martes, 6 de marzo de 2012

Mi nueva oficina

Distinguidos lectores, queridísimas lectoras, querid@s amig@s, etc., etc. y etc.. Como he comentado en una anterior entrada en la que decía que por prescripción de mi psiquiatra de cabecera quien a bien proceder como yo creo que hizo al asegurarme que los medicamentos no son solución a un problema si este persiste, comenzaría y de hecho comencé a recibir "terapia psicológica" desde el día 21 del pasado mes de febrero.
Siguiendo las instrucciones de la psicóloga que ahora me trata, he comenzado a llevar a cabo lo que fueron sus primeros consejos u órdenes, aunque alguna me cuesta mucho, como la de quitarme el trabajo de la cabeza y que planifique mi jubilación.
Lo de la jubilación lo llevo bien, es más, sueño despierto con ella, ahora bien, lo de quitarme el trabajo de la cabeza no lo consigo ni de coña y sé que no me lo quitaré hasta que el juez dicte sentencia.
Por lo demás cumplo a rajatabla sus prescripciones, que aparte de las anteriormente mencionadas son: volcarme en mis aficiones (escribir y pintar), pasear (hasta donde mi cadera y mis piernas me permitan) y tomar el aire y el sol, astro con sorprendentes poderes curatorios y que yo puedo verificar, pues me alivian mejor mis dolores de huesos un rayo de sol que una pastilla de Paracetamol.
Por ello y para que veáis que cumplo con lo que dice mi doctora, os muestro el lugar al que si el tiempo lo permite, cada tarde acudo con 4 folios, 1 boli, 1 carboncillo y un bloc de dibujo.
Señores, señoras y señoritas... aquí les muestro mi nueva oficina.



Mi mesa, no tiene sillas ergonómicas de esas pero están más nuevas que las de mi trabajo.
La vista, agradable hasta en un día nubladoEl entorno, invita a la reflexión y al trabajo mental
El acceso (con pasamanos y todo, no como en las escaleras de la otra), por este no me caeré.
Hilo musical, muy relajante


¿Qué, no está mal verdad?... pues ahí donde lo ves me ha sido recetado por la Seguridad Social... y que me lleve Dios si miento que de no ser por lo que es, diría que estoy cojo nudamente.




7 han comentado:

Nieves LM dijo...

Como me gustaría tener una oficina como esa!! Pues que bien, a ver si así te relajas una mijita. Besos.

Logio dijo...

¡Disfrútala mientra puedas!.. pero no abuses, a ver si ahora te vas a convertir en un adicto a la oficina.

Logio dijo...

Es serio: Pienso que unos buenos paseos pueden ser beneficiosos para cuerpo y mente y para el bolsillo bastante mejores que una botella.

m4n010 dijo...

Si Logio, tienes toda la razón, pasear, pensar positivamente y quitarse lo malo de la cabeza respirando aire limpio. Desde luego que mejor que una botella... la pena es el tiempo, gris y fresco, un suplicio para mis huesos.

Mauro Navarro Ginés dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Mauro Navarro Ginés dijo...

Me ha recordado su banco a los que hay en las alamedas de Las Virtudes y que a veces utilizó para igual fin. Los buenos paseos son beneficiosos, aunque el problema es lo que se lleva dentro, aquello que en algún momento hace que la vida se torne difícil. Un servidor siempre tuvo también problemas en un trabajo que nunca quiso, que siempre le amargó y en el que tuvo que aguantar a gentes con malas maneras que, sin lugar a dudas, eran más tontos que el. Hubo un momento en que aquello me llevó a lo que dí en llamar La Nube Negra, y a la que dediqué un artículo que puedes encontrar en la factoría. También necesité en su día ansioliticos, antidepresivos y otros compuestos para levantar de nuevo el vuelo. Pero lo que de verdad me impulsó nuevamente fue decubrir que hay muchas cosas por las que vivir y cantidad de historias por contar. Y aquí me tienes luchando, mientras pueda. Por eso animo amigo, que solo se vive una vez...

fermin dijo...

La mejor medicina. Como me gustaría acompañarte en ese banco del "si no fos" (si no fuese). Para repetir: si no fuese por los políticos... Si no fuese por los empresarios cabrones... Si no fuese por los achaques... ¡Estaríamos como Dios!
Me gusta el lugar y me gusta tu estado.