miércoles, 26 de marzo de 2008

Sin faldas y sin extras



He leído en la prensa la noticia de una clínica gaditana que ha rebajado 30 euros de los complementos extra salariales de las enfermeras que no usen el uniforme estipulado, siendo la falda el objeto de la discordia, la cual no les llega hasta las rodillas… ni siquiera de las más bajitas.
Y es que hay que ser ingenuas… ¿cómo se les ocurre taparse las piernas cuando todo el mundo sabe que desde siempre los jefes premian a quien se baja los pantalones?.
Diré también que esta noticia iba acompañada de la foto de una enfermera ataviada con uniforme muy corto y muy sexy… la verdad es que cuando la he visto sentí deseos de enfermar, los que se me fueron al seguir leyendo y ver que la clínica era privada y que la enfermera de la foto no era tal, si no una pilingui.
Pero antes de hacer una reflexión sobre este tema habría que echar antes un vistazo al convenio de estas trabajadoras y otro a sus piernas.
El convenio podría aclararnos si están obligadas o no a vestir la falda, mientras que echando un vistazo a sus piernas podríamos averiguar el por qué están dispuestas a sufrir una rebaja económica a cambio de no enseñarlas.
Desde mi miope punto de vista, las protestas de las trabajadoras son admisibles dado que y según argumentan están expuestas a que al poner una inyección, un termómetro o tomar el pulso a los pacientes, estos les vean las piernas o les puedan ver las bragas.
Pero la empresa también tiene motivos para no pagarles dicho complemento habida cuenta de que no se visten con el uniforme estipulado.
Ahora bien, ¿ha pensado alguien en el paciente?, porque vamos a ver, si uno está enfermo y postrado en la cama de una clínica privada ¿no puede elegir como quiere que le pongan la inyección o el termómetro?.
Yo lo tengo muy claro… donde esté una enfermera guapa y sexy que me ponga a cien, que se quite una empantalonada que ponga una inyección, aunque también sea guapa y la inyección la cubra la Seguridad Social.
Y es que a mi ya que a mi me ocurrió algo que viene muy al pelo de a la noticia que estoy comentando, y fue cuando siendo joven me operaron de fimosis, que en el quirófano me tocó una enfermera muy guapa, pero cuando a la mañana siguiente pedí algo para el dolor, subió a la habitación un enfermero bigotudo que me inyectó un calmante. Vestía pantalones y no me gustó nada, ni él, ni como me pinchó, ni como me trató ya que me dice el muy desgraciado que a la próxima en lugar de un calmante me sube una palangana con agua fría para que la meta dentro.
Yo creo que lo ideal en este caso sería tener dos uniformes y premiar con un plus extrasalarial a las que voluntariamente optasen por vestir falda, el cual podría incrementarse proporcionalmente según los centímetros que le acortasen a la prenda, algo parecido a la forma de pagar la antigüedad: de dos en dos o de cinco en cinco centímetros, como los bienios y los quinquenios.
Y eso sí, lo que no vale es que para atender al paciente vayan en pantalón y después se queden en bragas delante de los médicos… que ya sabemos como funciona eso del corporativismo en la sanidad española.
.
Dejo un video muy ilustrativo acerca de esta notica... y que cada uno juzque por su cuenta

video

Mucho tiene que mejorar la Seguridad Social española, sobre todo en lo referente al trato al paciente.

2 han comentado:

Anónimo dijo...

Y digo yo....
Les bajan 30 e por no vestirse como putas (me refiero al oficio mas antiguo del mundo, no al insulto).., pues porqué no pagan unas putas para que trabajen de enfermeras. Seguro no se quejan si les mandas subir las faldas.


Pincho

manolo dijo...

Hostias... putas haciendo de enfermeras... pues no estaría mal, la cama pagada por la Seguridad Social y la tensión te la tomarían con la boca... moito enfermo iba haber