jueves, 1 de marzo de 2012

Documento desclasificado

Tras una romántica cena en la suite de un hotel de lujo, entre besos y abrazos apasionados nos dejamos caer sobre la cama. Poco a poco te fui desnudando mientras tú hacías lo mismo conmigo.
Elsa Pataky y yo en la suite de un lujoso hotel a punto de hacernos el amor mutuamente. Diría que era un sueño de no ser porque al acaricarte un pecho el sentido del tacto me aseguraba lo contrario... ¡te estaba tocando las tetas!.
Mis manos dejaron paso a mi boca que te las besó con pasión desde la base hasta el pezón, con los que me entretuve un buen rato entre lengüetazos y suaves mordisquitos que te hacían estremecer de placer.
Mi boca fue bajando lentamente por tu cuerpo, llenándote de besos entre las tetas y el ombligo, en el que mi lengua jugó un poquito para hacerte cosquillitas que tu aceptaste entre risas.
Y tu risa cesó cuando mi boca bajó del pubis cuatro dedos para abajo, donde mi lengua con destreza se fue abriendo un espacio.
Me agarraste la cabeza y la metiste entre tus piernas, y primero con delicadeza y después con un poco más de fuerza la empujabas contra ti en un ir y venir mientras entre suspiros y jadeos me decías "cométela sin andar con rodeos".
Y yo por no desobedecer a una mujer me puse a comer de buenas a primeras pensando ya en el segundo plato.
Y entre ¡ummmmms!, ¡ahhhhhhhhs! y algún que otro ¡ayyyyysssss!...
TRIIIIIIIIIIINNNNNNNNNNNNN, TRIIIIIIIIIIINNNNNNNNNNNNN, sonó el timbre de la puerta.


¡¡¡ ME CAGO EN SAN PEDRO BENDITO, EN SAN SERAPIO, EN SAN CARALAMPIO Y MEDIO PORTICO DE LA GLORIA !!!


Eso que parecía un sueño, era de verdad un sueño. Y como no suelo tener por desgracia y costumbre este tipo de sueños, para una vez que lo tengo ya me lo joden en los preliminares. ¡Joder!, si hubiesen llamado 15 minutos antes me hubiesen pillado en la cena y no me hubiese fastidiado tanto, y si llamasen 5 minutos más tarde, como mínimo, como mínimo, la puntita ya se la habría metido, porque ya estaba empezando a cansarme de tanto comer a la par que mi cabeza se empezaba a marear y resentir de tanto ir y venir.
De todos modos me levanté cabreado y con cara de mal follado me dirigí hacia la puerta, teniendo que dar vuelta a mitad del pasillo tras darme cuenta que de cintura para abajo duermo con todo eso al aire.
Abrí la puerta y lo primero que vi fue una placa del CSI. Se identificaron como agentes del Servicio de Intelegencia Española. "¡Manda carallo!", pensé, "no puede ser que estando yo a punto de joder, venga España y me joda".
Tras identificarse me hicieron entrega de un sobre en el que decía: De Juan Carlos I, para Manolo.
Dentro una nota escrita por de S.M. El Rey en la que me autorizaba a desvelar públicamente lo que habíamos hablado en nuestra reunión en privado. Junto a ella un CD con la grabación de la conversación y el último de Bruce Springsteen que Su Majestad tuvo a buen detalle regalarme.
A continuación transcribo palabra por palabra es una conversación, cada una de las palabras que mantuvimos durante la misma.
él: me llena de orgullo y satisfacción poder recibirte en palacio amigo Manolo, porqué puedo tutearte si no te parece mal.
yo: si a ti no te parece mal que te llame Juan Carlos, por mi parte no hay problema.
él: perfecto, pero tampoco hacia falta que trajeses el inodoro de casa que aquí en palacio tenemos cada culo el suyo.
yo: por eso lo traigo Juan Carlos, para no posar yo mi culo donde la realeza posa sus nalgas.
él: insisto, no hacía falta pero bueno..., ¿fumas?.
yo: sí (le respondí pensando que me iba invitar a un cigarro).
él: yo no desde que fue lo del pulmón.
yo: ¡vaya por Dios! (y basta que me mencionase el tabaco para que me entrasen ganas de fumar).
él: te he mandado venir porque sigo tu blog y por alguna de tus entradas me pareces la persona perfecta con la que hablar acerca del futuro del país y me gustaría saber si tienes alguna idea que pueda ayudarnos a salir de este atolladero en el que estamos.
yo: ¿y cómo puedo hacer yo eso si estoy bajo tratamiento psiquiátrico?.
él: precisamente por eso, porque quienes tienen que arreglar esto no están a tratamiento.
yo: ¡ah carallo!, entonces tú también eres de los que piensas que nuestros políticos están majaras.
él: como unas putas cabras.
yo: pues cuenta conmigo.
él: ¿tienes alguna idea de como arreglar esto?.
yo: verás Juan Carlos, yo creo que lo que hace falta en este país es una política que persiga el fraude y tratar de encontrar la forma de que toda esa economía sumergida salga a flote.
él: como la mierda?...
yo: sactamente
él: ¿y como conseguimos eso?
yo: nómbrame jefe de Hacienda o Inspector y lo arreglo en un plis plas.
él: coño... ahora con lo de mi yerno si te doy el cargo eres capaz de meterlo en el talego.
yo: si hay pruebas, dalo por hecho.
él: entonces no puedo concederte lo que me pides.
yo: te entiendo, yo también soy padre y sabe Dios que yerno me deparará el futuro, ahora bien, igual que te digo una cosa te digo la otra... estando ahí Mariano no tienes porque tener cuidado.
él: tu crees que me puedo fiar de Mariano.
yo: no.
él: ¿por qué?...
yo: porque no tienes 38 años cotizados.
él: pero sigo en activo.
yo: también estaba yo y mira como estoy ahora por culpa de un puto menisco.
él: pero el mío ya está curado.
yo: y el mío dado por imposible.
él: bueno, no me cuentes tus penas que no te he llamado para eso. Dices entonces que debemos meterle mano a la economía sumergida.
yo: no sólo meterle mano, sino que hay que bajarle las bragas y a quien se la tome a coña meterle un buen polvo.
él: pero entonces mi yerno...
yo: eso déjaselo a Mariano.
él: bueno Manolo, tomo nota de lo que me dices y se lo transmitiré al Presidente del Gobierno a ver qué le parece.
yo: hazlo, pero no te fies de él, que a tu edad y aplicando la nueva reforma laboral te pone mirando para Cuenca en un santiamen.
él: tendré cuidado, no te preocupes.
yo: bueno, y aunque no sea de Jefe de Hacienda, no me podrías recomendar para trabajar de celador en el hospital, para mí sería un chollazo aunque sólo fuese por poder pasarme las listas de espera por el forro de lo que me cuelga en la entrepierna.
él: bueno, veré que puedo hacer.
yo: confío en ti Juan Carlos
él: haré cuanto pueda, no te preocupes. Gracias por venir y espero seguir contando con tu ayuda si lo preciso.
yo: cuenta conmigo Juan Carlos y gracias por recibirme.
él: a ti por venir.
yo: hasta la próxima Juan Carlos.
él: hasta la próxima Manolo.
Abría yo la puerta de su despacho dispuesto a abandonarlo cuando me llamó:
él: la cisterna Manolo
yo:¿qué?...
él: que tires de la cisterna que te dejas aquí la mierda.
yo: uys perdón- tiré de la cadena y la mierda desapareció-.
Llegué a mi casa y me metí en cama con la inocente intención de recuperar el mismo sueño y acabar con lo que había dejado a medias, y a buena fe que casi lo consigo pues nada más quedarme dormido soñé que en la misma suite en la que estaba antes de ser despertado.
Y lo que pudo ser un polvazo se volvió pesadilla cuando al mirar para la cama me encontré a Carmen de Mairena vestida con un picardias acostada sobre ella.  

P.D.

Que huevos tienen, no se acordaron de mí cuando estábamos en la Champions lig, y me piden ayuda ahora que estamos así.

2 han comentado:

Mauro Navarro dijo...

Coño Manolo, por la Elsa Pataky yo mato al mensajero y cualquiera sabe si no lo hiciste y lo has emparedado entre los tabiques de algún caserón deshabitado, Lo que debiste hacer es no haber tirado de la cadena que la mierda esta bién donde tiene que estar. Un abrazo genio.

Nieves LM dijo...

El segundo sueño si que es inalcanzable, el primero con la Pataki... quien sabe.
Un beso.