lunes, 8 de septiembre de 2008

Arde Roquetas de Mar

Decía un conocido mío “yo no soy racista, pero si los negros no tienen que llevarse a la boca que se coman a los gitanos”… supongo que este conocido disfrutaría el otro día viendo como un poco más y en Roquetas de Mar casi se los cenan ahumados.
Vaya por delante que yo no soy ni más ni menos racista que la mayoría. Ya sé que tu eres muy buen@ gente y no lo eres en absoluto, eso pudiera ser porque a ti no te han tocado unos gitanos por vecinos como alguna vez me ha tocado a mí, o que no hayas sentido alguna vez el contacto frío y metálico de una navaja en tu cuello como yo sí he sentido a manos de un individuo de esa etnia de por diez miserables duros.
Claro que no todos los gitanos andan con navaja, algunos andan con pistola, y si no andan ellos anda un primo y cada uno de ellos tiene ciento y pico, por lo que si alguna vez tienes un incidente o accidente con uno, pueden vaciarte uno o dos cargadores en el cuerpo.
Me importa un rábano que su piel sea morena, negra, amarilla o blanca, pero mientras este país se llena de gente de la peor calaña, aquí nos la agarramos con papel de fumar y decimos que pasen todos porque los españoles somos los más buenos del mundo mundial y para que nadie tenga dudas nos juntamos con los más incivilizados del planeta en una Alianza de Civilizaciones… y al que no esté de acuerdo le llamamos facha y punto.
Y más pacifistas que nadie, porque oiga, aquí cuando de pedir la paz se trata, se pide a hostia limpia si hace falta… y ya de paso mangamos un jamón en El Corte Inglés, que esto de la protesta abre el apetito.
Lo que ha pasado en Roquetas de Mar, no puede coger a nadie de sorpresa porque hay casos precedentes en los que las fuerzas de seguridad se las vieron y desearon para contener a una marabunta de marginales exaltados, y para que no se diga no excluyo a los jóvenes de aquí que arman la de San Quintín si no les dejan hacer botellón.
La culpa se la echamos al cha cha cha que ya está acostumbrado, pero el lobo ha enseñado las orejas y aunque por una parte me alegro de que el churumbel de la navaja haya sentido el calor del fuego en su culo, me da pánico pensar en que cualquier día y por cualquier otra causa la marabunta se dispare otra vez y ocurra una tragedia.
Estoy de acuerdo y me parece perfecto que se ayude a los países más necesitados, aunque yo soy de los que pienso que hay que ayudarlos en su lugar de origen más que aquí, porque visto lo visto y después de haberlo escuchado tanto, miedo me da que un día pasen del dicho al hecho y tengamos que escapar de aquí a nado.

1 han comentado:

senovilla dijo...

Este es el país que nos merecemos para eso hemos seguido teniendo el mismo Gobierno de las Civilizaciones y de viva la Pepa, pero no la constitucional.

Todo tiene un límite y cuando vemos lo que ocurrió en Francia o hace poco en Italia, nos decimos, es que no son progresistas como nosotros.

Prefiero ser conservador y antes de que la marabunta ataque igua hay que fulmigarla.

Saludos desde el país de las civilizaciones.