viernes, 15 de julio de 2011

¿y usted de qué o de quién se rie?

Distinguidos lectores, queridísimas lectoras, querid@s amig@s, etc. etc. y etc. Hoy es viernes lo cual quiere decir que ayer fue jueves. Hoy es un día especial para la mayoría de curritos porque mañana podemos quedarnos en cama hasta las tantas de la mañana, lo cual en mi caso quiere decir que hasta la 12:00 o'clock en punto o 12:30 o'clock pasadas, no adopto la postura vertical del homo sapiens y permaneceré en la horizontal durmiendo, meditando o quién sabe.
Hermoso día este, no sólo por ser viernes sino porque amaneció despejado y el cielo se ve de un azul veraniego que invita a salir de casa. Que remedio pues hasta ahora no me llevan el sueldo a casa. ¿A ti tampoco, verdad?... jodidos empresarios. En fin.
Hoy estoy tan contento como Yon Travolta en "Fiebre del sábado noche", porque esta noche si mi churry cumple el contrato le caerá un polvazo a lo 9 semanas y media, aunque presumo que éste no durará tanto, así a lo sumo y a ojo de buen cubero, entre preliminares y asunto en concreto, si llega a media hora me daré con un canto en los dientes.
Quiero decir al respecto que ayer noche tuvimos un conato, pero no un conato de sexo sino un conato de discusión por nada importante. En previsión de lo que me venía encima plegué orejas y rabo y le di la razón en todo, ahora bien, si esta noche o la de mañana mojo, en cuanto retire el instrumento retomo el tema y le diré aquello de donde dije diga digo Diego, y a lo que ayer dije que ella estaba en lo cierto, esta noche o la de mañana le diré que estaba equivocada.
Que hijo de puta soy ¿a que sí?... ¡ojito aquí!, que una cosa es lo que diga yo y otra lo que digas tú, así que ten mucho cuidado con lo que piensas de mi madre, la cual y para que te enteres es muy buena costurera y como madre la mejor del mundo. Casi me atrevería a decir que mejor que la de Sarinha, la cual será una madraza para su hija pero para mí no salvo que me incluya en el testamento. (Perdone usted distinguida lectora y apreciada señora, pero ya sabe que aquí todo es broma y si me permito estas confianzas es porque intuyo su buen sentido del humor). Me doy por perdonado, gracias y no cambie usted y siga pasándose por aquí que por lo que a mi respecta procuraré hacerla reír, pero dígale a su hija que la enseñe a comentar porque estoy deseando saludarla personalmente y sin intermediarias por medio.
Bien, dejando de lado a la madre de Sarinha, de lado pero muy cerca no vaya ser que deje de venir por aquí, centraré la entrada en otra cosa mariposa y nada mejor y ya que he tocado el tema que hablar de las risas y las mujeres.
Recuerdo en mi adolescencia en la que comerse un rosco era un milagro, muchas veces me he preguntado el por qué mis amigos tenían más éxitos con las mujeres que este servidor de ustedes. Un día se me dio por hacerle esta pregunta a una amiga y me respondió que si quería triunfar con ellas lo mejor era hacerlas reír (aquí quiero incidir otra vez en la madre de Sarinha y advertirla de que si quiero hacerla reír no es porque quiera ligar con usted queridísima señora, pues yo soy un hombre casado y mi mujer me lo tiene totalmente prohibido).
Bien, siguiendo los consejos de esta amiga tomé la decisión de dar un vuelco a mi vida en ese respecto, por lo cual dejé de ser un galán y me convertí en un payaso. Y debo reconocer y reconozco que más de una me lo llamó a la cara dejándome con la incertidumbre, pues nunca llegué a saber si se reían de mi o conmigo. Pero bueno, lo pasado, pasado está y ahora que estoy casado si se reían de mí me importa un carallo.
Lo que sí tengo que reconocer que la amiga que me aconsejó acertó, pues a día de hoy mi churry me dice que la conquisté por lo simpático que era, lo cual me decepcionó bastante ya que yo estaba convencido de que la había conquistado por lo guapo que era. De todos modos y con el paso del tiempo, poco a poco dejé de parecerle tan simpático y según ella me convertí en un hombre serio, (jajaja, perdonen que me ría, pero no deja de hacerme gracia eso de que yo soy un hombre serio).
Ante este comentario que un día me hizo mi señora, decidí cambiar de estrategia para reconquistarla y me compré un libro de chistes, malísimo por cierto pues la mayoría de ellos eran chistes viejos o verdes, lo que hizo dudar a mi esposa que no sabía ya como llamarme, pero la cosa andaba entre obsoleto y guarro. Siguiendo con mi estrategia me compré una cassete de Arévalo y ahí casi la jodo del todo pues se me daba fatal hacerme el gangoso, de todas maneras conseguí volver a hacerla reír cada vez que le contaba uno e intentaba imitar al humorista.
Pero lo que nadie me quita de la cabeza es la duda que tengo: la de que si mi mujer se reía era de mí y de lo malo que era. Si me tengo que inclinar hacia un lado diré dos cosas: una es que se debía reír de mí porque nada más empezar el chiste me soltaba eso de "ya lo conozco", y la otra cosa que me hace inclinarme hacia la izquierda es la cojera, pues es de esta pierna de la que estoy más jodido.
Ahora bien, he escuchado en la tele decir a otras mujeres de que para triunfar con ellas lo mejor es hacerlas reír, por lo que daría lo que fuese por contarle a Elsa Pataki un chiste cojonudo que me sé de gitanos.
Algún día os lo contaré a tod@s, pero de momento me reservo la exclusiva para ella y si cuela cuela.
Bueno, podría decir muchas más cosas sobre este tema, pero prefiero dejarlas para otro día para que no me acabe pasando con vosotros lo mismo que con mi señora, que de ser simpático pasé a ser pesado en un santiamén, y con esta crisis no estoy en disposición de comprarme más libros o cassetes de chistes, pues con ellos ya fracasé dos veces y temo que a la tercera alguien me mande a la mierda.
Así que mejor será que diga aquello de "colorín colorado, esta entrada se ha acabado".

--------
P.D. Puedo prometer y prometo que el chiste de gitanos os lo contaré un día de estos.

4 han comentado:

Dina dijo...

Vieeeeeeeeeeeeerrrrrrrrrrrnesssssssssss por fiiiiiiiiiiiiiiin!!!! yuuuuuuuuuuuuujuuuuuuuuuuu!!! en 5 minutos m'espera un grandísimo vermute (que igual nos dura hasta las 8), una duchita y unas copas más tarde nos tocará ir a bailar... y como hay mala suerte... nos pasará como a tí (sin mojar a la camita, joooooooo)

Feeeeeeeeeeeliz finde, rey

PD: Aaaaaaaah, que se me olvidaba, yo me río contigo

Lakacerola dijo...

Jajajajaja...por los suelos...

Logio dijo...

¡Bendito sea el viernes por la tarde!

Sarinha dijo...

Yo te prometo que algún día le enseñaré a mi madre a comentar, pero hacerlo por teléfono es un poco difícil, bastante hago con arreglarle el Wi-Fi y demás imprevistos sin estar presente. Así que bueno, también aprovecho este rincón para dirigirme a mi madre, ya que ella lo lee más que mi propio blog (ya, ya sé que no lo actualizo mucho, pero bueno...)
Mamá, para el 6 ó 7 de agosto por la tarde, no hagas planes que tienes que ir a buscarme a la estación de tren. Voy a ir para allá y enseñarte a comentar en el blog de Manolo.
Manolo, es que ya eres como de la familia (con permiso de mi padre, por supuesto!)
Biquiños!!