viernes, 16 de enero de 2009

Autoestima masculina

Una de las razones por las que está recomendada la práctica de cualquier deporte en casos de bajón o depresión es porque hace crecer la autoestima de uno mismo. Por supuesto que si hiciese crecer la de otro se iba a poner el chandall y hacer footing San Pedro.
Yo, que habitualmente practico deporte puedo asegurar y aseguro que no sólo crece, si no que además engorda.
Si nos hacemos la pregunta de que si tal afirmación es cierta o no mientras observamos la foto que acompaña a ésta entrada, unos dirían que sí, otros dirían que no y otros no sabrán que decir, mientras ellas dirían algo así como: ¡vaya dos pares de paquetes!. Alguna despistada también habrá que se pregunte si eso que abulta son los remos de la piragua.
Señoras y señoritas, un poco de por favor… la autoestima del hombre no está ahí donde vosotras habéis mirado, aunque también es cierto que ahí calzamos una buena parte, pero no toda.
No hace falta que os diga queridísimas lectoras, que una de las mejores maneras de elevar la moral de vuestras parejas es decirles que “la tienen grande” o que son unos tigres en la cama. Ahora bien, tampoco vayas a excederte en los halagos no vaya a ser que luego se lo crea y se vaya con la vecina.
Como hombre que soy puedo decir y digo, que de vez en cuando y aunque no sean ciertas, contarle una mentirijilla de éstas al novio o al marido le puede sentar de perlas, porque lo harán estar más contento, satisfecho y puede que hasta más seguro de sí mismo. Eso sí, fingir orgasmos es más feo.
Lo que sí te recomiendo en caso de que le vas a contar una mentira de estas a tú pareja para elevarle un poco la moral, es que lo hagas con naturalidad y por supuesto cuando proceda. Es decir que no le sueltes a tú marido lo de que tiene una polla enorme después de que él se haya quejado porque se te quemaron las lentejas. Es muy probable que tús palabras lo alegren y lo hagan sacar pecho, pero dudo mucho que con esto consigas que le sepan más ricas.
Lo que quería decir antes de entretenerme en la entrepierna, es que el hombre se tiene autoestima si se siente querido o cree que es inteligente, atractivo, fuerte y valiente… y que carallo, si está orgulloso de su paquete.
Lo que pretendo decir con esta entrada es que el deporte aumenta la autoestima de uno en cuanto nota como su cuerpo se pone fuerte, ágil y al mismo tiempo que desaparece la panza cervecera.
Conste que yo siempre he sido ágil, fuerte y delgado, ventajas de hacer mucho deporte en la infancia y si ahora lo practico es gracias a mi mujer, no porque me haya pedido que lo hiciese, si no porque es demasiado sincera.
Como deportista que soy se lo recomiendo practicar a todo el mundo, a los gordos para que adelgacen, a los canijos para que cojan musculatura, a los flojos para que cojan fuerza, etc. Se lo recomiendo en general a todo el que quiera sentirse sano.
Yo lo practico desde hace unos cuantos años y debo decir que al poco tiempo de comenzar ya noté cambios físicos y mentales, mi cuerpo se mantiene más o menos joven y fuerte aumentando con ello muchísimo mi autoestima… aunque no se me nota tanto como a los de la foto.

-----
P.D. Mi marido es un bromista y no debéis hacer caso de lo que diga. La verdad es que la tiene grande y en la cama es un tigre.
Firmado:
Mi churry.

10 han comentado:

Milhaud dijo...

Sí, estoy de acuerdo. Fingir orgasmos es muchísimo más feo.

VolVoreta dijo...

sí que es una gran autoestima, ya lo creo (en mi época la autoestima tenía otro nombre)!
y dices que todo eso se nota cuando se practica deporte?
Un bico Manolo

Carmen dijo...

Manolo, pues a seguir haciendo deporte que eso es salud :)

Un besito y que tengas una feliz semana

pinchinho dijo...

Manolo Manolo... No voy a decir que te conozco del gymnasio y que te ví en la ducha....., por lo de 'tu autoestima', jejeje

Vitalnn dijo...

Esta bien ser un tigre, pero cuidado con los saltos del armarioooooooooooooooooooo!!!

Me acordé de este chiste:

- Oye, ¿has probado el salto del tigre?

- ¿El salto del tigre? ¿Qué es eso?

- Verás, tu mujer se acuesta desnuda boca arriba en la cama; tú te desnudas también y te subes a lo alto del armario. Luego, te tiras sobre ella.... ya lo verás, es genial.

Total, que Pepe llega a casa entusiasmado y lleva a su mujer a la habitación. Ella se desnuda, se tumba en la cama boca arriba y espera a que Pepe se desnude y suba al armario.

Cuando él está arriba, le pregunta a ella:

- María, ¿verdad que parezco un tigre?

María le responde:

- Hombre.... a mi más que un tigre me pareces una salamandra.

- ¡Nos ha fastidiado! A ver qué quieres, con un armario empotrado...

Un saludo!!!

Anónimo dijo...

eso de no hacerte caso por la mañana no es mucha verdad pero...


ya sabras quien soy no???


anonimo=tus hijos.

DaniBai dijo...

mucha suerte a los de la foto y que no se les "tuerza" su carrera deportiva... por cierto qué hay un zurdo o tres?? jajajaja tampoco es bueno tanto deporte que de tanto subir y bajar (paja) su autoestima la tienen más torcia que una alcayata jajajajaja

adio manolo

Javier dijo...

Cuánto daño ha hecho el Photoshop.

Aspective dijo...

Si creo que tienes razón. Que te digan eso de que la tienes grande o eres un tigre en la cama DEBE de levantar la moral un montón. Ya te lo diré si algún día ocurre.
Por otra parte, mi mujer me ha jurado que ella jamás ha fingido el orgasmo que creo que tuvo una vez, pero lo tiró y no lo encontramos.
Por cierto, ¿Que tipo de deporte practican esos tios? Es por no apuntarme, porque creo que no me van a admitir....
Un abrazo

Calenda dijo...

Estoy con Javier con lo del Potochó