viernes, 15 de mayo de 2009

Sexo y fútbol (♦♦)

Hay dos cosas capaces de lograr que la gente de este país llamado aquí se movilice y salga a la calle, una es el fútbol y la otra una fiesta.
Algunos afortunados dicen que el fútbol es una fiesta, aunque yo, siendo forofo incondicional del Compostela, simpatizante del Celta y del Atl. de Madrid, me pregunto dónde coño está la fiesta porque creo que me la estoy perdiendo.
Y es que de un tiempo a esta parte el fútbol no me da más que disgustos, salvo por supuesto la inmensa alegría que llevé con la consecución de la Eurocopa ganada por la selección española (con perdón).
Aunque bueno, este año mi Compos se proclamó campeón de tercera división y también me llevé una gran alegría, pero fue una alegría de tercera, no te vayas a pensar que hice fiesta por ello. Unas cervezas en la cantina del estadio para celebrarlo y un polvito en casa para festejarlo.
Porque el fútbol tiene un qué sé yo capaz de despertar la libido en los hombres. Y no te rías porque es cierto.
Esta relación entre el sexo y el fútbol me ha llevado a que en cierta ocasión regalase a una antigua novia que tuve la camiseta del Deportivo de La Coruña, y no lo hice porque la chica fuese hincha deportivista, y tampoco por la simpatía que tenga yo por ese equipillo porque no le tengo ninguna, más bien todo lo contrario. Pero no te puedes imaginar el inmenso placer que me daba el follarla a cuatro patas teniendo ella esta camiseta puesta, y soltarle después de alcanzar el orgasmo un ¡HALA CELTA!... Aquello sí era quedar como Dios.
Aparte de esto que me sucedía a mí, puedo decir porque he vivido muy cerca del “barrio chino” de Santiago, donde he podido comprobar con mis propios ojos como los burdeles se abarrotaban de gente cada vez que el Compos jugaba en casa y ganaba.
La afluencia de clientes a los bares de alterne los domingos después del partido sólo era comparable con la que se daba los días en que los ganaderos venían a Santiago de protesta y organizaban aquellas polémicas tractoradas, en las que los que estaban cerca de la zona dejaban el tractor aparcados en medio de la calle para cortar el tráfico y mientras tanto todos a las putas.
¡Esa si era forma de protestar y no silbarle al himno de aquí o al Rey!.
Desconozco si hay hecho algún estudio científico que demuestre la veracidad de esto que digo, pero sí sé con certeza que una victoria de mi equipo puede aumentar mi deseo sexual. Afortunadamente hay otras cosas que la aumentan, porque de lo contrario y siendo yo de estos tres equipos no echaría más de media docena de polvos por temporada, amistosos incluidos.
Ya sé lo que estaréis pensando chicas, pero los futboleros somos así, el sexo es como es y a vosotras lo que os predispone es ir de invitadas a una boda.
De todos modos cada día sois más las mujeres que os gusta y vais al fútbol, algo que he certificado con mis propias narices en el Fondo Sur del Estadio de San Lázaro, cuando el olor a faria y porro han sido desplazados sin contemplaciones por el aroma de perfume, lo cual sería de agradecer por partida doble si con simplemente olerlo ya pillases el punto.
Si a vosotras también os pone que vuestro equipo gane es algo que no sé, lo que sí puedo decir es que mi churry es del Real Madrid y el día del 2-6 lo hicimos con toda normalidad.
De lo que no tengo duda es que a la chica del vídeo sí la pone, en cambio el tipo que la acompaña no parece muy futbolero, pues si te fijas bien en él verás como en ningún momento presta atención al partido.

Mira el manta este que ni a puerta vacia la mete.

2 han comentado:

senovilla dijo...

No sé Manolo, pero seguro que Guille está triunfando con sus ligues y tú lo que estás es un pelín envidioso,ja,ja,ja.

Saludos Cordiales.

Antonio E. Zafra dijo...

Manolo esta entrada necesita algo más que dos rombos, necesita lo menos seis o siete jajajajaja