lunes, 19 de diciembre de 2011

Conversación privada con mi pierna sana un día de niebla por la mañana.

¿Por qué?, ¿por qué?, ¿por qué me haces esto sabiendo lo orgulloso que yo de ti me siento?.
¿Dónde coño van tu fuerza y tu agilidad?, ¿acaso no te da vergüenza que después de 51 años protegiendo y defendiendo a tu pobre hermana enferma y extremadamente débil e indefensa, sea ahora ella quien tenga que salir en la tuya pedazo de maricona?.
¿Por qué me fallas cuando más falta me haces?, ¿qué mal te he hecho para que me hagas ahora esto?.
De sobras sabes que siempre has sido pierna mía junto con tu "primita del medio" la parte más preciada de mi cuerpo y de la que más orgulloso me siento... o al menos me he sentido.
No hace falta que te recuerde que ese orgullo que por ti sentía, de tu inmensa fuerza, de tus ágiles reflejos, de tu desarrolladísima musculatura, la cual en más de una ocasión suscitó la envidia de quien en el gimnasio y a diario se mataba para al final tener dos piernas fuertes que comparadas contigo no valían ni la mitad de lo que tú valías.
Cuantas veces presumiendo de ti, de tu fuerza llegué a decir que tú más que una pierna eras una columna de hormigón armado y que cuando me sacaba una foto de cuerpo entero siempre lo hacía por tú lado.
Y todo ello lo aceptó tu hermana enferma con resignación y en silencio, así como el que siempre la ocultase, unas veces por complejo y otras por miedo y vergüenza a ser víctima de las burlas y mofas de la gente.
Y ahora, después de tantos y tantos años preparándote y entrenándote para este momento, vas tú hija de la gran puta y te me rompes a la primera, te me tuerces a la segunda, haces que me cague de miedo cada vez que me apoyo sobre ti en el suelo y para joder la marrana vas tú y a la tercera haces que durante todo el día vea las estrellas y todo porque amaneció con un poco de niebla esta mañana.
¿Y sabes qué es lo peor?... que tu hermana la jodida ahora se contagia de tus dolores y esto es algo que hasta ahora jamás hizo, e igual que hace tu hermana lo hace también mi espalda a la altura del hueso palomo.
¿Por qué?, ¿por quéééé?, ¿por qué a mí que nadie hace caso a mis dolores?, ¿será porque meto pocos goles?... Es que si en lugar de dolerme a mí le dolieses a CR7, Messi u otro cualquiera estarías mimada, tratada y apuesto a que curada, todo el mundo sabría que tienes pupa y todo el mundo se preocuparía y te desearía una pronta recuperación.
Ya sé, ya sé... no hace falta que me lo digas que si fueses su pierna no serías la mía.
Sólo me queda rogarte que si vas a seguir puteándome lo cual ya sé que así será, me dejes en paz la pierna del medio y la dejes a salvo de tanto mal desencadenado tras tu rotura meniscal, la cual más que operada por un cirujano traumatólogo, a veces creo que la intervención fue llevada a cabo por un auxiliar de encofrador o por un peón de albañilería.
De todos modos pierna buena esto no te salva y después de todo lo que te he dado y por ti he hecho, pagándomelo así has conseguido esta mi reacción a despecho, por eso te digo pierna mía que si te arrastro es porque vas pegada a mí, pues de estar separada en el primer contenedor te arrojaba, total ya casi no me vales para nada.
Pierna mía, sí eres mía es porque me has tocado en el reparto de órganos, pero que sepas que de aquí en adelante ya te pueden follar o dar por culo, porque si algo tengo claro es que YA NO TE AMO.

2 han comentado:

Dina dijo...

eaeaea... ya pasó, ya pasó... respira hondo...y hacer las paces, hombrepordios

Logio dijo...

Explícame como se le da por culo a una pierna...