lunes, 20 de junio de 2011

Que vuelva la peseta

Distinguidos lectores, queridísimas lectoras, querid@s amig@s, etc, etc y etc. Como he dicho medio ciento de veces en este blog, mi abuela era una fan incondicional de Manolo Escobar, ahora bien, lo que nunca he dicho es que al igual que todo hijo de vecino yo tuve dos abuelas: la paterna por parte de mi padre y la materna por parte de mi madre.
A mi abuela paterna la he mencionado aquí lo dicho: medio ciento de veces, pues con ella he vivido hasta la edad de 10 años mientras mis padres se ganaban los duros en Suiza. Era esta abuela mía la que chocheaba por Manolo Escobar, mientras que la otra lo hacía por Juanito Valderrama y Dolores Abril.
De ella recuerdo, aparte de muchas otras cosas, que la volvía loca una célebre canción de este duo de cantantes, esa canción llevaba el título de "Mi peseta" y le gustaba mucho cantarla. Lo que no puedo asegurar a ciencia cierta es que si la cantaba porque le gustaba, o si la cantaba para lamentarse.
Pese al tiempo que hace que mi abuela falleció, más el tiempo que antes de que esto ocurriese hacía que no se la escuchaba cantar, todavía recuerdo parte de la letra de la mencionada canción, la cual decía en el estribillo:

"Mi peseta, mi peseta
dónde estará mi peseta
que ahora vale tres reales
yo me vuelvo majareta
por la gloria de mi padre."

Pues bien, no sé si por es por casualidad o porque la economía está jodida, tanto la del país como la mía, pero de un tiempo a esta parte no hago más que cantar esa misma canción, la cual me lleva a hacerme varias preguntas: ¿salimos beneficiados con el euro?, ¿viviamos mejor con la peseta que con el euro?, ¿tengo buena voz para representar a España en el próximo festival de Eurovisión aunque sea con otra canción?...
De todas estas preguntas que me hago sólo hay una para la que tengo una respuesta segura: yo en Eurovisión hubiese quedado mejor que nuestra última representante y mucho mejor que la tal Remedios Amaya, de la cual nada más se ha vuelto a saber por lo que supongo seguirá buscando por ahí quien manejaba su barca.
En cuanto a las otras, dudas, dudas y más dudas, pero en mi interior a veces me digo a mí mismo: ojalá volvamos a la peseta.
Si señores, señoras y señoritas, ojalá volvamos. Porque en estos momentos tengo en mi cartera la cantidad exacta de 7 euros con 53 céntimos, los cuales me llegan exactamente para 5 cafés (que a 1,10 son 5,50 euros en la mayoría de las cafeterías, en algunas cuestas más, en la del Congreso cuesta 0,80 según palabras del propio Zapatero. Salvo que desde el día que lo dijo lo hayan subido).
Pues eso, tengo para 5 cafés y con los 2,03 euros que me sobran no me llegan para tabaco. Ahora bien, si volviesemos a la peseta yo podría decir que tengo en la cartera 1.252 pelas. Y eso amig@s míos, da para bastante más.
Vale, estoy de acuerdo con que la vida ha subido, pero ¿tanto y tan repentinamente?. No me lo creo... Estoy totalmente seguro que tanto yo como cualquiera de vosotros, si nos tomamos un café y a la hora de pagar nos piden por el mismo 183 pesetas, le arrojamos el café por encima al camarero y aparte le mangamos el pocillo y el platillo.
Cada día estoy más convencido de que esto de entrar en el Euro resultó una jodienda para nuestros bolsillos.
Por poner otro ejemplo: antes ibas a repostar el coche y le pedías 1.000 pesetas de gasolina y no pasaba nada. En cambio ahora le pides que te echen 6 euros que al cambio viene siendo lo mismo, y el empleado mira para tí con cara de compasión como pensando que uno es casi un muerto de hambre, además del agravante de que con sólo 6 euros de gasolina como te despistes en la salida de una rotonda y tengas que dar otra vuelta a la misma, fijo que te queda el depósito seco antes de abandonarla.
¡Ah!, mi peseta, dónde estará mi peseta, que en tiempos de Juanito Valderrama y según él cantaba valía tres reales, y ahora y según mi calculadora sólo vale 0,0060 euros. Es decir, ni a un céntimo llega.
En aquellos tiempos, los de Juanito Valderrama existía también el patacón, el cual venía siendo 1 décimo de peseta y no te creas que era nada, pues yo recuerdo que con uno te daban 3 caramelos de nata.
¿Y qué te dan hoy por un céntimo de euro?... nada, absolutamente nada, ni caramelos de nata, ni chicles, ni ostias en vinagre. Es más, hay quien da los céntimos como si no fuesen nada para aligerar bulto y peso en el monedero.
Cienes y cienes de veces he dicho en este blog que avanzamos para atrás como las nécoras y los centollos, siempre he procurado argumentar con datos esto que tantas veces he dicho y aquí tenéis este otro que espero os sirva de argumento para decir que con la peseta no éramos más ricos, pero queda claro que teníamos más poder adquisitivo.
Ahora querid@s amig@s, reflexionad vosotros sobre lo que acabo de escribir y pensad en que si lo que acabo de decir es mentira o verdad.
Yo voy a dar aqui por finalizada la entrada pues como he dicho en la anterior, estoy de fiesta por el cumple de mi hija y al mismo tiempo estoy de duelo por la muerte de Clarence Clemons.
Ahora os toca a vosotros comeros el coco con la pregunta que voy a hacer: ¿no os gustaría volver a la peseta?... Pensadlo bien y hacedlo después de echar un vistazo a vuestra cartera.

-------
P.D. el motivo que me ha llevado a escribir esta entrada ha sido que hoy he encontrado un billete de 1.000 pelas entre las páginas de un libro y no me sirven más que para enmarcar como recuerdo.

4 han comentado:

Logio dijo...

Yo también quiero que vuelva la peseta, ¿¡onde andará la peseta?!

Por cierto, me deprimo cada vez que vengo y veo la cuenta atrás.

Antonio E. Zafra dijo...

que vuelva que vuelva por Dios! Hay que ver cómo nos la clavaron con el euro los joíos...

Senovilla dijo...

Y semos tan tontos que seguimos tomando café, ahí está el problema amigo.

Un abrazo.

Antes una fiesta de cumple con 2000 pesetas tenías hasta piñata, ahora ni te cuento en euros, ya nos lo contarás tú.

Un abrazo y sigue disfrutando de tu princesa.

Anónimo dijo...

Esta claro

http://www.quevuelvalapeseta.es