lunes, 9 de junio de 2008

Viendo la tele

Hay tres cosas en la vida que una vez que las aprendes no las olvidas ya nunca, una de ellas es andar en bicicleta, otra ver la televisión y la tercera ahora no la recuerdo.
Hacía mucho tiempo que no me paraba a ver la tele y ayer por la noche lo he vuelto a hacer con la satisfacción personal de que se me sigue dando tan bien como siempre, pese a haber cometido un par de fallos con el mando a distancia.
Fallos sin importancia y que tampoco se me deben achacar en su totalidad, pues si al pulsar en el botón 5 sintonizo la cuatro y en el botón del 8 sintonizo la sexta, ¿qué coño de culpa le tengo yo?, será más bien culpa de las microondas magnéticas, digo yo.
Lo que sí he advertido es una mejoría importante en la programación, sin cachondeos que lo estoy diciendo muy en serio. Pues por ejemplo, me parece estupendo el que te avisen de cuanto tiempo van a durar los intermedios de los programas.
Eso de “volvemos en tres minutos” es un invento tan cojonudo como el del botón para apagarla, ya que así en el primer intermedio me ha dado tiempo para cenar, en el segundo a fumar un cigarro y hacer un pis y en el tercero ha lavarme los dientes … y todo ello sin perderme detalle de la programación.
Una de las cosas buenas que tiene la televisión es que te ayuda mucho a restablecer las relaciones de pareja si estas atraviesan un momento delicado, como el mío por ejemplo, que llevo un par de días mosqueado con la parienta y sin hablarnos.
Bien, pues ayer gracias a la tele nos hemos reconciliado temporalmente. Estábamos viéndola cada uno sentado en un sofá y en un momento dado la mujer cambió de cadena y la dejó en otra que ponían una película interesante.
Bastó con ver un par de minutos para que yo me enganchase a la peli y fue ahí, cuando tras ese par de minutos hice un intento por reconciliarme con ella y le habé, -“¿quién es el asesino?”- le pregunté de muy buenas maneras.
-Y yo que sé, no has visto que acabo de ponerla ahora- me respondió toda seria, tras lo cual cambió otra vez de cadena, dando por finalizada nuestra reconcialición temporal, la cual dicho sea de paso, duró menos que el anuncio del nuevo SEAT IBIZA.
Hombre, esas no son formas de responderle a quien está intentando hacer las paces contigo. Si no me lo quieres decir no me lo digas y punto, pero no descargues en la televisión todas tus culpas.
Claro que con una película de asesinatos la reconciliación no puede ser sencilla, quizá con una de terror o una de amor, je, porque conozco el percal y sé que me diría eso de: -“ves, ese sí que es un hombre que quiere a su mujer, porque mira las cosas que tal hace por ella”-. Claro cariño, pues este verano que él lleve a tu hermano y a tus amigas a la playa, verás lo que le dura el romanticismo, no te jode.
Porque os habéis fijado que en las películas románticas de jolibud nunca aparece la familia política… pues eso es la que las diferencia de las de terror y de las españolas, en las que aparece la suegra, el suegro y toda la prole de cuñadas y cuñados. Y así va el cine español.
Y claro, así uno se explica el por qué le dieron el Oscar a Bardén, por su papel de psicópata medio tonto. Amigo… será que aquel no es un país para suegras.

3 han comentado:

toni1004 dijo...

Yo también lo flipo con eso de volvemos en tres minutos...juas juas juas.

Nosotros nos hemos reconciliado con la tv desde que tenemos ONO, solo vemos canales en donde no hay publicidad. Eso sí, hay que reconocer que nos perdemos auténticas obras de arte hechas anuncio...aunque para eso está el yutube...¿no crees?

Un saludete....jejejee

Jimmy dijo...

La publicidad aunque sea un coñazo es lo que hace que halla programas y películas que merecen la pena. Yo creo que si la publicidad desapareciera no habría tantas cadenas como hay ahora ni echarían tantos programas y películas.

Un saludo.

m4n010 dijo...

Yo la verdad, para la tele que veo... tengo mis programas que no me pierdo, más que nada series y aunque es cierto que la publicidad es necesaria, es también un coñazo.
Lo que sí es un detalle es que te avisen de lo que va a durar.

En todo caso, darle al botón no cansa y los anuncios buenos, del you tube como dice toni.

saludos