viernes, 9 de enero de 2009

Nieve, nievita, ¡ay que bonita!

Esta mañana al levantarme me he llevado la agradable sorpresa de encontrar todo cubierto por un manto de nieve de color claro clarito, que a medida que se iba haciendo de día se iba volviendo blanco blanquito, hasta que a eso de las 10 de la mañana se veía blanco como la nieve.
No duró mucho este paisaje ya que cuando a la una del mediodía he ido a comer, el blanco blanquito había desaparecido y todo se volvía a ver verde verdito como la hierba, del mismo modo que el cielo había cambiado de ser gris grisecito como la ceniza de un cigarrillo, a volverse azul azulito como la camiseta del Celta.
No amigos y amigas, con tanto color colorcito pensaréis que estoy hablando de la ONU, o del techo del Barceló, pero no, ya que me estoy refiriendo al cielo de Compostela.
No es muy frecuente que por aquí nieve y menos aún que cuaje, por ello esta mañana los parques y jardines cercanos a donde yo vivo estaban repletos de jóvenes enzarzados en una guerra de bolas de nieve, que como todas las guerras tuvo sus daños colaterales de los que la población inocente es siempre víctima, pues una bola perdida acabó estampándose contra mi cogote.
Doler, lo que se dice doler, no dolió, pero cuando parte de ella se me coló por debajo de la ropa y me llegó a la espalda, me cagué en la madre del chaval y en madre de su madre, es decir en su abuela, y no me cagué también en su padre para evitar equivocarme.
Haría como cosa de unos cuantos años más mes y medio que por aquí no caía una nevada que cuajase como la de esta mañana. No sé si cinco o seis, pero sé con certeza lo del mes y medio porque recuerdo que era en carnavales.
Como olvidarme de ese detalle si todavía tengo en la retina grabada la imagen de los culos con la piel de gallina de las cuatro garotas que bailaban en bikini abriendo el desfile de comparsas.
La putada fue que de esta vez no nevó lo suficiente como para que se cerrasen escuelas y centros de trabajo, es más, por las carreteras se circulaba perfectamente incluso sin necesidad de ponerle cadenas al coche. Y menos mal porque yo no se las sabría poner, aparte de que no tengo cadenas para las cuatro ruedas.
En realidad sólo tengo una, aunque bueno, es de oro que se dice muy pronto. Y no me la quito de encima desde que mi madre me la regalara con un crucifijo y un escapulario de la Virgén del Perpetuo Socorro.
El crucifijo y el escapulario hace mucho que no los llevo, de todos modos estos de poco me servirían en caso de un nevada gorda gordita como mi suegra suegrita la jodidita.
Hace diez minutos en la calle el termómetro del coche marcaba -1º, así que es muy probable que esta noche vuelva a nevar, lo que sí tengo claro es que volverá a oscurecer, de hecho ya ha oscurecido tanto que si miro hacia el campo a ver si queda nieve por ahí, ni lo veo blanco blanquito, ni verde verdito, si no que lo veo todo negro negrito como los cojones de un burrito.

8 han comentado:

MoHiKaNa dijo...

Jajajajajaaja, no sabia yo que los cojones de un burro eran negros, jajajajaja. Por aqui por Tui también ha nevado, vamos ha sido algo insólito en este pueblo, lo nunca visto, pero nos duró la fiesta 4 horas porque empezó a llover y al carallo todo.

Biquiños¡¡¡¡

Eulogio dijo...

Y aquí ni un triste copo.
¡Bueno!, otra vez será.

Montse dijo...

Muy buena la sorna de los diminutivos, jajajaja.

Estupendo encanto

Amio Cajander dijo...

Pues yo no apuesto por otra nevada y si por una helada de mandar carallo...

mañana tendrñas la AP9 como la pista de patinaje del Rockefeller Center.

Menos mas que es sábado y eso evitará bastantes sustos

fermin dijo...

Nieve en los madriles, en Compostela, en Tui, en las comarcas de aquí al lado, y en Valls, na de na. Casi que mejor tu, que la pata chula se defiende muy mal con los fríos.
Saludos Manolo.

Opaito dijo...

Pus esta mañana cuando sali para trabajar hacia una pelua de cojones. Dos grados bajo cero en Chiclana (Cádiz). Esto es de locos, tenia el coche lleno de hielo y la manguera del jardin congelada ni tiraba agua, juas, asi que para dentro de la casa y botellones de agua al cristal.
Un escandalo vamos.
Ahora mismito tenemos 3 grados y son las doce y media de la noche.

Un saludo

senovilla dijo...

Acá mucho frío sin nieve, casi mejor sin no se estropean los zapatos.

Saludos

Vitalnn dijo...

al disponer (al igual que usted), de una única cadena colgada al cuello, opté por llamar al jefe, quedarme en casa y tirar bolas de nieve..

Buscando soluciones!!!

Un saludo M4n0l0 y espero que hayas disfrutado mucho estas fiestas.