jueves, 4 de noviembre de 2010

Viva la Seguridad Social de aquí

Distinguidos lectores, queridísimas lectoras, señores, señoras y señoritas en general. Quiero justificar para vuestra tranquilidad que mi larrrga ausencia por estos lares no se debió a que estaba muerto, aunque tampoco andaba de parranda tal como dice la letra de la canción de un conocidísimo cantante cuyo nombre no recuerdo en estos instantes.
Hoy quiero hacer esta entrada y dedicársela al INSS, usease, a la Santa Seguridad Social que tenemos en este país llamado aquí, y a la par dedicársela también a la inspectora médica que valoró mi incapacidad dándome el alta y mandándome a trabajar arrastro y con un dolor insoportable pese a utilizar muletas, y dicho sea de paso y ya que la menciono, también a su putísima madre.
Ahora dirás tú, coño, este Manolo que maleducado y faltón es. Bien, pues que sepas que en primer lugar me importa un carallo lo que pienses de mí, y en segundo lugar que lo mismo que se la dedico a su putísima madre, la hago igualmente extensiva a su abuela, la cual no sé si era puta o costurera.
Por poneros en antecedentes y justificar la mala hostia que me traigo, diré que después de un año de baja laboral por un síndrome de ansiedad depresiva, al cual se le añadió a los tres meses la rotura del menisco de la rodilla derecha como consecuencia de una artrosis degenerativa y por la que llevaba más de 4 años esperando ser diagnosticado y los más de 10 meses esperando ser operado, por fin me han curado por el método del "birlibirloque". Y ya no sólo de este problema, sino que también lo han hecho de las graves secuelas que tengo en la pierna izquierda debido a una poliomielitis que padecí en la infancia (ver foto en la que estoy en pijama y comprobar la diferencia que hay entre ambas piernas). A todo esto debo decir que me han curado sin necesidad de usar el bisturí, sin siquiera tomar una pastilla, y lo que es mejor, también sin tener que meterme supositorios, lo cual agradezco muchísimo ya que no me gusta nada de nada introducirme cosas por el orificio del culo, es decir, por el ano u ojete.
Vamos, que llevo 49 años pensando que era cojo y resulta que a instancias de la susodicha inspectora resulta que no lo soy... y menos mal que hasta la fecha no he percibido jamás ayudas ni he desgravado en la declaración de hacienda por minusválido, pues de haberlo hecho me vería en la obligación de tener que devolverlo todo, para lo cual y tal como están las cosas no tendría otra alternativa que hacer la esquina en una esquina, y perdón por la redundancia y la repugnancia.
Primero debo decir que de la depresión voy mejor, ya que al menos los pensamientos suicidas que tuve al principio de caer en la misma se me han quitado de la cabeza, eso sí, ahora tengo ganas de hacerme con una pistola y cuatro balas y emprenderla a tiros con al menos media docena de personas que me están jodiendo la vida de mala manera, tanto en lo tocante a mi salud y mi trabajo.
Ummmmm, esperad un momento que repase lo que acabo de escribir porque hay algo que no me encaja...
...... Estoy pensando...... ...... Sigo pensando....... Un minuto más que todavía no lo pillo...
¡Ah carallo!, ahora caigo... 4 balas no me llegarían para media docena de personas. Bueno, pues es igual, a los dos últimos podría cargármelos a hostias pues ya lo dice bien claro La Biblia en su tomo 14, versículo 15, párrafo 3, en una carta que San Caralampio envió a los Coríntios, en la que dice en un perfecto castellano y sin una sola falta de ortografía "Bienaventurados sean los cojos porque ellos ganarán las guerras a hostias".
¡Coño!, se me ha olvidado que yo ya no soy cojo... ¡que despiste el mío!. ¡Tócate los cojones! , por no ser cojo me quedado sin fuerzas, igualito que le pasó a Sansón cuando le cortaron el pelo. Menos mal que me enteré hace 15 días y todavía no estoy acostumbrado a ello, porque sino ya pensaría que estoy perdiendo la chaveta.
Y ahora dirás tú que aparte de maleducado y faltón soy un violento y un asesino en potencia. Bien, pues te vuelvo a responder lo mismo: que me importa tres cojones lo que pienses de mí, pero me están dando por el culo de muy mala manera y francamente yo me reservaba para una ocasión más romántica, por lo cual debo calificar esta acción como una dolorosa violación, ya que ponerse a cuatro patas con el menisco de una pierna roto y la otra jodida del todo es muy doloroso, al mismo tiempo que muy incómodo por el tema de las muletas.
---------

P.D. (usease Post data)
Después de todo lo dicho no quisiera pasar por alto que tanto el traumatólogo que me operará, la médico de cabecera y la propia Inspección Médica se han quedado atónitos y no dan crédito a que se me diese el alta en las condiciones que me encuentro.
Tampoco quiero dejar pasar algunas de las perlitas soltadas por la susodicha inspectora a la hora de evaluarme.
Una de ellas:
Al preguntarme como me encontraba le respondí que seguía a la espera de la operación y que me dolía mucho la rodilla. Su respuesta fue que no podía estar más tiempo de baja por un simple menisco roto, a lo que yo le dije que era el menisco de mi pierna sana y que la otra la tenía... ahí me interrumpió diciéndome que tenía suerte de no tenerla amputada, quedándose tan pancha la tía, que vestía un pantalón ceñido que marcaba dos buenos muslos.
Otra fue:
Usted ya lleva trabajando 37 años con la pierna en esas condiciones, a lo que respondí que sí y que esperaba seguir trabajando aun con ella así ya que no era por ella por la que me quejaba, sino que era de la rodilla de la otra. Su respuesta fue la misma: siendo yo administrativo un menisco roto no era motivo para una baja tan larga y que la operación podría retrasarse más de lo esperado ya que no era de caracter urgente, a lo que yo le pregunté si es que no veía que tenía las dos piernas mal y que me era imposible sostenerme en pie sobre la izquierda.
Su respuesta fue corta, clara y concreta: se encogió de hombros al mismo tiempo que me dijo: está usted dado de alta desde hace 4 días por lo que le aconsejo vaya mañana a trabajar no vaya a ser que pierda el empleo.

Como diría mi abuelo: "mátame camión y no me mates con las ruedas, mátame con el motor".



8 han comentado:

Amio Cajander dijo...

Dales KAÑA manolo, hay que *oderse...
lo mismo querran que vayas a ver a ese señor de blanco que viene el fin de semana a Santiago a ver si hace un milagrito...

ah no, que se me olvidaba que eres rojiblanco...

pese a los jodido que estes no puedo por mas que alegrarme de saber de ti.

Como siempre para lo que necesites no dudes en avisar. como si hay que andar recogiendo los cuatro casquillos (que no casquetes) para que no te pille el Grisson del CSI

mejorate

Logio dijo...

Me alegro un huevo de saber de ti.
Ponte bueno.

fermin dijo...

Repito lo dicho en nuestra conversación; bueno, mejor dicho, a ella me remito.
El apunte, de otro lado, en la línea del mejor Manolo.
Apa! no te dejes pisar y a la faena.
Abrazo.

Senovilla dijo...

Ya sabes amigo, tú a hacer caso a esa inspectora, y cuando acudas a cumplir con tu obligación de trabajar, si te caes por una escalera o al girar en una esquina vas directamente al Juzgado de Guardia a ver si de una vez por todas las inspecciones médicas son como Dios manda.

Suerte con todo querido amigo, te hemos echado mucho de menos y en algunos momentos hasta nos has tenido preocupados.

No mates a nadie, no merece la pena y menos a hostias que estamos en un país laico.

Un abrazo y MUCHA SUERTE, creo y me temo que te lo pondrán difícil, habla con tu abogado sindical y con el especialista.

Josete dijo...

Regresaste del coma. Me alegro muchísimo.
Paciencia Manolo que ya sabes como van las cosas en nuestro país de la pandereta.
Un gran saludo.

Antonio E. Zafra dijo...

No se si darte la bienvenida o el pésame sabiendo que es que ya no caminas, sino te arrastras...pero como viene el Papa y esas cosas a uno se le pegan como los acentos de las CCAA, benvenuto mio amigo del alma...

El Portero dijo...

¡Que ganas de volver a leerte!

Me alegro de tu vuelta.

Deybi dijo...

Al fin de vuelta, aunque con unos ánimos. Bueno, mejorate. Asi no avanzamos. Vaya zorra que te atendió.