domingo, 15 de diciembre de 2013

EL RETONNO...

Distinguidos lectores, queridísimas lectoras (si es que aún queda alguien por ahí), después de año y pico, el año entero aunque el pico fue corto, retorno a esto de la blogocosa ahora que ya aburrí en las redes sociales y en la cafetería han dejado de fiarme.
De momento y para estar más confortable he llevado a cabo reformas en mi despacho. Un asiento ergonómico que me salió muy económico ya que viene incluido en el alquiler del piso, bidé a medio paso por si en algún momento algo me la hace sudar y cisterna con botón de pulsar y no de las que hay que tirar de la cadena.
Por otra parte y para no cambiar de estilo, por muy de diseño que se vea mi despacho, el uniforme de trabajo seguirá siendo el mismo, aunque la goma de la cintura ya no apriete lo mismo y muchas veces al andar acabe con ellos en los tobillos. Para mi suerte vivo solo y no me importa que por casa se me bajen los pantalones y para desgracia de la vecina de enfrente por debajo de ellos llevo los calzoncillos.
Mola ehhhhh ¡¡¡¡.... pues lo mejor es que está adaptado para hacer dos cosas a la vez.

(P.D. Eso sí, tengo que volver a cogerle el tranganillo a la nueva pantalla de blogger, porque desde que me fui yo, esto está hecho un cristo).

3 han comentado:

Dina dijo...

Deja de quejarte tanto... así la próxima vez no te ausentarás tanto tiempo... ¡¡Bienvenido!! :)

Mauro Navarro Ginés dijo...

Hombre Don Manuel, un gusto volver a sentirle por estos lugares aunque no me gustaría oler los elixires que emanen de su despacho. A ver si ahora no te vas otra vez de este rincón. Un saludo ...

Adra Sólo dijo...

:D :D :D


Pelín minimalista el despacho, ponle unas cortinas de cretona :P

Un abrazo