sábado, 23 de abril de 2011

El Madrid ganó la Copa, "meu can pillou unha mosca".

Distinguidos lectores, queridísimas lectoras, etc, etc, y etc. Por si alguien no se había dado cuenta, el Real Madrid se ha proclamado Campeón de la Copa del Rey, después de unos cuantos lustros sin hacerlo.
La falta de costumbre en alzar títulos hizo que a las 4 de la madrugada al "simpático" de Sergio Ramos se le fuese la copa al carallo, (apuesto que si fuese un cubata lo habría sujetado mejor, pues mis conocimientos futbolísticos me hacen llegar a la conclusión que esta generación de jugadores madridistas tienen más experiencia levantando copas de vidrio que copas de metal).
Aquí un servidor, que como muchos ya sabréis tiene el corazón dividido entre el Atl. de Madrid y el Celtiña, envía mi más sincera felicitación a los seguidores del equipo campeón, aunque bien pudieron pedirnos consejo a los Atléticos de como se alza y se trata un trofeo, ya que el año pasado levantamos dos y ahí los tenéis, sin el más mínimo rasguño.
De todas las imágenes vistas y no vistas del partido, me quedo con la de Casillas alzando la Copa mientras el Rey lo agarraba de la otra mano para que no se cayese del estrado al que se había subido.
Me quedo con esta imagen puesto que siento admiración por el portero del Real Madrid, no por ser de este equipo, sino por ser al mismo tiempo el portero de la Selección Española, que en los últiimos años me ha dado un par de alegrías muy grandes.
Iker Casillas ya tiene en su palmarés el título que le faltaba, de ahí su alegría. Y yo que soy un retorcido mental, al contemplar la imagen del portero feliz y alzando el trofeo, agarrado por el Rey de la otra mano, me pasó por la cabeza una imagen que recuerdo de mi infancia, la del día en que Marco, agarrando también de la mano a su mono Amedio, por fin encontró a su madre en tierras argentinas.
En realidad no sé si Marco encontró o no a su madre, pero al ver aquella imagen y siendo yo neutral en este tipo de encuentros en los que tanto me dá como tanto me tiene la gane quien la gane si no es el Atlético, lo primero que hice al verla fue ponerme a cantar aquella canción que en sus tiempos causó furor: "Mi mono Amedio y yoooo, viajamos con la esperaaaanza de ver a mi mamá"...
Y dado que he visto el partido rodeado de gente de ambos bandos, merengues y culés, monárquicos y republicanos, me abstuve de contestar a quien llamaba Marco y a quien le llamaba Amedio... ESO ES TACTO.
Pero coño, es que cada una de las veces que he visto esa imagen desde miércoles hasta hoy, a mi cabeza vienen sin querer el son de esa canción.
Cambiando de tema y adentrándome un poco más en la parte sentimental que esta imagen supone, me pregunto yo por qué los productores de aquella famosa serie de dibujos animados fueron tan crueles dejando al pobre chaval corriendo por el puerto, mientras su madre se alejaba en un barco... mar adentro, mar adentro. ¿Por qué?... ¿que coño de madre es esa que deja a su hijo a cargo de un mono?.
Y lo mismo que digo por Marco, lo digo por Heidi. ¿Por qué coño a la pobrecita niña la dejan sin madre y a cargo del refunfuñón de su abuelo?. Y lo que desde mi punto de vista resulta más sangrante: ¿por qué en ambas series no se mencionan para nada a sus padres?.
¿Eran a caso ambos hijos de madres solteras?... Porque hoy ser madre soltera no es nada nuevo y no llama la atención, pero en aquellos tiempos no era así. Seguro que más de un viejo perverso que siguió las series con la misma atención que lo hice yo, en algún momento pensó que tanto Marco como Heidi, eran hijos de puta.
Que Dios me perdone si ambas criaturas se sienten insultadas y que las putas me perdonen si con este comentario pongo en entredicho su capacidad para educar a sus hijos. Ahora bien, en el caso de Marco, no me queda otra que decir que la madre aparte de puta era una inconsciente, pues no se deja a un mono al cuidado de su hijo.
A Tarzán le pasó lo mismo, pero a los padres de éste los salva que murieron en accidente. Y que conste, que para ser educado por una manada de monos, el chaval les salió bastante bueno pues en todos las películas que le he visto no hay una sóla en la que lo viese fumando hierba o borracho, algo de lo cual sus simios progenitores pueden sentirse orgullosos, y eso que Tarzán era lo que hoy se puede decir "un nini", pues ni trabajaba, ni estudiaba.
El sí vivía como un Rey, todo el día columpiándose en la liana de aquí para allá y gritando como una mona.
En fin, que el Real Madrid ganó la Copa y que la jodieron por completo al caerle del autobus al gracioso de "Sergio Ramos". Y digo yo... ¿qué hubiese pasado si en lugar de caerle a Ramos, le cayese a Casillas sobre la cabeza de Su Majestad.
Con todos mis respetos al monarca y por la parte que me toca, tal hecho pudiera ser considerado un atentado con graves consecuencias. Quizá el trastazo le provocase una grave lesión cuyo resultado hubiese podido ser la abdicación del Rey en su hijo Felipe, que como todos sabemos tiene el corazón Atlético.
¿Y quién sabe?, a lo mejor con un monarca colchonero, a mi querido Atlético le podrían ir mejor las cosas y aunque fuese por recomendación ante la federación (que bien la podría ejercer ya), y levantamos una copa en España, porque levantarlas en Europa ya lo hicimos recientemente y aunque le damos el mérito que se merece, ya va siendo hora de levantar una en la patria.
Pues eso, que el Rey abdique pronto y que vivan los "Simpsons", que aunque Hommer sea un borrachón, al menos es una familia normal y eso se nota. Sirva como ejemplo que Lisa Simpson aunque siempre viste la misma ropa, al menos no anda como Heidi, que aparte de también usar siempre la misma vestimenta, andaba por la montaña sin el más mínimo pudor mostrando en más de una ocasión sus bragas a las cabras... y al pobre de Pedro, que ante tales visiones tuvo que sufrir de cojones.
Y ahora señoras y señores, cierro esta entrada y les dejo que vayan a ver las procesiones, lo cual yo no pienso hacer porque como soy tan bueno, tan bueno, cuando muera iré para el cielo y allí ya tendré tiempo de sobra para conocerlos a todos en persona.

2 han comentado:

Logio dijo...

La culpa es del diseñador de la copa, ¿a quién se le ocurra meter 15 kilos en una copa?, haberla hecho de aluminio.

McGrau dijo...

como ya dije en una entrada de facebok... "no hagamos virutas de la copa caída"... y efectivamente, si la copa hubiese sido de whisky seguramente no se habría caído...