miércoles, 23 de abril de 2008

Un avión contra mi casa

Llevo 10 minutos en casa y aun no se me ha sacado el susto del cuerpo… es que por el camino he estado a punto de sufrir un percance y casi se me sale el coche de la carretera. Hombre, ya sé que no hay que ser materialista y que a fin de cuentas un coche, pues eso, sólo es un coche… pero es que aparte de que es nuevo, yo iba dentro.
Y todo por culpa de un avión… sí, sí, de un avión.
Es que vivo en un pequeño pueblo muy cerca del aeropuerto y viniendo para casa coincidí con el momento en el que un avión tomaba tierra. Este es un hecho al que ya estoy acostumbrado, pero coño, este coche me tiene el techo todo de cristal y cuando el avión me paso por encima en lugar de mirar para delante, como un gilipollas mire para el aire… y no me faltó nada para coger la curva recta.
Y no es esta la primera vez que llevo un susto por culpa de un avión.
Cuando nos hemos venido a vivir este pueblo, recuerdo que la primera noche que pasamos en casa me despertó a altas horas de la madrugada un sonoro estruendo.
-¿Qué pasa?- de un salto me levanté de cama y tal como estaba me asomé a la ventana, es decir, en pelota picada.
-¡Me cago en la puta de bastos!, un avión contra mi casa -. ¡ARRIBA TODOS!,- grité y me puse el calzoncillo sin importarme un carallo que este estuviese usado… Es que soy yo muy tímido para esas cosas y no me gustaría que ni muerto me encontrasen en pelotas.
Con mi grito los desperté y cuando se dieron cuenta de lo que pasaba, me encontraron en calzoncillos y medio colgado por la ventana.
-¡UN AVION SE VA A ESTRELLAR CONTRA LA CASA!, ¡SALVESE QUIEN PUEDA!....
Me retrasé un segundo que fue lo que tardé en decir esto y cuando desde mi tercero miro al suelo para atinar la puntería y calcular donde caía, la mano de mi mujer que me sujeta por el brazo -¿qué vas hacer insensato?-.
Menos mal que no salté pues ni que decir tiene que mi casa quedó intacta porque el avión pasó por encima…. Pero el susto que llevé no me lo quité hasta pasados tres días.
Y aun ahora que llevo trece años escuchando el ir y venir de los aviones, alguno pasa tan bajo que me sube los cojones… y cuando no es así ya ves, es a mi a quien como hoy se le da por mirar los de los aviones.

Desconfía de los pisos baratos... tienen truco.

3 han comentado:

senovilla dijo...

Que duro tiene que ser llevar amigos a tu casa, me imagino que les avisaras del ruido de los aviones, o les dejas que se lleven el susto padre, sobre todo si les invitas a dormir.
Saludos.

m4n010 dijo...

Por el día es llevadero, pero por la noche, alguna noche o algún avión, si que parece que se te va a caer encima... incluso alguno tiene iluminado el dormitorio como si se hiciese de día.

En cuanto a los amigos, ahora también lo saben y quienes vienen a casa también están acostumbrados, pero de alguno al principio habría que ver la cara que ponía a medida que el ruido se iba acrecentando.

Menos mal que el aeropuerto de Santiago tampoco tiene un excesivo tráfico y que no todos enfilan de a misma manera.

Saludos

senovilla dijo...

Lo que tendrían que hacer obligatoriamente los AEROPUERTOS es gastarse una pasta en insonorizar las viviendas afectadas por sus excesos de DECIBELIOS.
Y lo cuentas con mucha gracia y cachondeo, pero te comprendo porque yo viví con una ventana pegada a la carretera...
Saludos.