martes, 17 de junio de 2008

Sexo mecánico.

Pasmado me acabo de quedar al leer la noticia de que dentro de 50 años el ser humano podrá mantener sexo con robots, ¡hostia tú!… ¿y no podría ser antes?.
Imagínate tú si todavía sigues por aquí, que con 70 años te vayas para la cama con la mujer o con el marido y un robot de peluche en el medio.
De todos modos le doy vueltas al asunto y creo que poco avanzaremos en el tema y que más o menos la cosa seguirá siendo como hasta ahora, porque vamos a ver, digo yo que si el robot no tiene sentimientos, tendrá que fingir los orgasmos.
Claro que siempre es mejor que finja el robot a que finja la mujer, pues al robot lo desenchufas y lo dejas bajo la cama para la noche, en cambio la mujer, ¿quién sabe?, a lo mejor nada más la desenchufas y se saca de bajo la cama el amante para que la enchufe de nuevo.
Sííí, es que debajo de las camas puede haber muchas cosas aparte de polvo.
Y las mujeres que suerte también, seguro que para ellas lo han de tener más fácil. Con varias medidas, sin eyaculación precoz y sin riesgo de embarazo. Eso sí, cuidado al hacer el 69 no te de un cortocircuito que te reviente los empastes.
Esto seguro que es invento de los japoneses que para estas cosas son así de espabilados. No hace mucho leía que ellos habían creado la muñeca hinchable perfecta, tanto que al tacto no notabas la diferencia. Lo malo es que no sabían cocinar, aunque eso que más da, si hasta ahora nadie se ha muerto por comer bocadillos todos los días.
Además tienen la ventaja de que te las puedes comprar de una en una, es decir, te compras la muñeca y te viene nada más que con la garantía y un juego de parches. Pero viene sin suegros, sin cuñados, sin nadie.
Y eso mola un montón. Además ¿tú sabes lo que es ver tranquilamente un partido de fútbol, con la muñeca en bragas a tu lado y sin que proteste o quiera cambiar de cadena?, yo tampoco lo sé, pero amigo, eso vale un potosí.
Y que gozada poder salir de paseo con ella sin que se pare a mirar en todo cuanto escaparate de ropa se encuentre, ja, y lo mejor de todo es que la tarjeta de crédito la llevas tú en la cartera.
Y lo cómodo que es poder hacer con ellas igual que con lo nuestro, es decir acabar, desinflar y guardar.
Me parece cojonudo que la ciencia investigue más en ese terreno, ahora bien, si pudiesen hacerlas que supiesen cocinar y fregar, me quitaría el sombrero ante los científicos.
Joder, que putada ser tan viejo con lo que el futuro promete, lo que me voy a perder…

3 han comentado:

senovilla dijo...

Creo que no te has fijado bien en la foto, a los que nos sustituyen es a nosotros, nos tendrán 65 horas a la semana trabajando y se acostarán con la máquina que es la única que tendrá fuerzas para aguantar la jornada.

Y es que nacimos muy pronto Manolo, tendríamos que tener 18 añitos, hasta el internete este iba a temblar.

saludos.

pitufina dijo...

Yo quiero un robot que sepa cocinar y limpiar los temas de camas ya encontrare otra solucion jajajaja

Jimmy dijo...

Yo prefiero el método tradicional (con una de verdad) y si no "alemanita" :-)