viernes, 8 de agosto de 2008

Nunca olvido el paraguas cuando voy a la playa

Si Dios quiere mañana a estas horas ya estaré de vacaciones, bueno, esta es una forma de decir las cosas, porque estaré igualmente aunque Dios no lo quiera, porque Él mandará mucho, pero lo que está firmado en el Convenio y el Estatuto de los Trabajadores va a misa y no lo cambia ni Dios, salvo que monte una semana de huelga general, lo que es más que improbable después del cheque que el gobierno extendió a los sindicatos.
Además, hacer una huelga general cuando está el Presidente del Gobierno de vacaciones me parece un desperdicio ya que probablemente ni se enteraría y si se enterase no la secundaría por estar de vacaciones, ¡ja!, y a ver quién es el gilipollas que desperdicia un día de vacaciones por hacer una huelga… No coño, a tanto no creo que llegue.
Supongo que los que me leéis ya sabréis por entradas anteriores que me voy de vacaciones y que planes tengo para ellas, supongo que las que me leéis también lo sabréis, pues bien, tengo que deciros que estos planes han cambiado por completo, manteniendo de ellos únicamente la idea de levantarme tarde.
El motivo del cambio es por una visita a la web del servicio meteorológico, que me ha informado que ni lunes, ni martes y a ver el miércoles, cuente con ir a la playa, vaya vaya…
Y es que Dios no tendrá nada que hacer contra el convenio, pero si te las quiere joder te las jode, le basta con soplar un poco para mandarte una borrasca desde las Azores y a tomar por culo el verano.
Yo creo que debe estar enfadado conmigo porque lleva los tres últimos veranos haciéndome lo mismo. Tres años en los que el buen tiempo se acaba en cuanto yo comienzo las vacaciones, y lo más triste es que vaya donde vaya la borrasca me persigue.
Porque el año pasado crucé España y allá por donde pasé llovió. Hasta en Murcia y eso que hacía muchos años que no lo hacía, y llovió precisamente el día que yo estaba en Teruel… sí, ya sé que Murcia no es Teruel, pero más o menos queda cerca.
Y no te digo como llovió en la Costa Brava, aquello más que llover parecía el diluvio, y para que diga esto un gallego…
Hubo un día que me acojoné y todo. La lluvia nos sorprendió llegando a un pueblo que se llama Empuriabrava y cuando entramos en él estaba totalmente inundado, las calles parecían ríos, tanto que la gente en lugar de coche se movía en barca.
Me quedé asustado al ver el panorama que las inundaciones habían dejado, luego me dijeron que aquello eran canales y que la cosa era así, y entonces me quedé alucinado de lo precioso que me pareció.
Y este año me temo que volverá ser más de lo mismo, agua, agua y agua… pero de lluvia no de playa y en lugar de sombrilla el paraguas…
En fin, que si alguno o alguna de los que me leéis vive en alguna zona castigada por las altas temperaturas y la falta de agua y desea tener un verano fresquito, puede invitarnos a pasar unos días en su casa, preferiblemente que sea en un lugar con playa o piscina cerca… ¡ja!, no pensarás que yo hago llover bailando la danza de la lluvia.


Agosto del 2.007, de guiri en algún lugar de la Costa Brava.

4 han comentado:

DDanny dijo...

Tienes un meme en mi blog que seguro te gusta

darkmanburt dijo...

Si vinieras a la Costa de cadiz no tendrias este problema, aqui siempre hace buen tiempo, jejejeje.

Que lo pases bien.

m4n010 dijo...

darkmanburt

En la costa de Cadiz estuve hace 4 años, un magnífico tiempo y eso que un día nos llovió.
Muy bonito Conil y Zahara de loa Atunes. Yo hubiese repetido porque fue el verano que mejor tiempo tuvimos, pero aquí son de no repetir nunca un sitio.

saludos

senovilla dijo...

Yo lo que no procuro olvidar es el dinero, porque tal como se han puesto los precios.

Este año igual cambia tu suerte y no necesitas usar el paragüas, pero llevate la hucha por si esa te hace falta.

saludos.