jueves, 20 de noviembre de 2008

Que lista eres mamá.

Recuerdo que cada vez que me quejaba a mi madre de que me dolía la cabeza, ella siempre me contestaba que ese era un síntoma de riqueza. Bien, pues haciendo caso a estos síntomas, este fin de semana acierto la porra o acierto un pleno en la quiniela, por que me está doliendo un montón.
Si eso me lo hubiese dicho el médico del seguro ya lo estaría poniendo a caer de un burro, pero como lo ha dicho mi madre me voy a callar y no lo voy a discutir, y en cuanto salga de aquí me voy corriendo a sellar la quiniela.
Eso sí, de no acertar nada el lunes me voy urgentemente al médico porque entonces ya sería grave la cosa, al menos así lo dice la guía médica en fascículos coleccionables que compré hace unos años en un kiosko: El médico en casa. En el primer párrafo ya lo dice muy claro y en un perfecto castellano: “el dolor de cabeza puede ser síntoma de muchas enfermedades…”
También que mala suerte la mía coño, que en lugar de tenerlas de una en una como todo el mundo, me toque de tener muchas enfermedades a la vez.
Apuesto que me mandará hacer análisis de sangre, placas, escaner, etc. etc, para saber con cual de ellas me quedo, o para lo que también suelen hacer, ir descartando las que no tengo.
Por ello y para evitar pruebas innecesarias y al mismo tiempo ahorrarle gastos a la Seguridad Social, cada vez que entro en la consulta del doctor y para ir descartando ya algunas, yo mismo lo aviso de todo aquello que creo no me provoca el malestar, por eso que si el lunes voy a que me examine, de entrada tendré que decirle que me duele la cabeza y al mismo tiempo advertirle de que no creo que sea a consecuencia del callo que tengo en un pie, ni tampoco de la próstata.
Todo ello como he dicho, con el fin de ahorrar gastos al seguro y al mismo tiempo evitar que el médico me meta un dedo por el culo.
De todos modos no creo que sea muy grave la cosa, porque aunque es cierto de que me duele bastante mantengo aún las constantes vitales, al menos hace un rato las he comprobado en el retrete del trabajo y el corazón seguía latiendo con su característico ritmo de primero un “boom” y después otro.
También conservo las pupilas en los ojos y he comprobado que éstas funcionan perfectamente ya que he podido verlas, y también y al igual que el resto de los mortales sigo teniendo el pulso en la muñeca.
Donde sí he encontrado un pequeño problema ha sido al comprobar la respiración, ya que al inspirar por la nariz he tenido arcadas y casi me sale el vómito. Tampoco creo que sea nada importante ya que lo he vuelto a comprobar fuera del retrete y ahí ya no he tenido esos síntomas, es más, ahí he comprobado que podía oler perfectamente.
¡Anda coño!... si ya me está pasando el dolor… lo que yo decía, muy grave no podía ser cuando yo mismo me curé con una aspirina.
Pues mira tú que bien, con una pastillita asunto arreglado y todos contentos. La Seguridad Social menos pobre gracias a lo que yo le ahorro, el médico menos agobiado por tener un paciente menos que atender, yo sano sanote y hecho un machote, y mi madre, mi madre es una santa que cuando habla siempre tiene razón.
Y ya lo decía ella: "si te duele la cabeza es síntoma de riqueza…" y a mi ya no me duele, pero estamos a día 20 y tampoco tengo una puta perra.
Que putada que nunca se equivoque.

4 han comentado:

Eulogio dijo...

Si, las madres suelen tener razón, ¿por qué no le haría yo caso a la mía cuando me decía que estudiara?

vicky! dijo...

aunque sea tu madre te dice algo! la mía ni bola me daría! :(

Carmen dijo...

Las madres nunca se equivocan y... ¡siempre tienen razón!

Besos amigo!!!

Aspective dijo...

Ay! si yo hubiera hecho caso a mi madre. Hasta sabría inglés.
De todas formas, los médicos te mandan todas esas pruebas para cansarte. No sirven de nada pero el que se las hace todas (y llega vivo al final) es porque tiene algo. Entonces le mandan al médico, digo al especialista.