viernes, 8 de agosto de 2008

Ya están aquííí....

Hoy me he levantado especialmente contento y no creo que haga falta que diga el por qué.
Asomarme a la ventana y ver que el cielo estaba despajado me alegró más todavía. Camino de la oficina sonaba en la radio del coche You can’t always get wat you want de los Stones, mi canción favorita de entre todas las canciones y la que canté a grito pelado haciendo coros a Mick Jagger.
Justo delante del taller encontré un aparcamiento para el coche, bajé de él aun cantando y un compañero que esperaba la hora para entrar se metió conmigo diciendo que cantaba fatal.
Entablamos una amistosa discusión entre ambos acerca de cual de los dos cantaba mejor. Nos atacamos mutuamente con cosas como que si tú cantas de pena, con que tú cantas como un pato borracho y otras lindezas por el estilo.
Y en un alarde de pedantería el tipo me dice que él lo hace tan bien que cuando se pone a cantar hasta la virgen llora con la emoción.
Mi respuesta fue tan contundente que lo dejé sin habla:
-pues yo una vez canté ante un crucifijo y cuando acabé, el mismo Jesucristo se bajó de la cruz y me felicitó por ello, al tiempo que me decía: ¡ole, ole y ole!, tú si que cantas bien macho, y no el desgraciado ese que hace llorar a mi madre-.
Dejamos este tema y hablamos de las vacaciones y de los planes que ambos teníamos para ellas.
Al final lo de siempre, haremos lo que podamos y más ahora que estamos en crisis, así que una vez que tocamos el tema económico la conversación derivó por esos derroteros.
Los dos soñamos despiertos con lo que serían éstas y lo que haríamos si nos tocase un premio gordo en la lotería.
Él fue un poco egoista en ese aspecto ya que no pensó en nadie más, yo al menos tuve el detalle de acordarme de los míos.
Por supuesto que si me tocase un buen premio algo le daría a mi madre y a mis hermanos, también sería generoso con algún amigo así como algún que otro pariente, quienes saldrían beneficiados con mi suerte. ¡Y que pedazo vacaciones me programé en ese tiempo!.
Menos mal que la hora de empezar a trabajar interrumpió la conversación, porque entre regalar un poco de dinero aquí y otro poco allí, más el gasto de las supervacaciones, aún no había cobrado el premio y ya me estaba quedando sin un puto céntimo.
Y así ha transcurrido mi última mañana de trabajo antes de las vacaciones, ahora me queda lo más difícil, la tarde, en la que tendré que multiplicarme por dos para no dejar nada pendiente.
Al final supongo que será como siempre, muy tranquila toda hasta que llegue la última hora en la que me loquearán preguntándome por todo: que si dónde queda esto y cómo va lo otro.
Menos mal que con el invento de los teléfonos móviles los que se quedan lo hacen más tranquilos, pues en caso de duda no tienen más que llamarme y desde la playa mismo les puedo ayudar en lo que sea.
También he tomado alguna medida en este sentido, por lo de pronto he cambiado el tono que tenía para las llamadas entrantes y he puesto una sonora carcajada, más que nada para que les haga gracia y se rían si me llaman, porque este año pienso dejarme el móvil olvidado en la oficina.

4 han comentado:

Juanita Castillo dijo...

Que disfrutes mucho de tus vacaciones m4n010, que seguro que te las mereces...
Lo de la lotería ha salido alguna vez a colación con los otros búhos, el tema de compartir o no... Y yo por lo menos lo quiero PAMITODO, qué coño de hermanos, como mucho los papis, que nos han dado la vida.
A pasarlo bien!!

rosita dijo...

yo tambien cacabo en un ratito, yo creo qeu tengo todo preparado para mi relevo y yo he echo algo aun peor
en vez de la carcajada he cambiado de numero, luego sera el uys! no te lo comente? jejeje

Eulogio dijo...

Que las disfrutes.
A mi me queda una semanita.

senovilla dijo...

Pasatelo bien y si compras lotería, 10 centimos los juego contigo que este año seguro que te toca.

Disfruta amigo.