martes, 18 de noviembre de 2008

Me voy de cursillo

Hoy me han comunicado en el trabajo que dentro de unos días debo asistir a un cursillo de prevención de riesgos laborales, lo cual me parece magnífico, sobre todo desde que hará cosa de un mes estuve a punto de sufrir un accidente laboral, uno de esos llamados in itínere, puesto que casi me atropella un coche en el itinerario entre la oficina y el bar, cuando me iba a tomar un café.
Como se suele decir: "si Mahoma no va a la montaña, va la montaña a Mahoma", y puesto que no me traen el café a la oficina tendré que seguir yendo al bar a tomarlo, lo que por consiguiente me hace pertenecer a uno de los denominados factores de riesgo.
Al contrario de lo que puedas pensar el personal de oficina también es susceptible de sufrir accidentes de trabajo, y para muestra de lo que digo aquí dejo una pequeña relación de varios los que yo he padecido, alguno de ellos en repetidas ocasiones:
  • Golpearse las rodillas contra los cajones de la mesa, (más de cien veces)
  • Golpearse la cabeza contra la esquina de la mesa al agacharse para recoger el bolígrafo, (dos veces).
  • Graparse un dedo a un balance de situación, (una vez).
  • Graparse un dedo al extracto de una cuenta, (una vez).
  • Graparse un dedo jugando con la grapadora, (dos veces).
  • Aplastamiento de un testículo al sentarse sobre el mismo o al cruzar las piernas en posición de sentado, (unas cincuenta veces entre los dos testículos).
  • Caída de la silla por desplazamiento horizontal de ésta, (dos veces).
  • Cortarse un dedo afilando un lápiz, (una vez).
  • Tragarse un clip, (una vez).
  • Confundir por teléfono al jefe con un compañero y mandarlo a tomar por culo, (una vez, pero no fue).
  • Susto morrocotudo por imprevista y silenciosa llegada del jefe, (dos veces… al día).
Estos me han ocurrido dentro de la oficina, fuera de ella y en horario laboral (por lo tanto accidentes de trabajo) también he padecido los siguientes:
  • Resbalón y caída por una escalera, (una vez).
  • Atragantamiento con churro, (una vez).
  • Quemaduras en la lengua por estar demasiado caliente el café, (tres veces).
Como habéis comprobado, el personal de oficina también se la tiene que jugar a diario para ganarse la vida, motivo por el que considero de vital importancia mi asistencia a estos cursillos, aunque la verdad, en mi caso creo más importante el que pinten un paso de peatones en la puerta del taller para poder ir a tomar el café con total tranquilidad, sobre todo desde que la estanquera de aquí al lado se ha comprado un coche.
Os mantendré informados de todo lo que aprenda en este cursillo, a fin de cuentas éste es el objetivo de los mismos, que todos sepamos donde puede ocurrir un accidente y así poder prevenirlo... porque ponerse un condón, no te protege de todo.
Por lo de pronto toma nota de mi primera advertencia: cuidadito con las grapadoras que las carga del diablo.


10 han comentado:

pinchinho dijo...

Como cojones haces para tragarte un clip????
Te querias sujetar la lengua para no hablar demasiado o que???

m4n010 dijo...

Pues amigo pinchinho, es de estas veces que lo quitas de los papeles y lo sujetas entre los labios, entonces miras para el techo porque la puñetera luz se agota y parpadea y sin darte cuenta de que tienes el clip en la boca dices que hay que cambiar la lámpara, momento en el que el susodicho alambrito se escurre por el conducto tragatorio abajo, cuando me di cuenta ya era demasiado tarde.

Un accidente tonto y sin consecuencias, pero imaginate que me hubiese enganchado el duodeno a la vesícula... pudo ser gravísimo.

Todavía no sé si aún lo conservo o ya lo expulsé.

Eulogio dijo...

No se para que vas al cursillo, ya has enumerado los principales riesgos de tu trabajo, así que todo controlado, que le den al título que no sirve para nada, palabra, para nada.

Eulogio dijo...

El vídeo.....
Este programa es de lo poquito bueno que tiene Tele 5

senovilla dijo...

Eulogio, va al cursillo por las dietas.
Pero las pecunarias que no las alimenticias.

A mi una vez me arrolló un barril de cerveza,ja,ja,ja en serio.

Saludos.

MoHiKaNa dijo...

Yo eso de aplastarme un testiculo como que no, jajajajajajajajaja. Aunque tengo curiosidad la verdad, jajajajjajajajaja.

Biquiños¡¡¡

Carmen dijo...

Ya nos contarás si aprendes allí como protegerte los testículos cuando estás sentado y cruzas las piernas jajajaja

Besos amigo

VolVoreta dijo...

:) no me digas que nunca se te ha querido absorber el monitor...es de lo más peligroso, ándate con cuidado hombre!
un bico.

Aspective dijo...

Está genial la entrada y menos lo de tragarme el clip, creo que he sufrido los mismos accidentes que tú

Sarinha dijo...

jajajaja, pero hombre de diosss cuidado con la grapadora!! Yo cuando era pequeña me hice un agujero en un dedo con la máquina de agujerear papeles. Ahora tengo un lunar. Pero era pequeña, a cierta edad esas cosas no se hacen!!