martes, 7 de octubre de 2008

Pa habernos matado

Pa habernos matado, podría decir ahora que leo que un fallo humano obligó a parar el funcionamiento del acelerador de partículas LHC. Y todo por una pieza mal ensamblada.
Esto de jugar a ser Dios casi nos cuesta muy caro. Menos mal que al final no pasó nada y el mundo sigue en su sitio y dando vueltas sobre su eje, sin más agujero negro que el económico, que ese sí parece que nos va a tragar a todos.
Supongo que la cosa no quedará así, yo al menos exijo que ruede la cabeza de quien puso en peligro mi trabajo y todo mi patrimonio: el coche, un equipo de música, cerca de 500 cds, cuatro pares de zapatos y un poco de ropa.
Bueno, la verdad es que tengo más cosas, pero todo lo demás salvo lo antes mencionado son bienes gananciales y no patrimonio. Ni siquiera puedo decir que mis hijos sean míos porque sólo es la mitad de cada uno, la otra mitad es de la mujer.
El caso es que toda una vida de trabajo y sacrificio para conseguirlo y que se pudo ir a tomar por el saco en un santiamén.
Mucho científico y mucho diploma para luego no saber encajar una pieza, que apuesto lo que sea a que venía bien explicado en el manual de instrucciones, seguro que con dibujito y todo.
Esto demuestra que de los científicos no te puedes fiar mucho, igual que de los médicos, hombres de ciencia como los primeros ya que a fin de cuentas unos y otros van de bata blanca y se les reconoce como doctores.
Aunque en este caso prefiero a un médico, es cierto que si se equivoca puede costarte la vida, pero coño, salvo éste famoso de las sedaciones que se los cargaba a pares, no nos pueden matar más que de uno en uno, en cambio los científicos pueden matarnos de mil en mil, y quien dice de mil en mil dice a todos de una tacada.
Me fastidia tener que hablar de esto con Marta, la mujer de Senovilla, postrada en una mesa de quirófano para que le extirpen las “cocochas”, que para quien no lo sepa es algo que tenemos en la garganta y a las que los médicos llaman amígdalas, por esa manía que tienen de poner nombres raros a las cosas, cosa que a mí no me gusta nada.
Esto lo hacen para impresionarte en caso de que se les muera uno por una negligencia. Porque te quedas impresionado y sin habla si por ejemplo cuando te dan el parte de cómo va el pariente al que operaron de una rodilla, y te vienen con la de: la rodilla nos estaba quedando como nueva, pero tuvo un “paro cardíaco” y no pudimos hacer nada, ni por la pierna ni por él.
¿Qué?, te quedas frito ¿a qué sí?. ¿No sería más fácil si dijesen las cosas como son?. Se le paró el corazón y punto.
Tengo yo un compañero de trabajo con una úlcera de estómago causada por una negligencia médica.
El hombre acudió a su médico porque cojeaba mucho al andar. Le diagnosticaron ciática y lo atiborraron de pastillas. Pero su dolencia lejos de ceder iba todavía a más pese a que le cambiaron el tratamiento varias veces.
Tardaron mucho en acertar con el diagnóstico exacto: un callo en el pié, y cuando dieron con él, el hombre tenía una úlcera bestial por culpa de tantas pastillas.
Así que vamos a dar las gracias porque el mundo no se haya ido a tomar por el saco y también vamos a mandar desde aquí muchos ánimos a Marta, y decirle que esté tranquila y confiada, si los médicos dicen que son las “cocochas”, es que son la "cocochas".
Muy distinto sería si te dijesen que te van a operar la rodilla, en ese caso no te fíes.

El helado es regalo de la casa para Marta, lo de abajo es un plato de cocochas con merluza para Senovilla... Tienen mejor pinta que las de tu mujer, verdad? ...

8 han comentado:

Eulogio dijo...

Si hubieran encontrado el callo al principio le habrían dado un montón de pastillas para el callo y le habrían jodido el estómago igual.
Si estaba para ser....

No sabía yo lo de Marta.
Que todo salga bien.

Carmen dijo...

Pobre hombre, por unos simples callos. Si es que al fin y al cabo los médicos también son humanos.

Desde aquí le mando un beso a Marta y mis mejores desesos para que se recupere pronto.

Buen día y besos

Gloria dijo...

Ei, yo sé del caso de uno que fue para que le operaran la rótula derecha y al despertar de la anestesia se dieron cuenta que le operaron la izquierda.. imagínate..

MoHiKaNa dijo...

Santa madonna¡¡¡¡¡¡¡ como si fuera tan dificil diagnosticar un callo. Me quedo muertaaaaa¡¡¡¡¡¡¡

Biquiños

Antea dijo...

Hace pocas semanas que leo tus comentarios y ¡manda carallo!, me quedo pasmadiña e incapaz de expresar (cualquiera se pone a tu altura) lo mucho que me gustan y lo mucho que me rio con ellos.Pero de alguna manera tenía que decírtelo.¡arrefú esa Galicia calidade!Con toda mi admiración.Una gallega.

m4n010 dijo...

No hay callos como los que hace mi madre, jejeje.

Graciñas Antea e benvida.
No te cortes en decírmelo que no soy tan alto, y a fin de cuentas comentarios como el tuyo son los que me animan a seguir.
Gracias a ti por leerme.

ozutto dijo...

el helado si que tiene buena pinta tio!!!

senovilla dijo...

El post no se lo enseñe a Marta hasta hoy, lo que se ha podido reír amigo, ja,ja,ja.

Saludos Cordiales.

Marta: Manoloooo que no puedo reírme muchos que duele.

Besos.