martes, 21 de junio de 2011

Mi gran dilema

Distinguidos lectores, queridísimas lectoras, querid@s amigos, etc, etc, y etc. Quitaros la chaqueta, poneros bermudas y calzaros chanclas, porque hoy, exactamente hoy comienza el verano y no es que lo diga El Corte Inglés, sino que lo ha dicho el metereólogo del Telediario y la prensa, aparte de que desde que tengo uso de razón, la cual tuve hace tiempo hasta que no hace mucho la fui perdiendo poco a poco hasta que la perdí del todo, el verano ha comenzado siempre, hora más, hora menos, el día 21 de junio. Y puedo afirmar y afirmo, que si los Mayas no se equivocan, así seguirá siendo por los siglos de los siglos, amén.
Y ya que he mencionado el tema de los Mayas y dado la depresión que mi amigo Logio comenta sentir cada vez que ve el reloj de cuenta atrás que he puesto en el blog, quiero decirle al respecto que no se lo tome tan a pecho, que si el mundo se tiene que acabar, pues se acaba y punto. Más me jode a mí que esto se vaya al carallo ahora que tengo la hipoteca liquidada, por lo tanto estoy meditando en comprar un apartamento en Canarias.
No es que lo necesite, pero me gustaría tenerlo y sobre todo contando que si el mundo se acaba a finales del próximo año, este quedaría sin pagar y así le doy por el culo a un banco. Y eso mis querid@s amig@s, es algo que no tiene precio.
El caso es que de un tiempo a esta parte tengo metido en la cabeza dar un nuevo aire a mi vida, porque estoy harto de levantarme todas las mañanas, mirar por la ventana y ver el cielo gris o nublado. Y de la lluvia estoy que ni te cuento... hasta los mismísimos huevos y si bien la humedad a estos no les afecta, si que lo hace a mis huesos.
Aunque bueno, no todas las mañanas es lo que veo pues a veces miro y remiro y lo veo todo negro. Esto me suele ocurrir cuando duermo con la persiana totalmente bajada.
Pero ese es mi sueño de viejo, vestir todos los días de camiseta de tiras, bermudas y chanclas, pescar en el mar y rascarme los huevos en la playa. Cierto es que lo tengo bastante difícil ya que mi situación económica no está para esos dispendios: ¡un apartamento a pie de playa y en Canarias!. Difícil sí pero no imposible. Porque si te paras a pensar todo es cuestión de echarle morro.
Lo jodido es que me concedan la hipoteca, ahora bien, estando como yo estoy (no loco, pero sí hasta los huevos de todo), si me apuran atraco un banco. Conste que si no lo he hecho hasta ahora es por que en caso de hacerlo no podría salir pitando ya que me lo impide mi cojera, con lo cual nada más cruzar la puerta ya me pillaría la cajera. Ahora bien, por falta de ganas que no sea, a fin de cuentas y si lo piensas con frialdad en la cárcel no se está tan mal como parece. Porque las cárceles de hoy en día están mucho mejor que algunos de los hostales en que he veraneado. Algunas tienen campo de fútbol, gimnasio y hasta piscina. Y si quieres echar un polvo no tienes más que pedir un bis a bis.
¿Por qué sino tanto extranjero que habita en nuestros talegos prefieren estar aquí presos que libres en sus países?... Además en mis condiciones, sin antecedentes penales y a tratamiento psiquiátrico, a un nada que engañe al juez poniendo acento rumano, lo mismo en vez de ir a presidio me dan un billete para Rumanía y con derecho a cobrar un subsidio.
Perdón, en Rumanía no dan subsidio a los presos, eso creo que sólo lo dan aquí, pero con un poco de suerte al llegar allá no me dejan entrar y vuelta para acá... y todo esto a gastos pagos.
Y podría pasarme media vida yendo de aquí para Rumanía y de Rumanía para aquí. La idea no está mal, pero en este momento queda descartada por ser mi principal deseo irme a vivir a Canarias. Y quien dice Canarias dice al Caribe, aunque éste me da más miedo por los huracanes y tifones, aparte de que tengo entendido que en sus playas hay tiburones, y yo soy de los que cuando se ponen a nadar se alejan de la playa, por lo que sería más que probable que nadando alejado de la arena me tropezase con uno de estos bichos acuático submarinos.
Por eso me inclino por Canarias, aunque aparte de lo comentado me surge otro inconveniente: mi esposa. Es tan galleguiña ella que nada más tocarle el tema le entra la morriña y siempre me dice que si me quiero ir para las islas que me vaya sólo, a lo cual apuntilla que entregue las llaves de casa por si se me da por regresar algún día.
Ella prefiere que atraque un banco aunque me vaya para Teixeiro o Alcalá Meco, eso sí, "haz como el Dioni" me dice. Si te pillan que te pillen, pero di que no recuerdas dónde escondiste el dinero. Me dice que siendo así podría visitarme a menudo e incluso tener los bis a bis que me concedan, lo cual yo dudo mucho y no por temor a que me los nieguen, pero si le queda el dinero y conmigo en la trena, a lo mejor quien se va para Canarias es ella.
En fin, que este es el dilema que tengo: irme o no irme, quedarme o no quedarme, joder a un banco o dejar que éste me de por el culo, libertad o condena...
Por eso esta tarde pienso darme una vuelta por la Plaza del Obradoiro y ver como se lo montan "los indignados", quizás de ahí me surja alguna idea para despejar mi dilema, o quién sabe, si me hacen un sitio en una tienda lo mismo me quedo a vivir con ellos.
Porque si algun@ no lo sabe, yo también tengo mis razones para estar indignado, que digo indignado, INDIGNADISIMO. ¿Quién sabe? a lo mejor si follase más no estaría tanto.

3 han comentado:

Senovilla dijo...

Nada como un buen polvo para paliar la indignación.

Un abrazo

Logio dijo...

Siempre puedes vender el piso y comprarte un adosado...

He cerrado los ojos y he dado a la bolita del ratón para abajo y a tomar por culo la depresión.

Logio dijo...

He peleado todo el día con pesados tableros, al acabar la jornada he ido a la oficina y mi jefe me dijo que estaba cansado... en fin, será cierto.