viernes, 5 de agosto de 2011

Repentino cambio de humor

Distinguidos lectores, queridísimas lectoras, querid@s amig@s, etc. etc. y etc. La ola sube despacio acumulando agua para esperrecharse contra el suelo y desperdigar el agua en forma de blanca espuma por toda la orilla para que los bañistas y paseantes de la playa mojen sus pies en ella y luego digan "¡ay que fría!".
Pues yo soy como una ola, lo que a la par me convierte en el alma gemela de la difunta Rocío Jurado, que también cantaba aquello de "como una ola yo soy..." (no sé si por este motivo tendré derecho a reclamar una parte de la herencia, en fin, eso es lo de menos).
Como cantaba ella, yo soy como una ola que acumula agua, se eleva, se encorva y se esperrecha contra el suelo y en estos momentos estoy encorvado y veo el suelo delante de mis narices y a punto de romperme contra él, y que no vengan luego los bañistas a mojar sus pies en mis restos que soy capaz de engullírmelos a todos.
Un día más cruzado de brazos en la oficina, y van... ya he perdido la cuenta. No hago más que mirar el reloj y el tiempo parece estancado, tanto que me parece que ha pasado una hora desde la última vez que lo miré y acabo de volver mirarlo y sólo han pasado 5 larrrrrgos minutos. Este es el peor de los trabajos que le pueden asignar a alguien, el no hacer nada.
Estoy cabizbajo, triste, desganado y con la sombra de una recaída en la depresión rondando de nuevo mi cabeza, tanto es así que me estoy planteando coger una baja, lo cual si no he hecho hasta ahora es por la oposición de mi señora, a la cual ayer y de malas maneras (lo admito porque ya estoy más que harto de que lo único que le preocupe de mi situación laboral es el dinero que me han restado de la nómina) le he recomendado que se venga ella para aquí, que lo que es no hacer absolutamente nada puede hacerlo cualquiera y ella no va a ser menos.
Es cierto que debería desconectar nada más cruzar la puerta del taller y no llevarme los problemas para casa, teóricamente es muy fácil de hacer, pero en la práctica no es ni la cuarta parte de fácil, sobre todo cuando la tardanza de la justicia te llega a desesperar.
Ayer me he puesto en contacto con la Asociación Gallega de afectados por el acoso laboral, les he puesto al corriente de mi caso y estoy a la espera de una respuesta o ayuda para afrontar esta difícil etapa que estoy atravesando.
Mi desesperación hace que me ronden cosas por la cabeza que no me gustaría hacer, una de ellas es ir a Hacienda y ponerlos en conocimiento de todos los chanchullos y fraudes que la "empresa" comete, pues factura en negro otro tanto de lo que lo hace de forma oficial. Pienso que esto provocaría un infarto a mi enemigo, mi mayor temor es que por esto se pueda morir y yo sólo le deseo lo mismo que él me causó a mí: simplemente sufrimiento, depresión, ansiedad, insomnio y negras perspectivas de futuro... e igual que a mí, que la idea de quitarse la vida o las ganas de morirse le ronden por la cabeza. Yo no soy egoísta y quiero que las cosas se repartan en su justa medida y a cada cual lo que se merece o provoca en los demás.
Sé de buena tinta que él tampoco lo está pasando bien, que las denuncias del resto del personal se le suceden una tras otra, pero... quien camina por el filo de la justicia corre el riesgo de que un día ladeé hacia un lado oscuro y la buena suerte que hasta ahora tuvo se le tuerza como le está ocurriendo, y la verdad es que ya era hora de que así fuese. Esta es la única alegría que estoy llevando de mi complicada situación laboral, así como que la competencia me ha ofrecido trabajo, el cual de momento descarto ya que no estoy por la labor de regalarle ni uno de los 37 años que llevo aquí metido.
Ya sé que pensaréis que lo primero es la salud y que ante esta oferta lo mejor sería coger la puerta, bien, yo también lo pienso, pero me vienen a la mente tantas y tantas putadas y humillaciones de las que he sido víctima, que si hace falta muero con las botas puestas como el General Caster.
Con la misma buena tinta que sé lo del párrafo anterior al anterior sé que el enemigo tiene en mente cerrar la empresa, lo cual deseo con todas mis ganas ya que al menos podría sacar algo del Fondo de Garantía Salarial.
Y ahora querid@s amig@s, vais a perdonarme que blasfeme y me desahogue un poco, así que si hay niños delante, por favor, que no lean más a partir de aquí.

AQUI

Me cago en mi puta vida, en mi estampa, en mi suegra, en todos los santos que adornan el Portico de la Gloria. Me cago en la puta madre que parió al ejendro que tengo por enemigo, me cago todo lo que se menea, me cago en los indignados que se quejan y no sé de qué, me cago en el Estado, en el gobierno, en la oposición, en todos los jefes, en la justicia, en el verano, en la primavera, en el otoño y en el invierno. Me cago en todos los acosadores sean del tipo que sean, en sus putísimas madres y en los cabrones que los bautizaron. Y por último me cago en San Pito Pato Parrulo y que todos estos se vayan a tomar por el culo.

Hala, ya está. Ahora me voy a la puerta a fumar un cigarro y hacer el tiempo y de paso a ver si le veo las bragas a algunas de las que se sientan en la terraza de enfrente.

¡Joder!, que bien me prestó esta entrada... hasta parezco otro y eso que hoy tampoco me he afeitado.
Coño, si hoy es viernes ¡¡ IABADABADUUUUUUUU !!... que bonita es la vida ¿verdad?.

-------
P.D.
Ya estoy de vuelta y sólo han pasado 7 larguisimos minutos. Cuando me dispuse a liar un cigarro me di cuenta que no me quedaban filtros por lo que me lo tuve que fumar a pelo como los viejos de antaño.
La terraza del bar de enfrente estaba vacia y me quedé sin ver bragas, eso sí, mientras fumaba vi como poco a poco se acercaba una chavala despampanante y se me ocurrió piropearla, tuve tiempo a pensar en que decirle más cuando me pasó por delante y abrí la boca para soltarle una lindeza se me escapó un pedo y a la chica le dio la risa.

¡QUE PUTA ES LA VIDA!.

12 han comentado:

Lakacerola dijo...

¡Madre mía! Siento lo que estás pasando, yo no aguantaría de veras, me fuí de dos empresas antes de que me empezaran a putear. Por suerte (toco madera) siempre reenganché enseguida, por suerte también, siempre para mejor, y no me corté de refocilarselo a la empresa anterior en sus mismas narices.
Te deseo suerte!!!

Senovilla dijo...

Sol y sombra de la vida querido Manolo, pero ya sabes, a aguantar todo lo que haga falta, peor lo pasaron en filipinas y aguantaron hasta el final.

Y ya que te has cagado en todo lo que necesitabas, ahora me fumo un cigarro a tu salud, riendo de como les has dejado llenos de mierda a esos que tanto se la merecen.

Un abrazo genio.

Dina dijo...

Jo, nene, yo el año pasado estuve en un curro que por la "gran cantidad" de trabajo que hacía en media hora me lo había despachado... asins que me tocaba estar unas 7 horas al día navegando... pa cortarme las venas a rodajitas, intenta llevarlo lo mejor posible... haz un crucigrama, aprendete la sección de contactos del periódico (que, oye, cuando le coges el gustito esta de lo más entretenida), hazte una paja... pero aguanta... aguaaaaaaaaaaaanta... y si eso me avisa y te voy a hacer una visitica, ¿vale?

Logio dijo...

Si se pagara la codicia tan cara como la dignidad pocos codiciosos habría..

Anjanuca dijo...

Yo pasé por algo parecido y lo enfoqué de otra manera: Decidí seguir haciendo mi trabajo pero terminé con aquello de regalar horas, mi horario era de ... a... ni un minuto más. Me lo reprocharon varias veces (Joder, sales en punto) pero como no me podían reprochar que el trabajo no estuviese hecho ... pues eso. Les cansé yo a ellos.

Taambién te digo que tengo una facilidad extrema para salir de la oficina y no acordarme de ella hasta que tengo que volver. Si a la oficina no se pueden llevar temas personales está claro que a casa tampoco se puede llevar trabajo.

Besucos y ánimo.

Borja dijo...

Mucho animo!, siempre se queda uno agustito después de una lavativa así :)

Antonio E. Zafra dijo...

Desde luego que esos desahogos tienen que venirte bien sí o sí jejeje

Yo cada día estoy más días fuera cobrando menos y encima aún tengo que ir dando gracias por ofrecerme trabajo...YA ves, hay cabrones en todos lados jejeje

UN saludo capitán y de la depre ni hables, que eso es contagioso y tiene mala cura...

CC dijo...

Hola. Me paso por aquí siguiendo la sugerencia que Senovilla ha hecho a sus lectores para ayudarte a levantar el ánimo. No sé si debes acudir o no a un gimnasio y por eso no me meteré en esos berenjenales, así como tampoco voy a preguntar cuál es el presupuesto que tienes asignado para adquirir papel higiénico. En lugar de todo eso es preferible emplear el pensamiento práctico.
1º Una depresión resta tiempo, energía y lucidez para resolver problemas. Así que destierra la idea de invocarla como si se tratara de un espíritu del más allá.
2º Si a la parienta sólo le interesa la nómina que recibes, plantéale realizar una separación de bienes y que ella se las arregle gestionando el dinero que gana con su esfuerzo.
3º La justicia es lenta pero llega.
4º¿Desconoce tu enemigo que publicas un blog? Si has hecho la amenaza citada ¿seguro que no va a llegar a sus oídos y cambia de proceder?
5º Los que se rinden durante el camino no llegan a disfrutar de la meta, así que aguanta en el trabajo y si no te dan nada que hacer aprovecha el tiempo estudiando cualquier cursillo que así, encima, te sacas un título.
Bueno, espabila y quítate tanta tela de araña de la cabeza para que no te enturbien el ánimo. Sabes cuáles son los objetivos así que a por ellos. Y cuando veas a una chica interesante ten cuidado con las flatulencias ¡por Dios!
Un abrazo tinerfeño.
CC

rodericus2009 dijo...

Buenos dias Manolo. Vengo por aqui recomendado desde el "blog" de Senovilla.

Ante todo, muchos animos. Llevo treinta y cinco años en el mercado laboral, y he pasado alguna vez por situaciones como la que vives ahora. Lo mas rentable, seria que siguieses aguantando esperando el cierre, o bien las gestiones de la Asociacion Contra el Acoso Laboral.

Pero tambien, sopesa un poco si vale la pena quemar la salud y los nervios esperando una solucion u otra.

Aqui, en Cataluña, las cosas no estan faciles tampoco con la que esta "cayendo", y en dos años, llevo tres empresas en el "curriculo", o sea, que te entiendo perfectamente.

Si crees que la oferta laboral de la competencia tiene solidez e interes, quizás deberias aprovecharla, una retirada a tiempo, siempre es una victoria.

Y si la "parienta" sigue pesada con la merma de la nómina, dile que se de una vuelta por el interior de la oficina del INEM, y escuche lo que dicen los sufridos usuarios.

Un abrazo, y todo mi apoyo.

Chema Barragán dijo...

Pues ya estoy por aquí otra vez, ya sabes, Senovilla, el liante, jaaajaja... oye, que la cosa está como está y eso es inevitable cambiarlo, de momento, pero oye (redundo) cojons!! que aquí tienes a este Rayajo para lo que necesites... que tampoco es que esté en mi mejor momento, pero mira, hace poco conseguí un nuevo título universitario y eso no se consigue todos ,los días... mira, haz una cosa, pásate por los Rayajos en el Aire y verás que tipo de diploma es, jejeje... seguro que con el humor que tienes hasta te descojonas, jaaajaj... yo lo hacía mientras lo creaba, jajaja

venga y palante company :)

Lola dijo...

Hola es la primera vez que paso por aqui . no te conocia ha sido gracias a Senovilla. No me extraña que estés asi, seguro que se solucionará.
Tu desahogo me ha hecho reir, aunque no sea el tema para risa , lo has escrrito tan real que parecia que lo escuchaba jejeje.
Un saludo

Javier dijo...

Desde el blog de Senovilla han silbado y como ya dije en una ocasión... aquí estaré cuando silbes.
Coge todo esa amargura, dolor y sufrimiento mételos en un dentro de una historia y escribe un texto, desde Entropía te lo podemos publicar en la revista.

Un abrazo.