india, aunque no sé exactamente de que tribu.

Brasil, ¡oh, la, la! (segunda parte)

CAPITULO SEGUNDO
.
Apenas llevaba cinco minutos en la habitación cuando llamaron a la puerta. Después de tanto tiempo en la brigada de homicidios y durante el que he tenido que ver y examinar los cuerpos de tanta gente asesinada y de las más brutales formas, creí que ya nunca me impresionaría al contemplar un cuerpo, pero el de la morena que llamaba a mi puerta me dejó sin habla. ¡Que buena estaba la condenada!.
Tras saludarme con una sonrisa y un –hola mi amog-, se me acercó, me rodeó con sus brazos y se rindió ante mis encantos… y esto no era cosa del desodorante ya que llevaba tres días sin ducharme.
Abrazada a mí, me hizo retroceder unos pasos hasta que tropecé en la cama, sobre la que caí de espaldas y con la morena encima.
Soy un experto en artes marciales y podría deshacerme del acoso de ella sin el menor esfuerzo, pero en lugar de hacerlo dejé que aparte de rodearme con sus brazos lo hiciese también con sus piernas ya que mi instinto me dijo que aquella mujer quería guerra pero no pelea.
Con una de sus manos comenzó a desabrocharme uno por uno los botones de la gabardina, cuando iba por el tercero le pedí que no siguiese.
-deténgase por favor, soy un hombre casado-.
-non vai a pasag nada porque ti mais eu fagamolo amog… deixate levag que che voy facer unha cousinha que che va gustag muito-.
Insistió tanto que al final me picó la curiosidad y me dejé llevar y… cuando la morena acabó conmigo saqué mi agenda de un bolsillo y con la memoria fresca tomé nota de algo que había aprendido con ella.
“Practicar el 69 con un dedo en el culo”… no sabía yo que mi ano… en fin.
Una vez roto el hielo entre nosotros y al verse ella sin nada en la boca, se desinhibió del todo y se mostró muy conversadora, preocupándose demasiado del por qué de mi presencia en su país.
-Viaje de negocios, muñeca-.
Pero me había visto la pistola y ante su insistencia acabé confesándole que era policía, sin sospechar ni por un instante que esa mujer había sido enviada por alguien para sonsacarme información.
-me volven louca os policias, cas suas pistolas... as suas pogas...- y sentí como su mano agarraba la mía, porque aún siendo de la secreta un policía siempre lleva la porra encima.
Me eché sobre ella y lo que pasó a continuación no merece la pena ser relatado por ser algo totalmente ajeno al caso.
La morena se marchó de la habitación una hora más tarde, dejándome a mí fumando un ducados, desnudo sobre la cama, agotado y sin ninguna gana de levantarme.
Pero si un buen policía no abandona su trabajo por un catarro… menos podría hacerlo por un buen polvo, ¿o sí?...
Dudé, pero al final mi profesionalidad se antepuso, así que tomé una ducha y me dispuse bajar hasta la recepción y esperar la información que el comisario me había dicho que recibiría sobre “Martínez”, al que no pensaba arrestar hasta mi último momento en Brasil.
Cuando abrí la puerta de la habitación para salir me encontré con una pistola encañonándome a pocos centímetros de la frente.
Sin mediar palabra el pistolero comenzó a caminar, lo que me obligó a retroceder hasta que otra vez tropecé y caí sobre la cama.
¡Oh no!, ¡más sexo!...

Continuará... (un día cualquiera)

domingo, 5 de octubre de 2008

Zarzuela

A petición del maestro Senovilla, pongo este vídeo dedicado a la Zarzuela, de la que toda la música me recuerda a mi madre, una enamorada de este género que cantaba estas canciones siempre que podía.
La que más le gustaba era “El último cuplé” y la canción de “El relicario”, y recuerdo una vez en la que veía con ella esta película y al llegar esta canción tiró la calceta y se puso a cantar.


sábado, 4 de octubre de 2008

Brasil, ¡oh, la, la! (primera parte)

Fue uno de los casos más peligrosos que tuve a lo largo y ancho de mi carrera policial, no sólo por la peligrosidad del delincuente, si no porque tendría que arrestarlo en un territorio extranjero y sin contar con el apoyo de la policía del país.
Se trataba de Claudio Martinez, alias “Martínez”, un sujeto muy peligroso que se dedicaba al tráfico de armas a gran escala y que había viajado a Brasil para cerrar la compra de un sofisticado armamento para un grupo terrorista ruso.
Pese a que “Martinez” era ciudadano español, el asunto que se traía entre manos nada tenía que ver con España, como para que tuviésemos que intervenir en territorio extranjero, pero Garzón echaba de menos una portada y de ahí mi viaje.
El Comisario me puso sobre la mesa un billete de avión de ida y vuelta, una foto del hombre al que tenía que arrestar, una tarjeta de crédito y la de un hotel en la que me habían hecho una reserva con un nombre falso y en el que recibirías más información a mi llegada.
Tenía tres días con sus dos noches para llevar a cabo mi misión, de lo contrario quedaría sin vuelo, sin hotel y sin saldo en la tarjeta, abandonado a mi suerte en… miré los billetes de avión y… Río de Janeiro, ¡oh,la,la!.
No había estado nunca en Brasil, pero la preocupación que desde siempre había tenido por ser una persona con un mínimo de cultura hacían que conociese muchas cosas tanto de ese país como de cualquier otro.
Su historia, sus costumbres, su cultura y su actualidad. Pelé, Maracaná, Ronaldinho, Copacabana y... ¡¡garotas!!. Sabía todo lo que tenía que saber para desenvolverme por Río como un rieño?…como un riero?… como un garoto cualquiera.
-¿Cuándo parto?- pregunté al comisario que mirando su reloj me dijo que en dos horas.
Arranqué una hoja de mi agenda y escribí una nota para mi esposa.
“Cariño, por razones de trabajo estaré unos días en Brasil y a gastos pagos, chínchate. Échale de comer al canario. Un beso. Vicentito”.
Hice una pelotita con la nota y se la di al comisario –déle esto a mi esposa-.
El comisario me acompañó hasta la puerta de su despacho y antes de atravesarla me dio una última recomendación:
-discreción Vicente, discreción-…
Embarqué en el vuelo 54.887. Cuando me indicaron que viajaría en clase turista, no pude más que maldecir por lo bajo al delincuente que había metido mano a los fondos reservados, el culpable de que ahora la partida para gastos fuese mucho más restringida que antes.
¡Ahh!... que tiempos aquellos en los que los policías viajábamos en primera, comíamos en restaurantes de cinco tenedores y consumíamos gratis en los más prestigiosos burdeles.
Al poco de despegar me acomodé bien en el asiento y eché una siesta hasta que nos avisaron para abrocharnos los cinturones que tomábamos tierra en Río… sí, bueno, quizás me pasase un poquito con la siestecita.
Nada más poner el pié en tierra, mi instinto de sabueso se puso en funcionamiento y enseguida adiviné un contratiempo con el que yo no contaba, demasiada calor para andar de gabardina.
Pensé que lo mejor sería instalarme cuanto antes así que paré un taxi le mostré la tarjeta del hotel y nos pusimos en camino.
Pero detrás nuestra otro coche arrancó y se puso en marcha... Alguien me estaba esperando en el aeropuerto.

Continuará… (un día de estos)

Memé a bordo

En un post titulado “antes de ir al infierno”, mi amiga Volvoreta me centra un memé que consiste en mencionar las cosas que lamentaría no haber hecho en mi lecho de muerte y así a bote pronto y sin pensarlo se me ocurre una que sería el no haber cambiado o consultado a otro médico.
A lo largo y ancho de mi existencia he deseado hacer muchas cosas, algunas por suerte las he realizado mientras que otras no he podido, porque desgraciadamente en esta vida y en la mayoría de los casos, no se hace lo que se quiere si no lo que se puede o las circunstancias permiten, porque la casita con piscina que tanto deseo y dar la vuelta al mundo, me cuestan una pasta que no tengo.
Pese a ello me considero un tipo con suerte y la he tenido al ver cumplidos mis mayores deseos, formar un hogar y ver como crecen mis hijos.
También he visto en directo a los Rolling Stones, y al Compostela jugar en primera división, por lo que y como tantas veces he dicho, una vez cumplidos estos deseos ya me puedo morir tranquilo, y tranquilo quiere decir sin prisa.
Sí hay cosas que lamentaría no haber realizado, de hecho y aun gozando de buena salud ya lamento algunas, así como hay también otras de las que me arrepiento haber hecho.
Y ya que el memé trata de eso, voy a hacer una relación de cosas que lamentaría no haber hecho poniéndome en el supuesto de que la muerte me pillase ahora.
  • No haber hecho un seguro de deceso-. Vaya herencia dejo con lo caros que salen los entierros.
  • No haber mandado a la mierda al jefe-. Un sueño de momento inalcanzable, al menos con esta crisis y tanto paro.
  • No haber aprendido a tocar un instrumento musical-. Una frustración.
  • No haber cobrado nunca ni una sóla subvención-. Si hubiese aprendido a tocar algo…
  • No haber cambiado de trabajo hace un par de años cuando tuve esa oportunidad-. Ya lo dijo otro Manolo: para pescar rodaballo hay que mojar el carallo.
  • No haber aprendido a cocinar mucho antes-. Me gusta tanto como comer, ¿quién me lo iba a decir?.

Y ya que para hacer este memé, he tenido que ponerme en el supuesto de que me estuviese muriendo, lamentaría enormemente no haber llegado a cobrar mi pensión de jubilación y dejarla ahí para que Zapatero la regale, a vete tú a saber a quién y dónde.
Hay más, muchas más, pero aparte de que sería un post interminable, no creo que en el lecho de la muerte se me diese por ponerme a pensar en todo lo que pude haber hecho y no hice, ya que seguramente estaría acojonado, respirando con dificultad y sin saber si decir adiós o hasta luego. Por lo pronto diré hasta mañana que de esta no me muero, al menos en el momento de hacer esta entrada aún respiro con alegría.