sábado, 13 de junio de 2009

Algo se muere en el alma cuando una hija se va de campamento

Cuando uno se convierte en padre debe entender que tarde o temprano llega el momento en la vida de nuestros hijos en que quieran volar por su cuenta. Esto es algo que debemos aceptar por mucho que nos duela, a fin de cuentas es Ley de vida y nosotros también lo hemos hecho antes.
Y este momento lo llevamos peor los padres cuando le llega a nuestras niñas.
Tengo que decir que ese difícil momento me ha llegado y que me encuentro preparándome para digerir el dolorosísimo trago de ver como mi pequeña dentro de unos días cogerá el petate y cruzará la puerta de casa para marcharse.
Es cierto que para los padres nuestros hijos nunca dejan de ser niños, pero coño, con 12 años que la mía cumplirá la semana que viene no puedo verla de otra manera. Por eso creo que ver como cruza la puerta y se va, me dejará el corazón más partio de lo que se lo dejó la ex novia de Alejandro Sanz cuando lo abandonó.
Sé que algunas de vosotras pensaréis que es demasiado pronto para dejarla que se vaya, del mismo modo que sé también que algunos de vosotros pensaréis que el gobierno nos vuelve a dar por culo con la anunciada subida de impuestos.
Y tanto unas como otros tenéis razón, ya que por un lado es demasiado pronto para que la niña se vaya de casa, mientras que por el otro lado efectivamente nos vuelven a dar por el culo.
Aquí debo aclarar para evitar la confusión que pudiera originar mi forma de explicarlo, que el que te den por el culo es algo nunca te da de lado, salvo que estés muy acostumbrado. Aunque en este caso que me ocupa lo que menos me importa es que me vayan a dar por el culo… ejem… creo que ya me entendéis.
Lo que quiero decir es que en este caso me importa y me duele más lo de mi niña, aunque supongo que lo otro también tiene que doler de cojones.
Apreciados amigos, queridísimas amigas, me encuentro hecho polvo sólo de pensar que el día 30 de este mes tendré que pasar por el duro trago de ver como mi pequeña se va de casa, llevándose con ella su maletita, sus enseres, su ajuar… dejándome como ya he dicho el corazón partio y también a su hermano, el cual dicho sea de paso viene siendo mi otro hijo.
También se llevará con ella su música, privándome así de poder recordarla cada vez que escuchase sus canciones favoritas, esas que sólo pone ella y que suenan en mi casa una y otra vez desde la mañana hasta la noche.
Hija mía, cariño, si por casualidad lees esto que escribo haz caso a esto que ahora te pido: deja la música en casa y llévate a tu hermano contigo.
Ya sé que te vas a un campamento al que sólo pueden ir niñas, pero tu hermano podría hacer perfectamente de monitor.
Piensa además que te vas para el medio de un monte, alejada de la civilización, sí,sí, ya sé que sólo son dos kilómetros, pero no deja de ser el medio del monte.
Ten en cuenta que a donde vas hay arañas, mosquitos, grillos, miñocas, culebras y otras especies de peligrosos animales de las cuales tu hermano podría protegerte.
Ya sabes que él entre los bichos se encuentra como pez en el agua, y porque no decirlo, tu madre y yo 15 días sin vosotros quedaríamos como Dios. Bueno, como Dios me quedaría yo que por algo soy el hombre, si acaso tu madre quedaría como la Virgen… aunque por la sexometría de cada uno no proceda esta comparación, así que en este caso mejor diré que quedaríamos los dos como Dios y así evito confusiones. Es que a estas alturas me parece un poco exagerado comparar a tu madre con la Virgen.
Ten por seguro mi amor, que aunque durante tu ausencia yo recupere el estatus quo que hasta no hace mucho disfrutaba en casa, que recuperé también el mando de la tele, del ordenador, del aparato de música y la libertad de poder dormir plácidamente la siesta en el sofá, te echaré muchísimo de menos.
Estás toda contenta e ilusionada por esta tu primera aventura en el campamento, y verte así me hace feliz a mí.
Ve y disfrútalo cariño, y aunque sé que cuando se acabe y te llegue la hora de regresar a casa estarás tan feliz como ahora te veo por ir, acuerdate de que antes de partir y de acuerdo a la educación que te hemos dado, despedirte de toda esa gente con la que vas a estar, y de lo más importante de todo: apuntarte para el año que viene.

9 han comentado:

Logio dijo...

La Virgen, Manolo, que cosas cuentas.
Ya pensando en la del año que viene.
Yo soy tu hijo y no te dirijo la palabra en un tiempo.

Que se divierta y que no se haga daño.

m4n010 dijo...

¡15 días con la mujer y sin hijos!... eso tiene que ser como una segunda luna de miel, jajajaja.

Ahora que te digo una cosa... seguro que cuando la vea marcharse me llevaré un disgusto y que cuando por fin me acostumbre a su ausencia la tendré en casa de vuelta.

RAMPY dijo...

Yo no tengo hijos, pero no lo has podido describir mejor, y encima con ese toque de humor que te caracteriza
Un rampyabrazo

fermin dijo...

Si es que os quejáis de vicio, total para 12 años de nada que hace que la soportas... De aquí a unos años te quiero ver. Y luego que no te pase como a algunos, que después de digerir el disgusto de que decidiese emanciparse, al cavo de unos meses vuelva y con un cachorro de Pastor Catalán que te destroza los tímpanos ladrando y las puertas te las llena de arañazos. En fin... que os quejáis de vicio.
Que se divierta esa peque y que descanse de los papás.

Vitalnn dijo...

Lo que no hay duda D. Manuel es que usted es un buen padre.

Un abrazo.

senovilla dijo...

Si vas a estar triste y melancólico, te mando a mis peques unos días ya verás que alegría me entra en casa.

Que se lo pase tu niña muy bien y disfrute mucho, lo mismo que tú.

Saludos cordiales.

Montse dijo...

Es un mal traguito pero luego se pasa rápido. Luego la vuelta es estupenda y te entran unas ganas de repetir que ni te imaginas.

Sueño constantemente con que mis hijos se van, viajan, viven fuera de casa, vienen algún día, comen en casa y se van.

Sé que son sueños pero tannnnn bonitos!!!!!

Te deseo unos felices 15 días aunque no sean completos, pero todo llegará, no desfallezcas.


Besitos encanto

pinchinho dijo...

Tranqui, tio... que siempre te quedará la pildora del dia despues...

Calenda dijo...

La mía sale esta tarde para Barcelona de viaje de fin de la Eso, así que te comprendo Manoliño.
De todos modos no te preocupes, tu niña te llamará el primer día diciendo que tiene ampollas en los pies de hacer senderismo, que ha perdido la toalla o que se le ha roto la cremallera de la bolsa de viaje, pero estoy segura de que será una estupenda experiencia para ella.
Un abrazo, padrazo.(anda me ha salido un pareado jaja)