miércoles, 10 de agosto de 2011

Lección de economía en una entrada

Distinguidos lectores, queridísimas lectoras, querid@s amig@s, etc. etc. y etc. Antes de nada un consejo: no lean la prensa, no vean los telediarios y en la radio escuchen sólo los 40 principales. El mundo está como el carallo y no lo vais a solucionar con avinagraros. Por ello mi consejo de que en la prensa vean sólo los anuncios de contactos, del telediario quítenle la voz y limítense a ver que guapa es la presentadora y a la radio menos caso que ya saben que cada uno tira para su bando.
A continuación voy a hacer una reflexión bien reflexionada, pero antes de nada y si me disculpan me voy a tomar un café para espabilar mi mente todavía adormilada por culpa de las pastillas, las que tomo y las de los frenos del coche que están gastadas y no tengo pelas para cambiarlas, preocupación por lo cual no he dormido bien esta noche.
Ahora vuelvo.
-----
Ya estoy aquí por lo tanto prosigo con lo que sigo.
Si echamos la vista atrás y recordamos la primera película de "El Planeta de los Simios", en la que un simio le dice, no recuerdo si a Charlon Jeston o a otro simio, lo que cito textualmente: "todo empezó cuando un mono dijo NO".
Pues bien, primero vinieron las revueltas en el norte de Africa, de ahí se contagiaron los de aquí y para no ser menos montaron un campamento veraniego en plena Plaza del Sol de Madrid y en otras plazas de distintas ciudades de España, el virus se propagó y llegó a Londres donde están armando la de Dios es Cristo y para finalizar, de Londres volvió para aquí y en Lloret del Mar se emborrachan y se lían a botellazos con la policía.
¿Tiene esto algo que ver con el Ibex 35 y el Índice Don Yons ese de marras?... ni puta idea señores, señoras y señoritas. Yo sólo sé que hoy es miércoles y que me quedan dos días de curro para un fin de semana que empalma con dos festivos. Y digo lo de empalmar en el buen sentido de la palabra y puntualizo además que en este momento yo no estoy ni tengo trazas.
Lo único que sé a ciencia cierta es que el mundo está convulso y que para colmo han hecho la película de "El comienzo del Planeta de los Simios", por lo tanto es muy probable que nos demos cuenta de todo lo que pasa en el mundo sentados en la butaca de un cine, o como en mi caso, cuando nos bajemos la película de Internet y la veamos cómodamente tumbados en el sofá de la sala.
Yo sólo he visto el trailer de la película y con ello me ha bastado para sacar mis propias conclusiones en las que al parecer un científico experimenta con un mono y este se desbardarra y aunque estemos hablando de simios, le alborota el gallinero. Lo que de momento no sé es si lo hace a través del facebock, twitter o alguna de esas redes sociales, o si lo hace a través de mensajitos a móviles al estilo "pásalo". Lo único que sé es que una buena parte de la población simia ha recibido la misiva y se han puesto manos a la obra y ya han comenzado a allanar el terreno para que definitivamente los monos se apoderen del poder.
Desgraciadamente para ellos y afortunadamente para los humanos, los que podrían haber liderado esta especie de revolución por su carisma ya no están entre nosotros, o mejor dicho entre ellos, como son: King Kong, la mona Chita o Copito de Nieve.
Pero la revolución se ha desatado precisamente ahora que tanto Fidel Castro como Hugo Chavez están gravemente enfermos. (Lo que debe joderles esto).
Llegados a esta altura de la entrada, es un buen momento para hacernos las siguientes preguntas: ¿cómo paramos esto?, ?cómo desparasitamos a tanto mono suelto?, ¿cómo carallo voy a sobrevivir a este largo fin de semana con 20 euros en el bolsillo y sin pastillas de frenos en el coche?.
Aquí hago un inciso y pido vuestra colaboración para encontrar una respuesta a la tercera de mis preguntas. Las dos primeras las dejo en manos de las autoridades incompetentes al mismo tiempo y refiriéndome a estos me sucede otra pregunta: ¿en que contenedor tiramos a las mencionadas autoridades?... ante esta última pregunta que hago mi consejo es el de arrojarlos a cualquiera salvo en el de reciclage.
También y por lo que a mí respecta, quisiera exculparme de toda culpa pese a haber estado más de un año de baja laboral ya que cuando la cogí el mundo y la economía ya estaban mal, y para apoyar más mi defensa diré que cuento con testigos.
Pero dejando de lado el asunto de los simios sobre el cual profundizaré más en cuanto vea la película, me centraré en el tema económico ya que por mi condición y profesión de contable puedo aclararos algunos aspectos en un par de párrafos. (Y no os lo toméis a coña que Zapatero aprendió menos en un par de tardes).
Bien, cuando uno ve delante la hoja de un libro de contabilidad o un programa informático, lo primero que se encuentra es con tres apartados básicos, y estos son EL DEBE, EL HABER Y EL SALDO.
Bueno pues para comprender perfectamente el estado actual de la economía mundial, basta con unir estos tres apartados, quitándoles el artículo y la coma que los separa, quedándonos así una única y clarificadora frase: DEBE HABER SALDO. (¿Por qué en las dos tardes que le enseñaron economía a Zapatero no le explicaron este concepto?).
Y dicho esto no hace falta ser una mente previlegiada para saber de donde parte la crisis, y esta nos es otra más que: NO HABIA SALDO DONDE DEBIA.
Y claro, los políticos tanto de aquí como de allí y de allá, metieron todo en el HABER y a la hora de comprobar el SALDO, se les disparó el DEBE.
Sí señores, señoras y señoritas, así de sencillo. Con tres nociones básicas de contabilidad, un mínimo de sentido común y un día a trabajos forzados, los políticos de este mundo habrían comprendido que con SALDO 0 (cero no "o"), ni DEBE ni HABER ni OSTIAS EN VINAGRE.
Ahora es el turno de que te pregunte: ¿has comprendido esta lección?. Si me respondes que sí, enhorabuena, si me respondes que tienes dudas puedo aclarártelas con más tiempo, y si me respondes que no, probablemente tengas un gran futuro si te dedicas a la política.
Otro concepto básico en la contabilidad es el saber diferenciar entre el ACTIVO y el PASIVO, que para ser concretos y exactos resumiré con un símil, en este mundo de la economía es ACTIVO quien debería estar tranquilo y PASIVO, y quien debería ser ACTIVO está PASIVO o de vacaciones.
La cosa es así de sencilla por muy complicada que parezca, por lo tanto y dando por hecho que mis lectores son muy sabios, doy por finalizada la entrada al mismo tiempo que dejo una dirección de correo electrónico donde a modo particular me puedo espallar más en estas explicaciones. Por lo tanto, si tienes dudas, no lo dudes y escríbeme a: consultoriosocialyeconomicodelmundomundial@quienpuede.y coma, poniendo en asunto: P'al encargado de los simios.

Y por último quiero y a modo práctico y que así os sea más cómodo de entender la situación económica mundial, haré un asiento contable de lo que será mi próximo fin de semana:

CONCEPTO ...............DEBE .............HABER..................... SALDO
________________________________________________

Tengo en el bolsillo......... 20 €
cambio de aceite y pastillas
de freno y revisión general
del coche ..........................300 ó 400 € (aprox.).- 280 ó 380 €

¿Que quiere decir esto?, muy sencillo, que me tendré que pasar el próximo fin de semana en el sofá y rascando los huevos y que mi deuda aumenta, lo cual hará que el Ibex 35 se dispare, aumente la prima de riesgo y que por ser un puto currante nadie saldrá en mi rescate.
Ahora bien, aunque en política económica la cosa funciona más o menos así, siempre queda un recurso que seguramente conmigo no funcione: ¿QUIERE ALGUIEN COMPRAR MI DEUDA?.

3 han comentado:

Logio dijo...

Debe haber saldo... Cinco años de administrativo se resumen en esto; lo demás no importa solo que debe haber saldo.

m4n010 dijo...

¡Ahhhhh carallo!, esa es la cuestión para una buena gestión.

Lakacerola dijo...

...o como decía aquel: "las gallinas que entran por las que salen"