viernes, 16 de diciembre de 2011

¡Qué hay de nuevo!

Distinguidos lectores, queridísimas lectoras, querid@s amig@s, etc. etc. y etc.. Por aquí estoy de nuevo después de 15 días sin escribir una sóla palabra en esta humilde, ordinario y maleducado blog. Me hubiese gustado y la verdad es que he tenido temas para haberlo hecho, escribir algo en este tiempo de ausencia, pero amig@s cuando las cosas no pueden ser, pues no pueden ser, y en este caso en concreto si no he podido escribir nada ha sido porque el monitor se me quedó sin tinta.
Dando por hecho el que aceptaréis mis disculpas y que comprenderéis que un fallo técnico de esa envergadura también os puede ocurrir a vosotr@s, doy por finalizada esta justificación diciendo que he querido pero no he podido, del mismo modo que anteayer y fuertemente estreñido me he pasado media hora sentado en el cagadero y de mi culo no salió ni un simple pedo.
Cosas que pasan, que a veces nos bloqueamos y nos quedamos tan en blanco como una página sin escribir o como el papel higiénico usado pese a no haber cagado. (Pido perdón a mis lectores y lectoras por este vocabulario pero como he dicho cienes y cienes de veces en este blog, educación tengo mucha y buena, eso sí, en el vocabulario la cago y pido perdón de nuevo).
Bueno, pues por poneros al día en mi estado de salud y puesto que en mi última entrada he dicho que me había vuelto a joder la rodilla recientemente operada, voy a decir que la rodilla aunque me va un poquito mejor todavía me duele. Es decir, que sigue jodida aunque otra vez y afortunadamente no hay signos de que haya preñado.
En cuanto a la depresión puedo decir que voy mejorando también, pues he cambiado el curso de la enfermedad el cual era de caída en picado por el de la montaña rusa, por lo que unas veces subo, otras bajo, otras hago un tirabuzón y en otras rizo el rizo... Pero lo que más me jode es que pese a tanto altibajo voy al retrete y no cago.
Este tema también lo voy a dejar aquí pues entre que os hablo de la rodilla, la depresión y el estreñimiento puedo confundiros sin querer y algun@ se puede llegar a equivocar con tanta enfermedad e incluso pensar que el estreñimiento es el causante de la rotura del menisco y que la depresión está ocasionada debido a que lo que no expulso por el culo me obstruye la cabeza.
Espero que os haya quedado clara esta aclaración, de todos modos y para evitar confusiones confusas sobre esto que acabo de explicar no tenéis más que plantaros ante un espejo y observar con atención que lugar ocupa cada órgano de los mencionados y que por lo tanto es prácticamente imposible que entre ellos haya interconexión de actividades corporales anexas al aparato sexual.
Por cierto y ahora que lo nombro, jeje, os voy a comentar un experimento que ayer llevé a la práctica y que espero de sus frutos en breve, los cuales de ser tan satisfactorios como lo que yo espero pueden llevarme a la fama y el éxito.
El experimento se me ocurrió ayer noche cuando viendo la tele salio la publicidad un una crema rejuvenecedora que dicen te puede quitar hasta 20 años de encima.
"¡Coño!"- me dije a mi mismo y para mis adentros al ver este anuncio "esto es justo lo que yo necesito"... Así que ni corto ni perezoso me pongo la cazadora y salgo de casa camino de la farmacia de guardia, me compro la cremita de marras y me la aplico en todo el miembro viril.
Reconozco que al principio me sentí estafado, pues al untar la fría crema sobre el mencionado elemento corporal de mi cuerpo, este se me arrugó y se me encogió tanto que tuve que palparme para encontrarlo. Luego sí, con el tiempo fue volviendo a su estado y tamaño normal.
De todos modos esta mañana me la he observado con detenimiento y puede que ser que tarde un poco más en hacer efecto, pero juro por mis preciados huevos que al verla esta mañana la tenía igual de vieja que ayer, es decir, o la crema es de efecto retardante o es una estafa de tantas y tantas que hay por ahí.
Además y digo yo, pudiera ser que tras la primera aplicación no rejuvenezca nada o muy poco, pero de verdad os lo digo, me hubiese levantado muchísimo el ánimo si esta mañana al despertarme estuviese empalmado como antaño.
En fin, voy a dar por cerrada esta entrada ya que el jefe está al caer y debo estar atento... para rematarlo por si el sólo no se mata.
¡DIOS, QUE MALO SOY!.

5 han comentado:

Logio dijo...

Mira a ver cual es la medicina que te estriñe y cámbiala, hay algunas que hasta provocan almorranas.... dicen.

m4n010 dijo...

Francamente querido amigo, prefiero que la crema haga el efecto del cual se hace propaganda, L'Oreal, creo que se llama... ¡ y la tele dice que te rejuvenece 20 años !.

Te imaginas, bueno, yo sí me lo imagino... uaaaahhhh, a mis 51 años tenerla fuerte, tensa y vigorosa como cuando tenía 31.
¡Dios!... ojalá funcione...

Dina dijo...

Manolico, ¡¡¡xikillo!!!... ¿pa que quieres tenerla como uno de 31?... no te quites tantos, anda... salvo que la experiencia la conserves intacta no te quites tantos

m4n010 dijo...

Dina corazón, la experiencia es muy, pero que muy importante para todo en esta vida, pero tiene un gran defecto: y es que siempre viene tarde.
Vamos, que la experiencia es como encontrar un peine cuando ya eres calvo.

Dina dijo...

Manolo, yo tengo algo que tu no tienes... (un par de tetas, joder)... y te digo que puestos a elegir... elijo experiencia... no te niego que si es unido a la fuerza mucho mejor... pero la fuerza bruta sin más... poco lejos llega... y a buen entendedor con pocas palabras basta, he dicho, jajaja