miércoles, 4 de enero de 2012

¡¡¡ ESPAÑA !!!, dimito como español y te declaro la guerra


¡ ESPAÑOLES !, ¡ESPAÑOLAS!, ¡ EX-COMPATRIOTOS !, EX-COMPATRIOTAS...
En Santiago de Compostela, a 4 de diciembre de 2.012 y a la hora en que en mi casa huele a merluza a la cazuela, YO, Manuel "X", de los "X" de toda la vida, en pleno uso de mis deterioradas facultades mentales DECLARO LA GUERRA A ESPAÑA por tener suficientes razones como para decir que ME HABÉIS HINCHADO LOS COJONES.
Es por ello que a través de este MANIFIESTO-DECLARACION DE GUERRA, que por no contar con más ejército que mis dos preciados huevos, hago un llamamiento para quien se quiera alistar en mi cruzada contra esta conspiración "judeo-masónica" que atenta, degrada y rebaja hasta lo más insospechado a sus sufridos ciudadanos, lacayos y contribuyentes que con nuestro sudor y esfuerzo logramos que Aquí hubiese tiempos de bonanza que unos cuantos misarables dilapidaron pasando del "café para todos", al "no hay café p'a ni Cristo", aunque te lo hayas ganado, aunque te le merezcas y aunque la Ley te lo reconozca.
Lo que quiero que sepáis queridos ex-compatriotas, que no os declaro la guerra a vosotros y a vosotras, sino que mi guerra será contra las sagradas, no sagradas y corruptas administracciones de ese vuestro país: ESPAÑA. Por lo tanto y para vuestra tranquilidad, juro solemnemente que no voy a liarme a hostias con todo aquel español que me cruce, porque puede que ser que mi azotea tenga alguna que otra gotera pero no soy tan tonto como para emprenderla con cualquiera, pues soy sabedor que de recurrir a esta estrategia, mi vecino de enfrente que me dobla en cuerpo y fuerza, me mete una hostia y con ello pone fin a la guerra.
Sé que cuento con un puñado de aliados, pues estos días y mientras el Presidente del Gobierno mantenía contactos con distintos líderes europeos, al mismo tiempo yo he mantenido una serie de contactos con media docena de indignados como yo, que están dispuestos a enrolarse en mi ejército y darle caña a España.
Ahora te preguntarás el por qué escojo hoy precisamente para declarar la guerra, pues bien, escojo el día de hoy porque como la misma palabra indica "escojo" y yo soy cojo y esa es la única prebenda que la vida nos dío a los que como yo andamos mal y arrastro, la libertad de tener un amplio escaparate en el que escojer lo que nos puede doler.
Como he dicho en mi penúltima entrada, el pasado viernes fui "violado" al ser enculado en las dependencias del Hospital Clínico (o cínico) de Santiago, recibiendo el alta de una enfermedad de la que no estoy curado, sin previo aviso y sin el informe correspondiente.
Pues bien, hoy me he encontrdo con una vecina que padece una "enfermedad rara" diagnosticada como fibromialgia. Tras una conversación con ella en la que me relató sus dolencias, éstas se me hicieron familiares pues alguna de ellas como el pronóstico que el neurólogo le hizo de un envejecimiento prematuro. (Seguro que mi amigo Fermín sabe por donde van los tiros).
Pero no ha sido el hecho de que mi vecina esté enferma lo que me ha hecho declarar la guerra a España, sino que ella al igual que yo, RECIBIÓ EL ALTA, sin previo aviso, sin estar curada y sin recibir el correspondiente informe.
A medida que ella entre llantos me contaba su problema y su sentimiento de impotencia ante la putada que le habían hecho, mi indignación iba en aumento y cuando la dejé llorando en el parque me vine para casa corriendo y me puse a escribir esta DECLARACIÓN DE GUERRA.
Españoles, españolas y españolitos, que la situación económica del país está como está es del conocimiento de todos, pero miren, este lunes y como he relatado en mi penúltima entrada, he acudido al Hospital. Reconozco que lo hice sin consultar el calendario y confiado en que siendo un día laboral me encontraría con que en él se llevase a cabo la actividad normal. Pero no, me equivoqué. El hospital estaba más desierto que el Titanic 5 segundos antes de ser engullido por las heladas aguas del Atlántico.
Me paseé a mis anchas por los pasillos, las consultas y toda cuanta sala había tras una puerta. Me entraron ganas de curiosear en los cajones de los doctores y también tuve una repentina tentación de llevarme 4 ó 5 ordenadores, cosa que pude haber hecho con la más absoluta tranquilidad y sin que nadie se diese cuenta seguro que hasta pasado el día de Reyes y se reincorporasen a sus trabajos.
Pero no me los llevé porque soy honrado, eso sí, la honradez no quita la indignación y la mía fue mayúscula al ver, no sólo como me habían dado el alta, sino que en un día laboral y en un complejo en el que trabajan creo que más de 1.500 personas, después de una hora paseando a mis anchas por sus vacios y bien iluminados pasillos y despachos, calculé a ojo de buen cubero que con lo que se gastaba de luz en aquel desértico y larguísimo pasillo y sus varias decenas de despachos vacios e iluminados, se podría proveer al hospital de un nuevo aparato para hacer las resonancias magnéticas y así de paso ahorrar a los enfermos un año de espera para realizar dicha prueba.
Y esto sólo es un ejemplo, porque eso fue lunes 2 de enero, pero las navidades empezaron una semana antes y aún les queda otra por delante, en la que aparte de no dar citas y no trabajar, el simple despilfarro en energía me imagino que debe costar mucho más que un riñón, y tú, que pagarás religiosamente el recibo de luz correspondiente te podrás hacer una idea de lo que puede costar tener medio hospital como el de Santiago más iluminado que Las Vegas. ¡Joder!, si estamos en crisis y si no se trabaja, que al menos apaguen las luces y ahorramos una poca pasta.
Ahora ya me da igual, ESPAÑA es mi enemiga y por mi la pueden zurcir, y se zurcirá, vaya que sí, pagando salarios a doctores que no trabajan, despilfarrando en gastos como el de la corriente, no atendiendo a los enfermos como se merecen, tirando a los enfermos crónicos, etc. etc. y etc.

Algún día los cojones de millones de españoles de hincharan y reventarán... pero no contéis conmigo porque yo lo tengo decidido tras una noticia que escuché en el telediario en el que decían que de todos los países del mundo es NIGERIA el que cuenta con la población más feliz.

Y no es que lo diga yo, es que lo dijo Matías Prats.


NIGERIA: En cuanto acabe con Aquí, me voy para ahí.


-------------
P.D.
Busco moro, islamista y radical que me proporcione un cinturón de explosivos para inmolarme en el Congreso de los Diputados o en su defecto moro dispuesto a inmolarse por mí. Alá recompensa con 49 vírgenes por cabeza, a las que yo puedo añadir mi señora a quien en mi lugar se haga volar por los aires.
(De no haber suicida dispuesto y si por el contrario alguno me puede proporcionar un cinturón de explosivos, ruego que la evilla del mismo tenga la forma de una cabeza de león... siempre me hizo ilusión tener uno de esos pero jamás me atreví a comprarlo atendiendo los consejos de quien me decía que eran de lo más hortera que había).

5 han comentado:

Dina dijo...

Eeeeeeeeeeeeeeeeto, quizás es que estoy un poco espesita peeeeeeeeeeeeeeeeero... ¿que te han dado el alta?... ¿pues tu no estabas currando?...¿como es que te han dado el alta?... Si, vale, me he quedado con un detalle que (posiblemente) no tenga tanto peso como el resto pero...¡¿¡¿¡¿que te han dado el alta?!?!?!... m'esexplique

m4n010 dijo...

Te lo explico cariño, te lo explico.

Yo padezco desde hace casi 30 años una Hepatitis C, que es una enfermedad que los médicos llaman: "silente y asintomáica". Es decir que no presenta síntomas y la mayoría de la gente que la padecemos nos la diagnosticaron en análisis rutinarios, al menos todos los casos que yo conozco.
De hecho dicen que en España hay 600.000 afectados reconocidos y otros tantos o más que la tienen y no lo saben.
Es una enfermedad que quienes la padecemos lo hacemos con "vergüenza" ya que está relacionada con el consumo de drogas puesto que sólo se trasmite a través de la sangre, y ya sabes que los drogatas eran muy dados a compartir geringuillas...
De todos modos hay muchísimos casos en la que los enfermos no saben como la contrageron o la pillaron en clínicas médicas, siendo los dentistas de los mayores propagadores del virus. Al menos eso antes, porque con esto del VIH las medidas de esterilización del istrumental médico no es que hayan cambiado, sino que ya son de usar y tirar.

Bien, pues yo a pesar de tener esta enfermedad trabajaba igual porque como dije, ni tenía síntomas, ni me encontraba mal, ni me creía que yo tuviese eso dentro.
Cada dos años acudía a revisiones médicas, pues aunque la enfermedad ni duele, ni molesta, ni te impide llevar una vida normal con la excepción de que no puedes tomar alcohol.

Cada año acudía una o dos veces a revisión médica a un especialista en digestivo, me hacía una analitica y una eco y según me viese me mandaba volver en seis meses o en un año.
La última vez que fui y como estoy tomando antidepresivos que son "veneno" para el hígado y que de hecho en la analitica ya subieron bastante las transaminasas me mandó volver a revisión cada 3 meses y cuando voy a pedir cita.... ¡sorpresa! ME HA DADO EL ALTA, lo que quiere decir que no me volverá a mirar más y que me pueden dar por culo a mí y a mi hígado precisamente en el momento en que peor lo tengo y que además al llevar más de 20 años con el bicho dentro, las posibilidades de que este acabe en cirrosis o cáncer aumentan.

Usease... que estoy viendo como poco a poco nos están echando de las consultas y abandonando a los enfermos crónicos, POR MUCHO QUE DIGAN LO CONTRARIO.

por eso DECLARO LA GUERRA A ESPAÑA... y al loro porque estoy muy cabrado.

m4n010 dijo...

Por cierto, desde el pasado viernes 30 estoy de baja laboral porque ya no aguantaba más la situación en el trabajo, aparte que la rodilla todavía no me había curado desde el traspiés de hace días y me dolía bastante asi como la cadera, que a veces duele que me hace ver las estrellas.
Voy viejo...

Dina dijo...

Ooooooooooooooooño, ya haces bien en estar cabreado... joer.
Y digo yo... ¿si te vuelve a enviar tu médico de cabecera a esa especialidad?... ¿si te vas presentando periódicamente (cual mosca cojonera) en el servicio de urgencias?... ¿has presentado reclamación en "atención al paciente"?... supongo que si, porque con tu historial... nene, parece que te las tienen guardadas todas a ti.

Un besote gordote y que los Reyes "Majos" te traigan todo lo que deseas

Mauro Navarro dijo...

Le digo, que me he tronchado el culo leyendo buena cantidad de sus relatos, sobre todo los que hacen referencia a adolescencia y juventud. Y es que me siento retratado, por edad y por vivencias, en casi todo lo que relatas.
Llegue a tu casa a través de Senovilla, que se empeña en afirmar que su merced y un servidor tenemos mucho de parejo. Un saludo y a recuperarse de sus males. Mauro.

http://lafactorianavarro.blogspot.com/