jueves, 7 de julio de 2011

Feliz San Fermín y ojo con los cuernos

Distinguidos lectores, queridísimas lectoras, querid@s amig@s, etc. etc. y etc. Como he dicho en entradas anteriores y pido perdón por ponerme pesado con el tema, estamos en verano, aunque por aquí seguimos con el tiempo medio revuelto, y lo digo así porque es cierto y aún a temor que los empresarios del sector de la hostelería se me echen encima por joderles el negocio.
Hoy tuvimos un día fresco, gris y con orballo, tanto es así que he decidido desinflar el flotador de playa y esperar a que el verano se consolide de una puta vez. A lo mejor no lo hace hasta que me vaya de vacaciones, lo cual pienso hacer en agosto por mucho que el jefe me las niegue como ya hizo.
Sí, lo hizo por sus cojones y yo las disfrutaré por los míos, que aunque al igual que los suyos son sólo dos, pero por la edad de ambos él los tiene más arrugados y yo más guerreros, lo cual tiene su lógica ya que servidor de ustedes fue criado y educado en un barrio en el cual y ya de aquella ni los "grises" se atrevían a entrar así por las buenas.
Pero como no quiero hablar de guerras ni de jefes ni de grises, ipso facto cambio de tema y a otra cosa mariposa.
Y ¿qué mejor tema para hablar que de amigos y fiestas?... (por cierto, el próximo martes cumplo 51 tacos y espero y por eso lo menciono, que os paséis por aquí a felicitarme).
Y hablando de amigos y fiestas, os recuerdo por si no habéis mirado el calendario que hoy es SAN FERMIN. La fiesta por excelencia de la tierra de nuestro amigo Senovilla, al cual saludo desde aquí y le deseo que lo esté pasando bien junto a su familia, del mismo modo que espero no se le ocurra correr delante de los toros, ya que como tod@s sabéis estos bichos se caracterizan por tener dos cuernos en la cabeza igual que l@s cornud@s, con la diferencia de que estos bichos te los clavan mientras los cornud@s en el mejor de los casos simplemente los aguantan de por vida aunque una vez reconocidos envíen a su pareja a tomar por culo. Y pido perdón por esta vulgar expresión, pero las cosas son como son, y el peso de una cornamenta es merecedora de ella.
Hay quien por el contrario y aunque parezca mentira, los luce con orgullo. Y es que en esto del sexo todo es posible y hay gente para todo.
Sí yo me remito a mi juventud para hablar de este tema tan complejo recuerdo dos casos en concreto y que ahora os comento: uno es el mío, que por aquel entonces aparte de tener más pelo, una novia que tuve me los puso con un amigo, y que decir tiene que cuando me enteré a ambos mandé a tomar por donde amargan los pepinos.
Más tarde y con el tiempo, la susodicha ex-novia también adornó la cabeza de mi amigo. Y digo ahora amigo pese a haberlo mandado por ahí ese día, pero si algo tenemos los hombres es el don de perdonar a un amigo cuando está jodido, aunque en este caso la jodida era ella y no mi amigo. Y ella estaba jodida y bien jodida, no sólo por mi amigo y yo, sino que medio vecindario también se la jodió como hicimos mi amigo y yo.
Una vez que ambos nos dimos cuenta del adorno que nos había puesto la jodida en la cabeza, recuperamos nuestra amistad y ahí quedó la cosa.
Sin embargo a ella la jodieron bien jodida, tanto es así que la última vez que tuve noticias de ella, lo cual fue hace ya mucho tiempo, ejercía la prostitución en un puticlub de La Coruña.
Más adelante y alguna que otra vez mi amigo y yo recordamos el tema y llegamos a la conclusión de que cada uno tiene lo que se merece (aunque ambos no merecíamos los cuernos), y que el tiempo pone a cada uno en su sitio.
Ni él ni yo nos consideramos cornudos, pero nos tenemos echado unas buenas risas viendo como acabó la jodida.
Otro caso era el de un vecino cuarentón que lucía los cuernos sin pudor aun sabiendo que los tenía bien puestos, de hecho más de un amante de su señora esposa fue a recogerla a la puerta de su propia casa para regocijo y dar que hablar a todo el vecindario, que si por algo se caracterizaba era en que hablaba de lo que tenía que callar y callaba lo que tenía que hablar.
Recuerdo de este sujeto que cierto día en el bar otro vecino en estado embriagado le dijo sin más tapujos: "tu mujer es una puta", a lo cual respondió "y con lo que gana usando el chocho yo te invito a un vino", quedándose tan tranquilo y dejando al resto de la parroquia perpleja y boquiabierta.
Y a lo dicho anteriormente me remito, el sexo es así de complejo, unos toman orgullosos por detrás, otros presumen de cuernos y yo para no ser menos últimamente me quejo de que se me está quedando el churro seco.
En fin, Feliz San Fermín a tod@s los que lo celebren y cuidadito con los cuernos, tanto los de los toros como los de la pareja.
-------

PD.
Aprovecho esta entrada para FELICITAR A MI AMIGO FERMÍN (ilustre bloguero que sigue BUSCANDO EL NORTE).

(Perdonad que no os enlace, pero como he dicho cienes y cienes de veces en este blog, este ordenador se me cuelga o se me reinicia sólo si abro dos ventanas a la vez. ¿Me estará poniendo los cuernos el muy hijo de su madre?).

5 han comentado:

Logio dijo...

A Pamplona tengo que ir... algún día será.

m4n010 dijo...

Avisame y vamos juntos, ahora bien, ni de coña me pidas que corra delante de los toros pues según tengo entendido estos bichos no se apiadan de los cojos.
Yo a los toros no los veo ni detrás de la barrera, si acaso desde un balcón y a ser posible desde un piso tercero, no vaya a ser que tiren la puerta y suban hasta el primero.

MoHiKaNa dijo...

Desde luego... lo de la ex-novieta esa tiene delito, al menos hizo una cosa bien, volver a unir una amistad...

Feliz día de San Fermín ¡¡¡¡

fermin dijo...

El "ilustre blogero" te agradece la felicitación. También agradece no ser enlazado, hace ya demasiado tiempo que el blog se quedó mudo.
Un abrazo don Manuel

Senovilla dijo...

Un abrazo sanferminero Manolo, nos vamos ahora a ver los fuegos y a Mago de Oz, hora de llegada las tantas, hora de levantarse las 7, así que ya ves que las ojeras no son maquillaje...

Un abrazo.