viernes, 27 de marzo de 2009

Se ha muerto un hombre que estaba vivo

Distinguidos lectores, queridísimas lectoras, el tiempo corre que mete miedo porque ayer como quien dice era jueves y hoy ya estamos a viernes, y todo esto en cuestión de pocas horas.
Y así van cayendo los días, las semanas, los meses, los años y el pelo. Es por este motivo que quiero empezar esta entrada felicitando a Javier Gurruchaga, quien haciendo alarde de una gran visión de futuro nos advirtió hace algún tiempo que dentro de cien años todos estaremos calvos.
Esta mañana al tomar café me he llevado un susto de muerte, pero de los de muerte mortal, y que al poco tiempo se convirtió en una inmensa alegría.
Abrí el periódico por una hoja cualquiera y quiso Dios o el azar que ésta fuese por casualidad la que salen las esquelas. Pasé pronto la página porque no soy dado a este tipo de información, más que nada por simple comodidad, ya que si no me entero de quién se ha muerto me ahorro el tener que irle al entierro.
Fue en el justo momento en que la página en la que se anuncian los muertos pasaba por delante de mis narices, que me pareció leer algo que llamó mi atención.
Había muerto MANUEL LOSADA… y me entraron escalofríos al leer mi nombre entre uno más de los fallecidos.
¡Coño!, pero si soy yo… Y me entró tal canguele que me fui corriendo al retrete, tranquilizándome un poco al ver que de mi grifo salía un chorro.
Algo no encajaba porque ¿dónde se ha visto un muerto al que le funcionen los riñones?. Y para una mejor comprobación de mi estado físico viviente, me tiré un pedo y… ¡sorpresa!, el culo también me funcionaba.
Rapidamente y tras tirar de la cisterna me volví para la barra, tragué saliba y me dispuse a comprobar el dato. Y efectivamente allí lo ponía bien claro… Un momento, déjame comprobar una cosa.
Saqué mi DNI de la cartera, lo puse al lado de la esquela y lo verifiqué de nuevo y con más calma. Y que alegría me llevé al ver que el segundo apellido no coincidía con el mío, lo cual gracias a Dios significa que aun sigo vivo.
Para asegurarme del todo le pegué un bocado al churro y un sorbo al café, sintiendo con mucho gusto como sólido y líquido bajaban por el conducto tragatorio hasta llegar al estómago, momento en el que pensé: si mañana puedo cagar esto querrá decir que hoy no me he muerto.
Tranquilamente encendí un cigarro y volví a sentir algo que me hizo aun más feliz, siendo esto el que fui capaz de echar el humo por la nariz, algo que a los muertos se le hace un tanto complicado, incluso para aquellos que la palman por culpa del tabaco.
Así que hago esta entrada para tranquilizar a mis parientes y amigos, a quienes advierto desde aquí que si ven escrito mi nombre entre tanto fallecido, es porque mis padres en su momento tuvieron la brillante idea de bautizarme con el nombre que ya tenía puesto otro.
Espero que se lo tomen con la misma alegría que se lo tomó el director del banco, al que llamé para decirle que estuviese tranquilo, que yo no me había muerto y que le seguiré pagando.
He dicho… y esto es algo que los muertos tampoco dicen.

miércoles, 25 de marzo de 2009

16 refranes

Como dice un refrán “hasta el cuarenta de mayo, no te quites el sayo”, y ayer 24 de marzo yo salí a la calle en camiseta para presumir de figura y hoy tengo un resfriado de aúpa.
Y total para nada porque para una que miró para mí lo hizo para decirme que se me estaba poniendo el pelo muy blanco, lo cual me lleva a pensar que ayer me equivoqué de estrategia y que en lugar de salir en camiseta a la calle debí haberlo hecho con jersey y sombrero.
Otro refrán dice que “rectificar es de sabios”, y si bien es cierto que ayer he rectificado, el haberlo hecho a destiempo más que por listo me deja quedar por idiota. A ver qué pensarás tú sino, que después de pasar frío por la calle durante casi todo el día al llegar a casa me ponga de manga larga y gorra.
Por tal motivo esta mañana me he levantado con moquitis en la nariz, pero como bien dice otro refrán “a quien madruga Dios le ayuda”, lo cual he comprobado que es cierto ya que me he gastado el poco papel higiénico que quedaba en sonarme los mocos, dejando así al último en levantarse en una situación de apuro, pues como se levante con ganas de cagar, ¿a ver cómo carallo se limpia el culo?.
Ya sé que soy un poco cochino escribiendo, pero aunque parezca que no, tú no eres menos que yo, pues como dice otro refrán “dime con quién andas y te diré quién eres”. Y no me respondas con el de que “cree el ladrón que todos son de su condición”, porque yo te podría responder con otro muy bueno pero que ahora mismo no recuerdo.
Como podéis comprobar en esto de los refranes “estoy más puesto que un calcetín”, ¿será por eso de que la “sabiduría y desengaños, aumentan con los años”, o será porque los estoy leyendo en una página web?.
Sea por lo que sea, dice otro que “hombre refranero, hombre majadero”, y es cierto porque yo loco estoy un poco, claro que ya conocerás este de “dime de qué presumes y te diré de qué careces”, pero mejor ese que este otro parecido y que dice que “hombre refranero, maricón y embustero”, y esta palabrota no la he dicho yo, que sólo copio y pego tal como la leo en el refranero.
El caso es que “nunca es tarde si la dicha es buena”, y aunque digan que “burra vieja no aprende” siempre hay una “excepción que rompe la regla”, así que a partir de hoy y por mucho que luzca el sol, jersey de manga larga hasta pasado el mes de mayo, porque como bien dice otro “hombre prevenido vale por dos”, que después “Dios le da mocos a quien no tiene pañuelo” y luego se los tiene que limpiar con papel higiénico.
Llegado a este punto tengo que poner fin a esta entrada porque busco y busco, pero no doy encontrado uno que diga en caso de no tener papel, como se puede limpiar el culo.

El ejército de la Señorita Pepis

¡Joder!, con lo bien que estaba yo últimamente, desconectado del todo, sin enterarme de la política, la crisis, ni del desgobierno de nuestro Gobierno, que ha sido volver a la normalidad leer la prensa y ponerme de mala hostia.
Y cómo no me voy a poner así si nada más abrir el periódico me encuentro que la prensa internacional dice que como mínimo los españoles son unos maleducados” por la espantada de Kosovo.
¡Y eso como mínimo!... así que imagínate que más cosas dirán y pensarán de nosotros, mejor dicho del Gobierno de España… Y qué pensarán de vosotros y vosotras españoles y españolas que ponéis al frente de la nación una banda de maleducados, como mínimo que sois igual que ellos.
Sí, digo bien, vosotros y vosotras españoles y españolas, porque a mí cuando me interesa soy gallego a secas. Aparte de que yo tengo una educación de putísima madre aunque parezca que no, porque seré un mal hablado, pero a un colega yo no lo dejo colgado.
Yo no sé si se pinta algo en Kosovo o se deja de pintar, pero sé que quien va así por la vida, dejando a los amigos colgados y sin dar explicaciones acaba muy mal. Y esto no es política, es de sentido común.
Poner a una pacifista al frente del ejército tiene gracia. Si aparte de pacifista es una independentista declarada, tiene miga. Y si aparte de esto la individua en un momento dado secundó como si fuesen suyas las palabras de cierto actor recientemente fallecido en las que se deshizo en improperios e insultos hacia España, a la que el ejército que ella ahora manda está para defender, la cosa tiene cojones.
Y mirándolo así, pídele tú a Zapatero que gobierne con sentido común…

lunes, 23 de marzo de 2009

Ya es primavera

Distinguidos lectores, queridísimas lectoras, después de una temporada sin aparecer por aquí y que si mal no recuerdo se remonta a los últimos días del pasado invierno, resurjo de mis cenizas como el Gato Félix y regreso como las golondrinas, inspirado como los poetas y fresco como las flores, para deciros por si no os habíais dado cuenta que ya es primavera en El Corte Inglés y en los alrededores.
Después de un largo puente que me ha servido para desconectar y dejar de lado los problemas relacionados con el trabajo, llegó el lunes otra vez y en un visto y no visto esa cara de alegría que tuve durante los últimos días desapareció como por arte de magia y hoy me he vuelto a levantar con cara de “mal follado”, un poco porque se me pone sola los lunes y otro poco porque con esta cara de enfadado me tienen un poco más de respeto en mi trabajo.
Debo puntualizar para no provocar la burla de mis lectoras y lástima a mis lectores, que durante este largo puente he practicado sexo después de haber estado cuatro semanas y media en dique seco, por lo cual creo que es más apropiado que en vez de decir que tengo cara de mal follado diga en su lugar que tengo cara de estar jodido, porque aunque la cara viene a ser más o menos la misma, el estado de ánimo no lo es, ni siquiera parecido.
He de aclarar para los que han seguido mi “sin tetas no hay paraíso” particular, que aunque por los hechos que comento pudiera entenderse que hubo rendición por mi parte, la cosa no ha sido así exactamente, aunque también pudiera ser que sí, debido a que lo he hecho tan, tan disimuladamente que en este momento no sé si yo la he perdonado a ella o si ella me ha perdonado a mí, en cualquier caso lo importante es que lo hicimos y tres noches seguidas y eso a estas alturas de la película no es moco de pavo.
Y hubiesen sido más de no ser porque viernes a la tarde tuvimos la inesperada visita de una amiga de la mujer, quien se presentó en casa en tan inoportuno momento que el sonido del timbre me interrumpió cuando ya le tenía las bragas por las rodillas.
También y por la parte que me toca, debo decir que después de tres noches seguidas con sexo no sólo ha cambiado mi cara, sino que también lo ha hecho la de mi señora, y sirva como ejemplo de lo que digo que ayer cantaba muy alegre mientras pasaba la aspiradora.
En fin, ha comenzado una semana más y lo ha hecho como las anteriores, en lunes, aunque yo ya tengo la vista puesta en la Semana Santa, porque hoy me he enterado que hacemos también puente y cerramos toda la semana.

Y como no tengo ganas de escribir más, corto y cierro aquí, y os dejo un vídeo muy gracioso.


video

jueves, 19 de marzo de 2009

Alto el fuego

Estimada madre de Sarinha, sea usted bienvenida a este humilde blog en el que espero se sienta como en su casa, o mejor incluso, ya que aquí el que plancha, hace las camas, friega, cocina, remienda y apaña es el menda lerenda, o lo que es lo mismo yo aquí hago todo menos lo otro… y si me ha leído mis entradas anteriores ya sabe por donde van los tiros.
Así que usted señora, póngase cómoda y diviértase, que para mí es un honor tenerla como lectora, ahora bien, yo la advierto más que nada y para que después no se sienta engañada, que a mí aquí se me escapan muchas palabrotas y a veces escribo unas guarradas que manda cojones… Ve, ahí se me ha escapado la primera.
Distinguidos lectores, queridísimas lectoras (ya con la madre de Sarinha incluida), buenas noches o buenos días, lo digo así porque aunque empiezo a escribir esta entrada por la noche a lo mejor no la acabo hasta mañana por la mañana, así que queda dicho de las dos formas y que sea lo que Dios quiera.
Como habéis leído en mis últimas entradas, llevaba una temporada enfadado con la parienta, mejor dicho la parienta llevaba una temporada enfadada conmigo. Pues bien, tengo que decir que la cosa ha acabado como suelen acabar estas cosas, con carpetazo y hasta la próxima bronca.
Ahora sólo falta firmar la paz haciendo cositas, y puedo asegurar que la firma será prolongada ya que tengo la pluma llena de tinta.
La verdad es que podríamos firmarla ahora si quisiera, pero a mi me gusta firmar con rúbrica y letra y sé que hoy ella está agotada del trabajo, así que para echar un garabato mejor lo dejo para mañana que seguro me sale la letra más bonita.
Tengo que decirles y al mismo tiempo agradecerles, a quienes me han dedicado unas palabras de aliento en los comentarios que yo tenía esta batalla medio ganada pese a que ella había atacado directamente a mi punto más débil.
Ha sido duro y aún es puesto que hasta mañana na de na, sobre todo a partir de la segunda semana ya que mentalmente estoy preparado para 15 días de guerra sin cuartel, coño, pero a partir del decimosexto día la situación empeoró de tal manera que ya miraba para cualquiera, y fíjate hasta donde llegué que ayer incluso la estanquera.
A mi edad pensé que físicamente aguantaría mejor la sequía, pero no, puesto que también a partir de la segunda semana hubo momentos en los que se me desbocó, pues me puse a pensar y pensar y de tanto pensar se me fue la olla y tras ella lo que rima.
Ya sabes, a veces te pones nostálgico y te cae la lágrima con un recuerdo triste, otras sonríes porque te has acordado de un chiste, pues yo me ponía como me ponía porque cada uno se acuerda de lo suyo.
Y lo mío no era un chiste para reírme, tampoco era tan chungo como para llorar. Era simplemente que se me acordaban las ganas de follar y me ….. –perdone señora, me había olvidado de usted y de que era nueva por aquí, y de verdad que no me gustaría nada quedar como un ordinario a la primera de cambio, de eso no me cabe duda que se dará usted cuenta más adelante-.
Por dónde iba… ah si, decía que pese a la dureza de la batalla, yo comenzaba a tener la sensación de que podía ganarla, pero los 6 meses de guerra de Fermín fueron un disparo directo a mi línea de flotación, y me hundí, me hundí como el Prestis y menos mal que no partí.
Así que di un paso al frente para llegar a una tregua que no el brazo a torcer, eso sí, sin que tampoco se notase nada en absoluto, de hecho aquí estoy ahora pudiendo haber echado ya una firma, pero no debe parecerle que ando tan desenfrenado, sino la próxima me tiene dos meses a palo seco.
Ahora bien, la venganza se sirve en plato frío y mañana pienso poner toda la carne en el asador en el asunto, pero en cuanto acabemos le digo que la perdono.

miércoles, 18 de marzo de 2009

Cosas de perros

Iba para trabajar esta mañana un poco distraido y pensando en mis cosas, cuando al pasar por delante de una preciosidad de mujer la escuché soltar un silbido. Pero yo como si nada, oye, dirigí orgulloso mi vista al frente y seguí mi camino como si la cosa no fuese conmigo.
Al poco rato la escuché silbar de nuevo “fiiiiiiuu”, y hombre, está bien eso de hacerse el duro pero tampoco hay que pasarse. Si una mujer guapa me silba puedo hacerme el sordo a la primera pero no más, porque duro, duro, puedo intentar aparentarlo, pero coño, no tanto como para parecer que soy de piedra.
Así que a la segunda me giro, la miro y… ¡sorpresa!, no me silbaba a mí sino que estaba llamando al perro.
Y el chucho maleducado seguía a lo suyo sin hacer menor caso a la llamada de su dueña, quien ya impaciente por la desobediencia del animal volvió a silbarle y a llamarlo por su nombre: Ton, ven!, ¡Ton, vamos para casa!".
Pero Ton seguía sin hacer caso ante la desesperación de su ama, quien se encaminó hacia él dispuesta a echarle el lazo. Pero el perro en lugar de esperarla o ir hacia ella, dio media vuelta y se alejó un poco más, aproximándose a donde yo estaba, y tras él venía ella.
Cuando lo tuve cerca y en vista de su actitud desobediente hacia la mano que le da de comer, lo amenacé muy seriamente: “me cago en la cona que te parió, si no vas tú voy yo”.
Pese a que el chucho me miró con cara extraña casi me atrevería a jurar que me entendió, así que mirando a la mujer y sin cortarme un pelo me ofrecí yo a cambio de su perro: “chica, yo te llevaría las zapatillas, te las calzaría, podría ir a buscarte el periódico y ladrar cuando te llamasen a la puerta, y lo mejor de todo, no tendrías que sacarme a la calle para hacer mis necesidades”.
Y dicho y hecho, porque fue decirle esto y el perro corrió a su lado y desde allí comenzó a ladrarme como un condenado. Estaba claro que el animal había tomado en serio mis intenciones y que no le gustaba la competencia.
La mujer aprovechó la ocasión, amarró al perro con la correa y los dos se alejaron por dirección contraria en la que yo iba, ella toda estirada y él moviendo la cola con chulería. Antes de perderlos de vista lo intenté por última vez y a grito pelado: “piénsatelo”, respondiéndome el perro con un guau, que por el tono y la forma me pareció que se cachondeaba de mí.
¡Hay que joderse!, hasta un perro se burla de mí. Es bien cierto el refrán que dice que “a perro flaco todo son pulgas”, y en este caso lo digo por mi, porque había que ver lo limpio y bonito que la chica tenía al canelo… en cambio yo estaba sin afeitar.
Y como a mí tampoco me gusta ni la competencia ni la chulería de quien se burla de uno desde la distancia, también a grito pelado respondí al ladrido del chucho con un “vete a tomar por el culo”, lo que la chica debió malinterpretar ya que se volvió y me gritó que a tomar por el culo fuese mi madre.
Camino del trabajo fui reflexionando sobre lo acontecido llegando a la conclusión de que mucho tenemos que aprender los hombres de los perros, porque uno corre presto cuando una mujer lo llama… pues craso error amigos, craso error, el truco para que sean ellas las que nos vayan detrás está en hacer como los perros y cuando te llaman tomar la dirección contraria.
Claro que hay un gran inconveniente, y es este puto rabo nuestro que tiene vida propia y piensa por su cuenta.

PD. Ayer hubo un intento de acercamiento con la churry, eso sí, muy disimuladamente y con el orgullo necesario para no dar la sensación de derrotado.
Me acerqué y ella dejó que lo hiciese, pero me resistí a tocarla. Un hombre tiene que ser un hombre y aunque el miembro haga de él lo contrario, ninguno de los dos pueden ni deben dar imagen de flaqueza, eso sí, tuve que retroceder un paso porque tampoco me pareció apropiado que notase mi dureza.

martes, 17 de marzo de 2009

Cuatro semanas y media...

Martes 17 de marzo, se cumplen cuatro semanas y media sin mojar el churro. La situación es tan dramática que hoy hasta le he guiñado un ojo a la estanquera cuando he ido a comprar tabaco, y juraría que le ha gustado ya que después darme el paquete de Ducados me ha preguntado si también quería fuego.
Y llevo ya demasiado tiempo siendo cliente suyo y sé que ésta no es de las que regala nada, sin embargo hoy a mi sí estaba dispuesta a darme candela.
Se ha puesto nerviosísima cuando le he respondido que el fuego ya lo tenía yo dentro y que lo que precisaba era una bombera que me lo apagase. Me sonrió muy picarona y creo que me la hubiese llevado al huerto de no ser porque en el preciso instante en que le iba a soltar un “te deseo” entró por la puerta su nieto acompañado de su novia.
Bueno sí, me queda un poco mayor pero menos da una piedra, además yo para ciertas cosas y en determinados momentos no soy muy exigente, y como se suele decir, "en tiempos de guerra cualquier coño es trinchera", tanto es así que lo mismo que le guiñé un ojo a la estanquera, también se lo guiñé a la novia de su nieto. Y en ambos casos y para evitar que se celasen entre ellas, a las dos les he guiñado el mismo ojo, el cual viene siendo este que me señalo con el dedo.
Al final salí de allí tan escopetado que olvidé el paquete de tabaco sobre el mostrador, lo que me hace pensar que es cosa del destino que me quiere dar una segunda oportunidad. Pues juro que si cuando vuelva a buscarlo insiste otra vez en darme fuego, arredios que se lo tomo, que un hombre no deja de ser un hombre por cogerle fuego a una mujer aun teniendo un mechero en el bolsillo.
Pero bueno, este periodo de abstinencia por sanción que estoy atravesando no es más que una situación pasajera que algún día acabará, ahora bien, como no sea pronto yo ya no respondo, y menos aun con este tiempo tan primaveral en el que las mujeres salen a la calle luciendo generosos escotes, la falda corta y las piernas al desnudo.
Menos mal que la estanquera vestía muy modosita, de falda larga, camisa y rebeca, muy bien conjuntadas todas las prendas y de riguroso luto, ya que la pobre debió quedar viuda hace por lo menos 20 años que yo recuerde y aún estando de muy buen ver.
Pero claro, yo de aquella estaba recién casado y lo hacía como mínimo una vez al día, ahora que si llego a saber de esto le hubiese ido al entierro de su esposo y le hubiese atacado en el mismo velatorio, y me hubiese importado un pimiento hacerlo estando el difunto de cuerpo presente.
Supongo que en esos momento de dolor la desconsolada mujer no cedería, ahora bien, o mucho me equivoco o ella lo está pasando peor que yo, ya que desde aquel fatídico día en que perdió a su esposo (que en paz descanse), ni se le ha visto ni conocido, novio, amante o amigo, y claro, por no tener quien le hiciera un cariñito está hoy la pobre mujer deseosa de darle fuego a cualquiera, en este caso al menda. Supongo que sería esa la mejor excusa que encontró para que los hombres le enseñasen el pitillo.
En estos momentos son las 22:35 horas, se está acabando el día y todo apunta a que lo acabaré igual que lo empecé, tomando una taza de leche, porque la churry anda dando vueltas por aquí cerca pero tampoco le veo trazas al asunto.
Y cualquiera le entra y le pide guerra, con la mala hostia que tiene es capaz de comerme.
Sí, ya sé lo que estás pensando pero no, cuando me come no lo hace por ahí precisamente...
En fin, así está la cosa, pero juro que de este fin de semana no pasa, y yo mañana mojo aunque… aunque… ¡aunque le tenga que pedir perdón!, mira bien lo que te digo, y eso que de ésta tengo yo razón.

lunes, 16 de marzo de 2009

El día del padre

Lunes otra vez, que pronto llega. Menos mal que esta semana es corta ya que para mi se acaba el miércoles por la festividad de San José, o el “Día del padre”, del que hace muchos siglos ya decían los vikingos: “afortunados sean los hijos de puta porque no tienen que hacer regalo el día del padre, a lo que estos respondían con la de que “más afortunados eran los vikingos ya que sus cuernos eran postizos”.
Resulta paradójico que se aproveche el día de San José para conmemorar la festividad del padre, cuando precisamente la paternidad de este señor ha sido puesta en entredicho por los siglos de los siglos.
Quizá sea esa la causa del porqué la figura del padre es tantas veces cuestionada, porque al bueno de San José que es quien nos representa, le ha tocado hacer de padre sin serlo. Estoy seguro de que en más de una ocasión la Virgen se lo echó en cara en las discusiones que como cualquier otra pareja habrán tenido.
Apuesto los huevos a que más de una vez María le habrá dicho: “Jesusito es mío que para eso lo he parido y para eso me paso todo el día con él mientras tú te dedicas a sacar virutas de las maderas”, y claro, San José plegaría la oreja y cerraría el pico porque efectivamente, ella fue quien lo parió y porque efectivamente sacaba virutas a las maderas.
Y con estos argumentos el pobre hombre habrá perdido la paciencia y la ilusión, motivo por el cual en lugar de enseñarle un oficio y dejarle la carpintería en herencia, permitió que éste anduviese por ahí dándole a la lengua y lo que debió ser peor para él, diciendo que su verdadero padre estaba en el cielo.
¡Ah carallo!, pero estoy seguro que cuando hubo problemas con el chaval, María se los echó encima de las espaldas del supuesto padre que tenía en la tierra. Vamos, que me la estoy imaginando: “Jóse, haz algo que Herodes quiere matar a tu hijo…”.
¡A tu hijo!..., si María, para eso sí, ¿verdad?. Apuesto a que fue así. Soy padre y sé lo que me digo.
La primera vez que la madre de mis hijos se refirió a mí como padre de ellos, fue cuando el niño tenía 6 meses y lo hizo para recriminarme lo que se había gastado en ropa para él. La segunda vez fue para hacerme cuentas de cuanto me había ahorrado en su alimentación gracias a lo que mamó de sus tetas.
Y a mí me tocó hacer de San José, es decir resignarme y callarme, quizá si hubiese tenido un poco más de carácter le hubiese respondido que montase un restaurante con ellas, así me evitaría el tener que pasarme 10 horas al día trabajando para llevar un sueldo a casa y tendría más tiempo para pasar con mis hijos.
Incluso hoy en día me callo cuando el profesor del chaval me llama a mí cuando tiene alguna queja que darme, y yo me limito a decirle que hablaré con él y le pondré las pilas al llegar a casa y me callo, sí, me callo, y no le digo que hable con su madre que para eso tiene dos buenas tetas.
Y es que ser padre es muy difícil, un día tienes que ser duro, al siguiente tener mano izquierda y al otro no tienes ni puta idea. Menos mal que siempre hay alguien para decirte que es lo que haces mal o como tienes que hacer, aunque por lo general estos no suelen tener hijos, ya que de tenerlos se callarían porque sabrían que la cosa no es moco de pavo.
Pero como se ha dicho desde siempre, “Dios le da pan a quien no tiene dientes”, e hijos a quien no sabe criarlos, mientras que a quien si sabe como hacerlo, no le ha dado huevos para tenerlos.
Ahora bien, como padre que soy puedo decir y digo, que si San José hubiese sido más exigente e intransigente con su hijo poniéndolo a currar duramente en la carpintería y no dejarlo que anduviese por ahí de "jipy" a su bola y dándole al pico, podría haber muerto igual en accidente de trabajo al clavarse un clavo y contraer el tétanos, ya que por aquel entonces aún no habían inventado la vacuna, pero al menos no se lo hubiesen matado... y hoy no tendríamos que aguantar a Rouco Varela.
En fin, vaya por adelantado mi felicitación a todos los que se sienten padres sólo ese día y mi solidaridad con quienes como San José, sólo son cuando las madres los dejan. Y sobre todo, un sincero abrazo a todos aquellos padres que no ven a sus hijos por estar separados de su pareja.

jueves, 12 de marzo de 2009

Echando un ojo a esto

Hoy le he estado echando un ojo al blog y me he llevado un susto de carallo hasta que me di cuenta del fallo. No es que haya pasado algo con él, es que sin darme cuenta le eché el ojo por el que veo menos, y claro, yo estaba recién salido de la ducha y con el pelo aun mojado y al leer borroso pensé que la humedad había hecho que se corriese la tinta de las letras.
Una vez recuperado del susto y con las gafas apoyadas en la nariz y bien colgadas de las orejas, lo he vuelto a mirar y sí, estaba todo claro clarito tal como yo lo había escrito, eso sí, lleno de tacos, palabrotas y frases malsonantes, aparte de hablar cada dos por tres de cochinadas y guarradas.
Por lo cual y comparando con lo que hasta ahora he visto por ahí, puedo asegurar que este debe ser el blog más indecente, vulgar y ordinario de toda esta cosa que se llama blogocosa.
¿Bueno y qué?... si en realidad Internet es como la vida misma y un lugar en el que hay de todo, alguien tenía que hacer el papel de grosero, soez y maleducado. (Ya lo sé mamá, tú has hecho lo que has podido).
También me he fijado que estoy a 10 entradas de las 500 en poco más de un año, ¡manda carallo con lo que llevo escrito!. Podría decir así a ojo de buen cubero (claro que usando para ello el ojo bueno), que hay para un libro de por al menos 150 ó 200 páginas, lo cual se dice pronto, pero que me ha llevado más de una año escribirlo.
No sé cuantas páginas tendrá el manuscrito de El Quijote ni cuanto le llevó a Cervantes escribirlo, pero me imagino que a pluma, faltándole un brazo y sin el corrector ortográfico, si es que lo escribió en menos tiempo del que llevo con este blog, yo sería el primero en felicitarlo de no ser porque está muerto y no sé dónde está enterrado.
También hay escritas algunas cosas graciosas, porque malo sería que entre tanta tontería no me saliese un chiste bueno.
Tampoco quiero dármelas ahora de simpático, puede que en un tiempo pasado sí lo fuese, pero hoy en día soy un cascarrabias de cuidado.
Como dice mi esposa, yo la conquisté porque lo gracioso que le caí, lo cual fue una gran decepción para mí ya que yo estaba convencido de que había sido por lo guapo que era.
Y claro, después de haberle echado una ojeada a esto no me ha quedado más remedio que admirarme a mí mismo, no por la calidad de lo que escribo sino por la cantidad de lo que he escrito, porque en realidad soy un hombre de pocas palabras y me asombro de lo charlatán que soy escribiendo.
También y después de este repaso al blog pude extraer una conclusión que sin duda traerá cambios muy importantes en cuanto al modo de escribir en él.
Estos cambios no afectarán para nada al contenido habitual ya que seguiré escribiendo lo que me dé la gana, sea noticia sea guarrada, así como tampoco lo harán al vocabulario fino de cojones que utilizo.
Sólo afectarán al diseño, pero al mío no al del blog, ya que echándole un ojo al mismo me he dado cuenta que empiezo a necesitar las gafas para ver de cerca ¡y para los dos ojos!.

Las calles están ardiendo

Hoy llevo todo el santo día cantando esta canción…

miércoles, 11 de marzo de 2009

Cosas mías

Éramos pocos y parió la abuela, que solía decir la mía y lo cual era cierto ya que ella se pasó una buena parte de su vida pariendo. 10 vástagos trajo al mundo y de los cuales por desgracia sólo vive uno.
Eso sí, aunque solía decir así, a todos los parió siendo madre y a ninguno siendo abuela.
Pero bueno, no es de eso de lo que quiero hablaros, ni de muertos ni de partos, simplemente comencé diciendo que éramos pocos y parió la abuela porque con esta crisis y la que se me viene encima.
En dos meses tengo que juntar 3.000 euros
para pagar unas obras que se van a hacer en el edificio en el que vivo.
¡¡ Tranquilo tío !!, no pares de leer aquí por esto que no tengo pensado pedírtelos a ti prestados. También sé que a ti mis obras y mis cosas te importan un pimiento, pero es que si tengo un blog y no lo escribo aquí, a quién coño se lo cuento…
El caso es que tengo que juntar 3.000 euros en dos meses y no sé si será debido a que llevo tres semanas y media sin chingar, que la única idea que se me ocurre es la de ir a la farmacia y comprar un par de tarros de vaselina y probar a sacar el dinero del culo, pido perdón por la expresión, aunque lo digo de corazón.
Es que con lo que se escucha y lee por ahí del plan en el que están los bancos cuando les vas a pedir dinero, una de dos, o me prostituyo o imito al solitario. Y esto último hasta ni puedo porque el único arma que tengo es un arpón de pesca submarina, y ya me dirás tú a dónde coño voy yo con eso…
Porque para el pulpo, lubinas y rodaballo funciona cojonudamente, ahora no sé yo si me resultará igual de efectivo con el cajero de un banco. Con el automático ya sé que no, pero yo me refería al cajero de la caja.
Además que no me veo yo de atracador de bancos, no sé si tengo madera para eso… Ojito con lo que piensas que de “chapero” tampoco la tengo, pero coño, puestos a elegir no me gustaría tener que hacerle daño a otro por dinero, porque uno es como es y antes de ir por ahí haciendo daño a la gente prefiero poner el trasero.
Yo en estas cosas soy como Bono, que siendo Ministro de Defensa decía que él prefería morir antes que matar. Y yo coincido totalmente con su teoría y si tuviese que verme en la situación extrema de tener que decidir entre ambas cosas, sin lugar a dudas y antes de matar, preferiría que matasen a Bono. Y conste que es un tipo que me cae muy bien, ¡peeero!…
Por eso que antes de atravesar de un arponazo a un cajero por la barriga como si fuese una lubina, prefiero poner el culo en pompa aunque sólo sea para que el del cuarto no tenga goteras.
Además que tan grave, tan grave no sería, a fin de cuentas hay quien disfruta con eso… yo no creo que llegue a tanto, pero en todo caso antes de tener la conciencia jodida prefiero tener jodido el culo, porque mira, el dolor de ano te lo puede sacar una aspirina, pero el dolor de conciencia no se cura tan fácilmente.
Por tener la conciencia mala te puede dar un yuyu como el que le dio a Garzón, que no digo yo que le diese por eso, simplemente he puesto el yuyu como ejemplo.
Ahora bien, en estos momento si a mí también me cayese un sobresueldo del aire y sin tener que disparar a nadie, vaya que si lo cogía, eso sí, lo haría a buena fe para tener la conciencia tranquila, porque parvo no soy, y maricón tampoco.
Os advierto de que no os toméis lo que digo en esta entrada en serio, que ya sabéis que eso de poner el culo para sacar dinero es algo que se suele decir cuando uno tiene un momento de apuro, y que al final no es más que un decir, así que cuidado con los comentarios que os conozco.
Por cierto, ya sé que había dicho que no lo haría, pero… ¿no tendrás mil eurillos por ahí?...

Se busca jaula para una mona

Le dicen Tarzán al volante en youtube, aunque a mí se me parece más a Chita.
Un camionero Belga haciendo la mona al volante...


Ya me dirás sino era para darle dos hostias...

martes, 10 de marzo de 2009

Nota aclaratoria sobre mi cachonda figura.

Distinguidos lectores, queridísimas lectoras, aunque quizás debería deciros otro coso y otra cosa, porque visto lo visto después de mi última entrada y la pasión desatada al contemplar el cuerpazo que se exhibe bajo mi cara dudo ya en como llamaros, porque a alguno ya os vale con ciertos comentarios…
Quiero decir antes de nada, que si un servidor fuese portador de tan monumental figura ya me estaría afeitando la barba, pues no pega ni con cola esa talla de pecho con el blanco de mis pelos, aunque estéticamente el color de estos si vaya a juego con el del tono del corpiño que envuelve semejante cuerpo.
Bueno, no sé si a esa prenda se le llama “corpiño, body o simplemente trapito”, en cualquier caso y se le llame por cualquiera de estos nombres, me veo en la obligación de advertir al personal y para evitar decepciones, que esa ropa a un servidor le quedaría como una patada en los cojones.
Después de la sorpresa que llevé al ver la escultural figura que lucía bajo mi cara, quise averiguar a quien pertenecía la misma, y no era simple curiosidad pues me parecía justo que si yo le pongo mi cara para adornar, ella me prestase su cuerpo aunque sólo fuese por un rato para así quedar en paz.
Pensando que podía tocar la flauta aunque sólo fuese por casualidad, me lavé, me peiné y visité su blog con la peor de mis intenciones, llevándome el verlo una sorpresa de tres pares de cojones.
Pues esa hermosa figura sobre la que me gustaría tener algo más que mi cara, no es de una mujer sino que es el de otro hombre, por eso que lo de posarme sobré él al final se queda en aguas de borraja, y eso que nada más cargar el blog en la pantalla, apareció ante mis ojos una foto que me obligó a poner las gafas.
Así que sintiéndolo mucho por vosotros os pediría por favor que retiraseis los piropos, más que nada para que no os pase lo que a mí y os llevéis una enorme decepción al comprobar como yo he comprobado hoy, que en los tiempos que vivimos uno no sabe con quien está hasta que le mete la mano bajo la falda.
No se piensen mis queridísimas lectoras que esta entrada va dirigida a ellas, cierto es que ese no es mi cuerpo, aunque para lo que podéis quererlo y esto no es más que un supuesto, casi podría asegurar que al mío le sacaríais mucho más provecho.
Así que ahí queda dicho esto, lo cual digo por únicamente por aclarar este pequeño entuerto causado por mi cuerpo, y no por que quiera tiraros los tejos.

domingo, 8 de marzo de 2009

Haz algo Opaito

Opaito por Dios, haz algo por corregir esto en la lista de seguidores de tu blog. Por culpa de esto he recibido ya varias proposiciones desonestas, aparte de que da una imagen equivocada de mí.

Una entrada campestre

Distinguidos lectores, queridísimas lectoras, hoy vuelvo a experimentar con un nuevo sistema de entradas. Si ayer he probado con una entrada en dos tiempos, hoy lo hago con una entrada campestre escrita a orillas del Río Tambre. Ea, como Camilo José Cela, que en paz descanse.
Se trata de una entrada escrita en directo diferido, es decir, la estoy escribiendo en directo a orillas del río con el portátil y la publicaré esta tarde noche desde casa en diferido, ya que aquí la parabólica no me pilla la microonda del wifi.
Se acabó la semana uno del tercer mes, la primera tras las elecciones y la tercera con mi herramienta sexual en el paro. Así que no me preguntes nada sobre la nueva Ley del Aborto recientemente aprobada, que total para lo que follo te voy a responder que me trae sin cuidado. Y si no y aunque sólo sea por joder de alguna manera, lo contrario de lo que digan Zapatero y Bibiana Aido.
Cada uno es como es y yo no voy a ser menos, y no cambiaré de opinión por mucho que esté en el campo, muy bien por cierto, relajado por el “ssssshhhh” del agua del río y el “pío, pío” de los pajaritos. Alejado del inmundo ruido de la aspiradora, de la televisión alta de volumen y los gritos de la niña porque no le salen las cuentas.
Estoy en un lugar que le llaman “O Refuxio”, aquí en Sigüeiro, pueblo que cita Camilo J. Cela en su novela “La cruz de San Andrés”, y en el que a la orilla de este mismo río, y quién sabe si aquí mismo donde yo estoy, el personaje fornicó (hablando fino) con una pueblerina que yo con ser del pueblo sigo sin conocer.
De todos modos miro a mi alrededor y aquí no se ve rastro de fornicada, ni condones, ni sujetadores, ni bragas abandonadas, por aquí de eso no se ve nada de nada.
Sí hay, y unas cuantas además, cagaditas de pajaritos en la mesa sobre la que tengo el portátil, lo que me hace pensar que a pese a ser una mañana soleada no me hubiese sobrado el paraguas, pues como a un pajarito de los que me andan por encima de la cabeza se le dé por cagar en el teclado, a ver quién le devuelve a la niña el portátil con una mierda entre las letras.
Me come, uff, menuda la bronca que me montaría, creo que sería capaz de desheredarme por eso.
Aparte de eso, el sitio es muy tranquilo, de cuando en cuando pasa uno haciendo footing, otro montado a caballo, tres o cuatro en bicicleta y ahora anda por aquí cerca una señora de muy buen ver paseando al perro.
A distancia la veo que me está mirando. No me extraña pues en este sitio tan rústico, romántico y apartado, encontrarse a un tipo escribiendo en un portátil no debe ser muy normal que digamos.
Si yo fuese más joven seguro que pensaría que soy un adicto a los juegos de ordenador, ahora bien, a mi edad y con la perilla blanca, apuesto los huevos a que se cree que soy un intelectual… o que estoy chateando a escondidas de mi señora, vete tú a saber lo que le pasa por la cabeza. Porque me sigue mirando… ahora también me mira el perro… ¿querrá algo de mi?... lo digo por ella, no por el perro.
¡Señora joder!, mire usted para otro lado que me está poniendo nervioso.
Ahora vuelve el del caballo, míralo que chulería todo tieso en su montura, si parece Clint Eastwood en la película El jinete pálido. Aunque bueno, pálido, pálido, lo que se dice pálido, no lo es del todo, porque con ese color de piel yo diría que es gitano.
¡Ostras pedrín!, tengo que ir para casa que casi es la hora de comer.
Finalizo aquí lo que es el directo de la entrada y la que haga o escriba a partir de ahora, ya será en diferido.
.
---------
.
DIFERIDO (escrito desde mi casa, en pijama y zapatillas) :
Aqui os pongo unas fotos sacadas con el portatil, más que nada para que no pongáis en duda que es una entrada campestre escrita en riguroso directo.
El tipo que sale en la foto soy yo, y fijaos bien ahora en la foto de abajo...Como podéis comprobar, es la mismo paisaje que en la de arriba pero sin estar yo en medio.
Yo no me ando con caralladas, si digo que es una entrada campestre, es que es una entrada campestre.

sábado, 7 de marzo de 2009

Mini relato casi erótico

La última en mi casa me dijo la morenaza, nada más llegar me pidió que la esperase un momento y dejándome acomodado en el sofá se metió en una de las habitaciones del apartamento.
Salió al poco tiempo y casi me da un vuelco al ver como vestía. Un camisoncito corto y transparente, el cual transparentaba que por debajo no llevaba nada, ni sujetador ni braga.
Sonriendo pícaramente se acercó a mi hasta que se me plantó enfrente, y aun no repuesto de mi casi vuelco de verla vestida así, casi me da otro al tener su cosa a un palmo de mi nariz.
Despacito y sin dejar de sonreír, apartó la tira del camisón del hombro lo cual juraría que no fue un desliz, dejándolo totalmente desnudo tal como su madre lo trajo al mundo, cierto es que para lo que tapaba bien poco molestaba.
Con una tira por la mitad del brazo colgando y la otra por el hombro sujetando, era reacción esperada que la prenda quedase ligeramente inclinada, quedando la mujer para foto de revista con media teta a la vista.
No vayan a pensar mis queridos lectores que ahí quedó la cosa, pues al instante apartó la otra tira del hombro quedándose ante mi en pelotas.
No es que la otra tira la tapara por completo, pero al apartarla suavemente con el dedo, el camisón se desplomó sin piedad por eso de la gravedad.
La contemplé con la admiración que requería la ocasión, con los ojos como platos, la boca de par en par y frotándome las manos.
Que hermosura de cintura, que piernas tan esbeltas, que redondito el ombligo y menudo par de tetas.
Se inclinó hacia mi, lo que me hizo percibir su perfume por la nariz, y con voz suave pero como si fuese una orden, me pidió que me portase como un hombre.
Si allí se precisaba un hombre yo era el único que había, y captada la indirecta y un acto de gallardía, cubrí sus desnudos hombros poniéndoles encima mi chaqueta, lo que al hacer y fingiendo que era sin querer, aproveché para rozarle una teta.
Más abrigadita la mujer y tras mi acto agradecer, se volvió por donde había venido, volviendo al poco tiempo por donde se había ido, pero esta vez venía vestida y tapada como quien sale de Zara.
Recordó que tenía que salir a comprar por lo que me invitó a marchar.
Maldita sea la hora que le vino a la memoria tal cosa, porque se me estaba poniendo a huevo y de no ser por ese recuerdo repentino, aseguro y sin temor a quedar por fanfarrón, que dos horas más con ella y me la tiro.

Una entrada en dos tiempos, (experimento)

Distinguidos lectores, queridísimas lectoras, esta que estáis leyendo es un experimento que de salirme bien pienso poner en práctica más a menudo y en lo sucesivo. Es algo novedoso en la blogosfera o como coño se llame esto.
Se trata nada más y nada menos que una entrada escrita a dos tiempos. Y ahora te preguntarás qué coño es eso de los dos tiempos.
Pues muy sencillo, se trata de una entrada que he comenzado a escribir y que la interrumpo en este preciso momento en el que me voy a tomar un café para cuando vuelva seguir escribiendo en ella.
(…/…)
Aquí estoy de nuevo. Siento haber tardado un poco de más de lo previsto, lo cual ha sido debido a que en el bar me he encontrado con dos amigos que aún seguían de farra desde ayer a la noche y tenían una buena juerga montada.
Me ha dado pena tomar el café con churros y tener que salir de allí corriendo, dejándolos a ellos con sus cervezas y sus carcajadas. Me hubiese quedado con ellos de muy buena gana, pero debo reconocer que no tengo el cuerpo para meterle así de golpe ocho cubatas y cinco litros de cerveza para ponerme a su altura.
Eso sí, mientras hablábamos he percibido su aliento y he llegado a la conclusión de que los churros con cerveza no son buena mezcla.
Lo que ahora me vendría bien sería tomar otro café para quitarme el olor a alcohol que me ha quedado en la pituitaria.
Supongo que muchos de vosotros ya sabéis lo que es la pituitaria, pero por si alguien no lo sabe le diré así por el aire y sin profundizar mucho en el tema, que es algo que todos tenemos dentro en la nariz.
Supongo que entenderéis también que no de una explicación más exhaustiva y que no profundice más en ella, pero quién coño soy yo para meter mi dedo en una nariz ajena. Aparte de que lo mismo me pongo a explorar tu napia y me pasa como con el famoso "punto G”, que lo busco, lo busco y no lo encuentro.
Eso sí, si he despertado tu curiosidad y por ello se te da por comprobar si lo que digo es cierto, haz caso a lo que te digo y bajo ningún concepto, repito, bajo ningún concepto busques el "punto G” de tu mujer dentro de la nariz.
Ahora bien, si se te da por ello y tu mujer disfruta, pues sigue adelante que en el sexo todo vale, pero no seas bruto y si ves que suelta un ¡ay!, detente al instante porque seguro que lo dirá por que le duele y no por lo que goza.
Podría haberlo dicho así, que me ha quedado el olor a alcohol en la nariz y lo hubieseis entendido todos, pero llamándole pituitaria vengo a decir más o menos lo mismo, con la salvedad que así me las doy de listo.
Decía que me vendría bien otro café para quitarme este olor de encima, pero tengo miedo volver y que aún sigan allí, y conociéndolos como los conozco, sé que no permitirán que me tome un café tras otro.
Aparte de esto, si no vuelvo es también porque estoy experimentando con una entrada en dos tiempos y no creo que sea bueno modificar el experimento al vuelo y sacarme de la manga una entrada en tres tiempos, cuando todavía no sé cómo funcionará haciéndola en dos tiempos.
Ahora vosotros me diréis que tal funciona el experimento.

viernes, 6 de marzo de 2009

Liado en la rotonda

Este mediodía y en un acto casi desesperado, se me ha dado por mirar bajo el colchón por si fuese el caso de que la parienta hubiese hecho como el otro y fuese ahorrando algo a lo largo de estos casi veinte años de matrimonio.
Y cuál ha sido mi sorpresa que aparte de un poco de polvo he encontrado una zapatilla, y yo que tengo dos pies me pregunto dos preguntas ¿qué hacía esa zapatilla ahí y dónde coño está la otra?.
Pero lo que más me ha dolido es que también he encontrado una moneda de dos céntimos. ¡Coño! ¿y cómo es posible no me haya dado cuenta de esta falta?. Pues vaya una mierda de contable que estoy hecho.
Si al final va a tener razón mi jefe quien después de 35 años en la empresa, se ha dado cuenta la semana pasada que no sé hacer mi trabajo. Y la verdad es que razón no le falta, ya que después de tanto tiempo ni siquiera he aprendido a restar.
Claro que todo hay que decirlo y así que cada palo aguante su vela, yo por no saber cómo se resta y la calculadora por dar el resultado exacto.
Porque yo estoy seguro de haber tecleado los números correctos, además que he corregido la operación medio ciento de veces, incluso ahora si hago la prueba me vuelve a dar el mismo resultado. Y si alguien de los que me lee tiene una calculadora a mano, le pido por favor que compruebe la operación conmigo por si acaso la mía esté afectada por mi incompetencia.
Si la tienes cerca teclea lo que te digo:
Si un trabajador tiene derecho a 30 días de vacaciones al año y disfruta 15, ¿cuántos le quedarían pendientes para disfrutar?.
Según mi calculadora le restarían otros 15, si lo hago en una hoja de cálculo también me dan 15, y mira si estoy en tan mala racha que lo quise hacer a mano y se le rompió la punta al lápiz.
Pero me cago en todo lo que se menea, algo debe estar mal porque mi jefe hace la resta y le da como resultado 0, la haga a mano o con calculadora.
¿Y a ti qué te da de resultado la tuya?...
Por favor te lo pido, aunque no te de ese resultado miénteme y dime que te da 15, porque si a ti también te da 0 entonces me pego un tiro por incompetente. Bueno, un tiro no porque no tengo pistola y las venas no me las corto porque ver sangre me marea, pero juro por Dios que mañana voy al barbero y me corto el pelo.
Y puedo asegurar y también jurar por lo que más quiero, que yo fui a la escuela el día que enseñaron la resta.
Y como estas cosas nunca vienen solas, ya lo dice el actor norteamericano Eddy Murphy y esa famosa ley suya que pronostica que cuando algo tiende a ir mal, va mal, en casa me sucede algo más o menos parecido. No hace falta que cojas la calculadora porque esto no es un problema aritmético.
Pero a mi mujer le ha pasado como a mi jefe, que después de casi 20 años de matrimonio se ha dado cuenta también ahora que entre nosotros no tenemos nada en común, ni gustos, ni aficiones, ni coincidimos en nada por el estilo.
¡Coño de Dios!, yo pensando que era amor y resulta que era la hipoteca.
Bueno, la verdad es que no es la primera vez que me dice esto, lo que pasa es que de esta vez y como dice el cuento de la lechera y el cántaro, tanto va a la fuente que al final ésta se agota y no echa ni gota… bueno, en este momento no sé si es la fuente la que se agota o es la lechera quien se cansa de tanto ir y venir con el cántaro a cuestas.
Y ahora me encuentro que no sé si estoy como la fuente, como el cántaro, o como la lechera, pero para que me entendáis mejor, estoy hasta los huevos de oír siempre la misma cantinela.
Y yo me conozco bien, vaya que si me conozco… un día de estos cojo la rotonda y… y… a saber por donde carallo salgo, y cuidado que estoy preparado... tengo el depósito de gasolina lleno.

Malos tiempos

Ayer me ha pasado como a Sabina, que estaba escribiendo una entrada alegre y divertida, la cual en un momento de la misma cambio radicalmente, haciéndose tan triste que me ha sido imposible acabarla.
Emocionalmente no estoy atravesando un buen momento, tanto es así que he tenido que recurrir de nuevo a los tranquilizantes para sosegarme un poco, ya que tengo mi cabeciña como olla a presión.
Debo aclarara por si alguien no lo ha entendido, que la cabeciña es lo que tenemos los gallegos donde los demás tienen la cabeza.
Y es que días atrás se me ha dado por hacer balance de mi vida y el resultado no me ha dejado muy satisfecho, y tras el cual he tenido la tentación de llenar el depósito del coche de gasolina, pasar de todo, coger carretera y tirar y tirar y no parar hasta donde me llegase, salvo para hacer de cuando en cuando un pis, claro... claro u oscuro, que esto ya se sabe que a veces sale de un color y otras de otro.
Menos mal que he tenido un instante de lucidez y al llegar a la rotonda del pueblo donde indica la salida para Oviedo, he pensado en que si me gasto toda la gasolina en ir, ¿después cómo coño vuelvo?.
Claro que a un tipo tan previsor como yo no se le escapa una, así que di la vuelta completa en la rotonda abandonando la misma justo por donde había entrado, dirigiéndome directamente hasta el cajero del banco para sacar algo de dinero para no irme así, en pelotas como quien dice, pero… me cago en los bancos, los banqueros y en los cajeros, ¿por qué cojones no me dan la calderilla si es mía?.
¿Qué coño pasa con mis 2,54 euros que tengo en la libreta de ahorros?, ¿es que se me quieren quedar con ellos?... ¿Pero qué coño han hecho con tantos y tantos millones que les ha dado el gobierno?.
Mejor será que deje aquí este tema y no arme una guerra por 2,54 euros de mierda, pero no es así carallo, no es así. Porque aunque para ellos eso sea muy poco, a mi me hubiese bastado para comenzar una nueva vida, al menos me hubiese dado para comer un bocadillo el primer día.
Además ese dinero me hubiese llegado para coger uno de esos vuelos baratos, el primero que encontrase. Tanto me hubiese dado que fuese a Berlín como a Tenerife. Bueno, igual igual no me hubiese dado, puestos a elegir preferiría irme a las islas afortunadas, aunque eso ya me hubiese obligado a llevar una maleta.
Porque si bien al principio tenía pensado partir nada más que con un par de mudas y el cepillo de dientes, pero en el caso de irme para Tenerife tendría que llevar bañador, toalla y chanclas, aparte de una camiseta ya que ese día tenía un jersey de lana gordo con el que hubiese dado la nota en la playa. Y esas ya son demasiadas cosas para meter en un pequeño neceser.
Podría habérselo dicho a la parienta, a quien seguro que si le digo que me voy de casa me prepara ella misma la maleta, pero tendría que decirle que me ira como mínimo a Toronto, porque si le digo que me voy para Tenerife se me mete en la maleta y menuda sorpresa la mía cuando al abrirla para coger el bañador y la toalla, me saliesen de dentro ella, su hermano, su madre, su tía, su primo, la novia, cuatro o cinco vecinas y un par de amigas a las que con sólo ver delante ya me pongo enfermo.
Así que mis intentos de comenzar una nueva vida se han quedado en la rotonda. Y pensándolo bien puede que todo haya sido un buen presagio, o puede que malo, ya que después de haberlo meditado bien, me he dado cuenta que al abandonar esa rotonda por el mismo sitio por el cual había entrado, lo he hecho saltándome una señal de dirección prohibida.
Pero por favor, que nadie me tome por imprudente que si me he salido así no ha sido intencionadamente, sino que como he dicho ya mi cabeciña estos días está para el arrastre y no hay por donde cogerla, motivo por el cual esta equivocación.
Lo que más me jode es que no ha sido ésta ni la única ni la mayor equivocación de mi vida, y que aunque quisiera rectificar algunas, ahora me he quedado acojonado por no saber muy bien como manejarme en las rotondas.

jueves, 5 de marzo de 2009

¡Quiero a mi rusa ya!...

Bueno, hoy leo que una cantidad importante de blogs se han hecho eco del polvo que Zapatero quiere echar en Rusia, y claro, si la cosa va de folleteo y por el medio anda Zapatero, pues me fastidia un poquito quedarme al margen del tema, porque a mi me gusta follar y en la medida que puedo, también joder a Zapatero. Pero en el buen sentido de la palabra por supuesto, porque ambos estamos casados y al menos yo soy un caballero.
Ahora bien, si por contribuir al desarrollo de la nación se hay que tirar una rusa, que me perdone mi esposa pero el País es lo primero, así que desabrocho tres botones de la camisa para dejar que me salgan tres pelos del pecho, desenfundo el condón , le echo un Viva España y que pase la primera. ¡Ojo!, pero que esté buena.
Sí, ya sé que soy un poco facha, pero qué pasa… la culpa es de la parienta que está de morros y me tiene 15 días a palo seco.
Y claro, uno está como está y sale el presidente diciendo que nos tenemos que follar rusas. Que sí, que sí… que yo lo he visto en vídeos por ahí que no pongo aquí para no ser repetitivo.
Él ha dicho de ir a follar a Rusia alto, claro y en perfecto castellano, y además sin faltas de ortografía, ya que ha dicho “follar” y no “follaz”.
Ahora bien, a mí con todo esto me surge una duda, o un par de ellas mejor dicho, y quien dice un par dice tres, y es que dado a la simpatía que profesan por cierto dirigente ¿cómo no nos recomienda ir a Cuba?, ¿tendrá esto algo que ver con la visita de Maleni a Siberia?, y si es a ella a la que se hay que cepillar ¿por qué no esperar a que vuelva?.
Yo tengo la inmensa suerte de que mi mujer no me lee este blog, por eso voy a tener la valentía de decir que en estos momentos de asfixia, hasta Maleni me servía.
Eso sí, por ella no voy a Rusia y si tuviese que ser aquí, el hotel que lo pague la Ministra, me da igual que de lo suyo o de los fondos reservados que no hay que justificarlos.
Y si mi churry se enterase, pues mira, le diría que le está bien por haber votado a Zapatero, a quien de paso le diría que publicase este decreto en el B.O.E., por si tuviese que alegarlo en mi defensa.
No sé como reaccionaría mi mujer si me pillase en cama con una rusa, francamente creo que no le importaría mucho que por colcha utilizase una bandera española y le cabecera de la cama pusiese un cartelito con el lema “Todo por la Patria”.
Pero quién me diría que mi sexo acabaría estándole tan agradecido al PSOE, no obstante con Felipe me operé de fimosis y con Zapatero me voy a follar una rusa.
En fin, que una vez más tengo que pedir perdón por mi vocabulario tan obsceno, pero como comprenderéis 15 días a palo seco son muchos días, dos más y corro a buscar a Maleni a Siberia… o le pido perdón a la parienta aunque me joda, porque esta vez no ha sido culpa mía, porque cuando es así el mosqueo le dura dos días.

miércoles, 4 de marzo de 2009

¡Ole sus huevos!

Pues no señor, ni muertos, ni de parranda, ni tampoco de vacaciones como yo había insinuado en una anterior entrada. Estaban esperando a obedecer la voz de su amo y este les ha dicho: la culpa de la crisis es toda de Esperanza Aguirre, y ni cortos ni perezosos se han puesto a trabajar (es un decir) y comienzan ya a movilizarse... contra Esperanza Aguirre.
Discúlpenme señores sindicalistas si en alguna ocasión puse en tela de juicio su valía, estaba equivocado y a través de ésta pido disculpas por haberlos puesto en duda.
Así que al César lo que es del César, para mí una reprimenda por mal pensado y desconfiado, y a los sindicatos todos mis elogios, por lo que no me queda más que decir: ¡OLE POR VUESTROS HUEVOS!.

Ilustrísimo bostezo

4 de marzo de 2.009, día 3 tras el gran batacazo.
La derrota electoral sufrida por el gobierno bicéfalo en esta mi amada tierra, ha traído ya las primeras consecuencias, siendo la más destacada de todas la dimisión de Emilio Pérez Touriño, al frente de la ejecutiva del partido en Galicia.
Y no sólo ha sido esta la única consecuencia, sino que tras la suya, vino la espantada de aquí de José Blanco, Joseph White para su nuevo amigo Obama, o Pepiño en su casa y para sus amigos, quien ha desmontado el telderete que tenía instalado en un hotel compostelano y se ha ido de aquí como alma que se lleva el diablo y el rabo entre las piernas, delegando en su compañera de partido Leire Pajín la sucesión del dimitio ex presidente Touriño.
Esto era de esperar conociendo un poco como se manejan ciertos temas en este partido. Si votar a Touriño era como votar a Zapatero, no votarlo sin embargo era no votar a Touriño a secas. Ea, y quien diga lo contrario, miente o está mal informado, manipulado. O qué coño, es un facha y punto.
Eso sí, Leire Pajín acusó directamente al número dos del partido, llámele usted Sr. Blanco, White o Pepiño a secas, según la relación que tenga con el sujeto en cuestión, de la derrota electoral por haber centrado la campaña únicamente en que viene la derecha.
Sea lo que sea y para tranquilidad de los socialistas de esta tierra, hay que decir que Leire Pajín se ha puesto manos a la obra y está ya trabajando en ello.
Pero no tengan prisa señores, que la socialista se ha tomado un merecido descanso y recogerá el testigo que le cede su colega con la calma necesaria para hacer las cosas como se tienen que hacer para que salgan bien.
Ahora bien, si ven que tarda, DESPIERTENLA.

Y no me vengan con jodiendas, que la foto está tomada en lugar y horario de trabajo.

martes, 3 de marzo de 2009

¡VIVEN!

Estamos en los tres millones y medio de parados y la sangría aumenta la friolera de seis mil y pico al día. Pero claro, como la culpa es de Bush y de Aznar, la cosa duele menos.
Y si a esto añadimos que según los entendidos la crisis no remitirá hasta el próximo año, todavía estamos a tiempo de salir del atolladero, puede que airosos puede que no, pero en todo caso se prevé que la situación mejore antes de las próximas elecciones, por lo que si la culpa del berenjenal en el que nos encontramos es de los antiguos inquilinos de la Casa Blanca y La Moncloa, quien de aquí a allá nos salve de la ruina, apuesto un huevo que no será otro más que Zapatero.
Ayer he escuchado a un miembro del gobierno decir la que desde mi opinión ha sido la única idea con cierto sentido para hacer frente a lo que está ocurriendo en el aspecto económico: congelar el sueldo de los funcionarios.
Pero tranquilo, si eres funcionario pero no eres más que un simple policía, guardia civil, bedel o administrativo de poca monta, tú salario no se verá afectado porque la medida va dirigida únicamente a nóminas que alcanzan los 30.000 euros.
Es decir, si al mes no ganas más de 415.000 de las antiguas pesetas, la congelación no te afectará. Y ese es un sueldo que no gana cualquiera. Yo sí porque tengo un buen chollo, 35 años de antigüedad y estoy muy bien pagado. Lo bueno que tengo es que al no ser funcionario me río de la medida, jajaja., lo malo es que a ese sueldo llego, pero en dos meses de trabajo.
También escuchaba hablar de la noticia a un representante de los funcionarios quien aceptaba la congelación y además daba la medida por buena, argumentando que los funcionarios tienen el activo de tener el empleo asegurado para toda la vida y eso hay que valorarlo con la importancia que requiere en estos momentos tan difíciles y en los que tanta gente está perdiendo el trabajo.
Claro que sí, yo aplaudo esta medida pero muy poco, más la aplaudiría si en lugar de poner el tope en 30.000, lo pusieran en 20.000, a fin de cuentas sólo son dos años sin suba, y el paro son 18 meses.
No tengo ni la menor idea de a cuantos funcionarios afectará esta medida ni de cuanto supondrá de ahorro a las arcas del Estado, pero un poquito de aquí y otro poquito de allí, se puede ir haciendo algo. Lo importante es parar esto antes de que nos coma a todos.
Me alegré al escuchar esto en la radio, algo es algo y a ver si estos discurren algo que de verdad sirva, pensé. Pero cuando escuché la siguiente intervención, me hirvió la sangre y creo que hubiese perdido el control de tener a esa persona delante en el momento en que lo dijo.
No recuerdo que dirigente sindical fue, pero se protestó y se quejó por esta medida, lo cual me hace pensar que su salario supera los 30.000 euros y que el tipo aun sin ser funcionario se puso nervioso.
Ahí los están por si alguien lo dudaba, ni estaban muertos ni andaban de parranda, estaban de vacaciones…

Dia dos, después del batacazo.

Martes día 3 de marzo de 2.009, día dos tras el gran batacazo encarnado.
Comenzaré esta entrada enviándole un recadito a mi ex colega Jacinto, el que reparte prensa con la furgoneta, quien me había filtrado las declaraciones de los políticos tras el escrutinio de las elecciones, metiéndomela doblada el cabronazo, pues de las tres que me ha filtrado sólo en una dio en el clavo.
Yo presumiendo y adelantando una gran exclusiva, y por primera vez en unas elecciones alquien se declara derrotado tras hacer balance de los resultados. De todos modos y aparte de engañado, yo he sido el único culpable pues tratando de política y políticos, no he contado con la típica puñalada trapera. Como diría otro célebre Manolo, “craso error por mi parte”.
Acto seguido haré un balance muy particular del resultado de las elecciones, será un balance breve, muy breve, más que un balance haré un balancín y sólo para decir que me alegro más por los que se van, que por los que vuelven.
Me alegro enormemente también si este varapalo sirve para que Zapatero le vea las orejas al lobo, y ya puestos a manifestar mis alegrías, también lo estoy y mucho por los cuatro goles como cuatro soles que le ha clavado el Atlético de Madrid al Barcelona.
Por otra parte me estoy planteando el presentar una demanda a la junta electoral, pues o bien yo no he prestado la suficiente atención, o no se ha contabilizado mi voto a Shin Chan, aunque de todos modos y dado el resultado de las elecciones, no se hace necesaria su participación para formar un gobierno de coalición, y eso que me hubiese hecho ilusión dar pie para formar un tripartito, con las cabezas de Quintana y Touriño, más mi electo Sin Chan mostrando el cuiño.
Quiero decir antes de acabar y sobre el discutido precio de las famosas sillas, que yo desconozco el valor de las mismas, no sé si son de 2.500 euros la pieza o de 25 céntimos, pero la empresa en la que yo trabajo ha realizado parte de la decoración de esos despachos, y de otras cosas sí podría decir hasta el último céntimo, y es para subirse por las paredes.
En cuento al tema de la difamación que algunos dicen que predominó en esta campaña electoral, también estoy en desacuerdo.
La difamación, la calumnia y la mentira, constituyen desde hace ya un tiempo la política nuestra de cada día, y no iba a ser menos en estos días.
En cuanto a la campaña, decir que por lo que a mi respecta me ha parecido ejemplar, sin mochilas, sin tiros en la nuca y los sin muertos que en las últimas campañas han perturbado el transcurso de las mismas. ¿Os parece poco?.