lunes, 13 de febrero de 2012

UNA ESPAÑA PARA CAGARSE: Cuando el Estado me despertó del sueño.

Distinguidos lectores, queridísimas lectoras, querid@s amig@s, etc. , etc. y etc..Como sabréis todos aquellos de mis lectores que aparte de esto se consideren también "telespectadores" de la tele, todos los jueves en la 1 ponen un programa presentado por dos artistas de la talla de Juan Etchanove e Imanol Arias, que bajo el título de "UNA ESPAÑA PARA COMÉRSELA", van recorriendo de punta a rabo este país que dicen tiene forma de piel de toro extendida, aunque yo por mucho que la miro no le encuentro parecido y más que la forma del pellejo de un toro extendido, su forma me recuerda a la que adoptan los huevos fritos que yo cocino.
Y digo yo que si bien es cierto que en lo que gastronómicamente se refiere, España está para comérsela, surge de nuevo nuestro eterno problema, el de las 2 Españas, pues si como bien he dicho una está para comérsela, la otra está pa cagarse en ella, lo cual pudiera ser y digo yo como ignorante en ciertas materias, que ello se deba a problemas digestivos.
Dicho esto y puesto que los dos mencionados artistas nos presentan por televisión la España rica, servidor, que también se considera un artista aunque sin nombre y prestigio, pero que si así me considero es porque sé de 3 que me lo dijeron, presente en este ordinario blog la parte más sucia de la comida, la cual tras la consiguiente digestión se transforma en eso que todos sabemos y que evacuamos por el orificio culero, quedando así inaugurada y con esta primera entrada una nueva sección de este blog que llevara por título: UNA ESPAÑA PARA CAGARSE.
En esta primera entrada de esta nueva sección, quiero denunciar públicamente que esta mañana he sido despertado de mi tan necesitado sueño por culpa de ESPAÑA.
La de hoy fue una de esas mañanas en las que pude decir eso de "un nuevo día" ya que esta noche, tarde, mal y arrastro, pude bajar la persiana y dormir desde más o menos las 7, hasta exactamente las 9:37, hora esta en la que el timbre del teléfono en forma de "piiiiiiiiiii.... piiiiiiiiiii... piiiiiiiiiiii..." me dijo "despierta Manolo que te llaman por teléfono".
Mosqueado me levanté a cogerlo mascullando entre dientes todo lo que le diría a quien si de mi sueño me despertaba lo hacía para ofrecerme descuentos y ofertas que las compañías eléctricas te suelen ofrecer una vez que te pasas a la competencia.
Pero esta vez no eran ellos, de lo cual me di cuanta al ver reflejado en la pantalla del aparato el número de quien me llamaba. Ante el teléfono me quedé clavado y anonadado, tras comprobar que quien quería hablar conmigo era ni más ni menos que El Estado, en persona.
Con el aparato sonando y yo dudando entre si cogerlo o no, pues en un instante pensé que si "España" se tomaba la molestia y el gasto de querer hablar conmigo de auricular a auricular, debía ser por un tema urgente que no podía esperar.
Pensando en ello mi medio dormido cerebro dio orden al resto de mi cuerpo para que se girase sobre su propio eje y volviese para cama, orden a la que mi corazón de español se negó pensando en que a lo mejor España me necesitaba, y si para eso era y aunque estuviese en zapatillas y pijama, quería dejar claro que como buen español daría todo por la Patria.
Mi corazón de español se impuso a mi cerebro de paria por lo que tras tragar un poco de saliva descolgué el teléfono y dije diga.
Al otro lado del auricular la voz de una mujer se presentó ante mí confirmando lo que yo sospechaba. Me llamaba en nombre de España.
Tras esta presentación de rigor deduje, aunque mejor que deducción sería decir confirmación ya que ella misma me lo dijo, era la representante del E.V.I. al que mañana debería acudir para la confirmación de mi baja. Y digo que debería acudir porque la llamada en cuestión era para anular la citación, ya que al parecer la Inspectora que me debería evaluar se puso enferma de ayer para hoy, deseándole yo desde aquí una pronta recuperación.
Y yo que sé de muy buena tinta y por la mucha experiencia que tengo en estos temas, que estas cosas se comunican a través de correo certificado, pregunté a la mujer si "lo que me estaba diciendo era de verdad cierto ya que esas cosas se comunican por otras vías" y tras asegurarme que sí, lo cual confirmó diciéndome la sala y la hora a la que debería acudir, quedando por mi parte un poco más tranquilo y dando por descartado que no era una trampa de mi enemigo que me la quería meter doblada con premeditación y por la espalda.
Según la experiencia que tengo con la simple llamada me di por enterado pues la vida me enseñó que no conviene discutir o polemizar con quien te ha de juzgar.
Luego pensé con la endiablada rapidez que mis pensamientos piensan, ¿qué hubiese pasado si fuese al contrario?, si fuese yo quien me excusase ante ese tipo de comparecencias con una simple llamada telefónica diciendo que estoy enfermo.
Y como enfermo es lo que estoy y por eso estoy de baja, cuando me vayan a evaluar lo cual me ha dicho será un poco más adelante, de nada les servirá lo que yo les diga de palabra, así que ya me puede doler aquí, aquí, o aquí, que si no lo certifica un doctor por escrito dirán que soy un "mentirosito" en el mejor de los casos.
Por lo tanto y habida cuenta de este retraso y dado a que tenía pensado emprender las acciones comentadas en anteriores entradas contra la empresa, me veo en la obligación de aplazar el comienzo de la guerra hasta otro día, del mismo modo que hicieron los aliados por culpa de la meteorología antes de desembarcar en Normandía.
Porque guerra sí, pero no seré tan gilipollas como para declarársela estando dentro de su trinchera.
En fin, que queda pospuesta la guerra y al mismo tiempo y por medio de ésta, inauguro una nueva etiqueta o sección en el blog que bajo el título de: "UNA ESPAÑA PARA CAGARSE", iré demostrando que la mierda es mierda, por muy buena que haya estado la comida.

5 han comentado:

Mauro Navarro dijo...

Coño Manolo,produces relatos con mayor voracidad que lo hacían Marcial Lafuente Estefanía y Corin Tellado, por lo que, pienso y creo, que debieras tener en cuenta a esos que dices que te aconsejan lo de publicar un libro, aunque a mi se me ocurre otra propuesta, tal vez debida a mi antiguo pasar titiritero y es que bien pudieras hacer un casting para salir en televisión relatando tus "manologos" que son cienes y cienes mejores que muchos con los que nos dan la tabarra los cuatro famosillos de turno. Referente a tu charla con el padre estado, que tanto vela por nosotros, sobre todo de un tiempo a esta parte, ten "cuidao", mucho "cuidao" porque con la Iglesia has "topao" amigo mio. Referente al asunto del insomnio, del que somos amigos comunes, decirte que hoy, con pastilla y agua caliente en los pies porque los tenía fríos y así no concilio el sueño, logré dormir cinco horas, con lo que esta noche el disfrute laboral será,en cuanto llegue la ocasión, de dar más cabezadas que un borrico. Un saludo manchego.

m4n010 dijo...

Mi querido amigo Mauro, el tiempo que tengo libre y la luz que veo al final de este tunel en el que hace tiempo estoy metido, hacen que recobre un poco el humor y las ganas de escribir, pero lo del libro... ¡ufff! no es moco de pavo y lo de la tele menos pues tengo la mala fortuna de salir muy desfavorecido con una simple filmación en video.

¡5 horas de un tirón !, eso es como menos para darte la enhorabuena, aunque como bien dices tanto junto pasará factura y ya presumes una noche de cabezadas, por lo cual yo te aconsejo dormir con un casco de moto puesto.

Un saludo gallego como los centellos.

Logio dijo...

El Estado puede ser sólido, líquido o gaseoso.

m4n010 dijo...

Osea querido Logio que tú en esto también estás "dacuerdo" conmigo y que el problema pudiera ser digestivo.

Dina dijo...

Chiqui... es tarde y una tiene que madrugar mañana pa enfrentarse a su último día de curro así que dejo para mañana la lectura pero... ¡¡¡FELICIDADES POR TUS 69!!! (te tenia que felicitar si o si)