jueves, 6 de marzo de 2008

Una lección de padre


sta mañana me he levantado un poco espeso. Tomándome el desayuno topé con el kiwi tonto de la cesta, estaba un pelín verde, lo partí por la mitad le clavé la cucharilla y el jodido se resistía… estaba duro, por lo que clavé más fuerte y … ¡¡¡PIUMMMM!!!, a mi mujer no le gustó nada la pintura al kiwi que le hice en la pared de la cocina.
Cuando llegué a casa al mediodía la mujer y el niño estaba enzarzados en una discusión, ya que ella lo culpaba de la mancha de kiwi y él, erre que erre y venga a decir que no había sido y que no había sido y que no había sido…
-Mira lo que ha hecho tu hijo- me dice la mujer al mismo tiempo que me señalaba el lamparón verde en la pared.
Miré el dedo señalador de la mujer, miré la mancha y miré al crío.
-Yo no fui papá- me dice él todo convencido.
Y yo, que soy un padre muy comprensivo y tolerante, lo mandé castigado para su habitación ya que puedo comprender que el chaval tenga un accidente, pero no puedo tolerar que mienta y lo niegue para eludir sus responsabilidades.
Duele tener que castigar a un hijo, pero un padre no puede ser blando en la difícil tarea de educarlo, hay que ser firmes y duros.
Sirva como ejemplo de lo que digo que a media tarde el chaval se mostraba arrepentido y pedía perdón por el daño cometido, el cual yo admití con la condición de que este fin de semana le diese una mano de pintura a la susodicha cocina, lo que aceptó a regañadientes.
También le he dicho que le enseñaré un par de tácticas de supervivencia y escaqueo… eso sí, después de que haya pintado la cocina, no vaya a ser que aprenda demasiado pronto.
Y es que un padre debe, aparte de educar a los hijos, enseñarle y transmitirle todos los conocimientos que posee.
Debe, como en el caso este con el mío, enseñarle a admitir los errores cometidos y que procure aprender siempre de los mismos. Y siempre se aprende algo, yo por ejemplo lo he aprendido esta mañana y es que en lo sucesivo el kiwi lo parto en trocitos y me lo tomo en macedonia.
Espero que el niño también aprenda de éste error y también espero que aprenda a pintar bien, pues el salón también necesita una manito, y esa se la da él como Manolo me llamo, vaya que sí… Y si me apuran estampo un huevo Kindler contra la pared y se la dan entre los dos.

3 han comentado:

Anónimo dijo...

Joder Manolo, quen fora fillo teu!!
Dende hai uns días que me falache deste foro, pasou a formar parte da miña peculiar terapia matutina, explícome:
Teño a pornográfica costume cando me levanto de poñer a todo gas ao pequeno talibán Jiménezlosantos, ponme a cen, érgome medio sobao, acendo a ducha, prendo a radio, e...LEÑA!!
Esta terapia funcionou moi ben ao principio, empezaba o día espabilao e ben esperto, mais pouco a pouco a espabilación foi tornando en mala ostia. Probei un cambio de emisora, mais o francino paréceme un blandorro e un sosoman, os comentaristas da galega moi obvios...
Agora a miña esquizofrenia atopou no teu blogue un punto de equilibrio, xa que chego ao curro como dicía cargado de mala ostia episcopal, abro o manólogo, boto unhas risas, e empezo o día mais ou menos templado.
Así que debo agradecer a súa ilustre persoa manueliana que siga adiante con estas publicacións que tanto ben me fan.
Un saúdo iletrado e a ver cando chegan esas historias compostelanas do fondo sur...
xosemaria

manolo dijo...

Quen fora teu pai que xa tes os estudios acabados, o meu fillo ainda non comenzou ca carreira... está facendo exercicios de quentamento no instituto, e vaino levando daquela maneira, porque hay duas formas de levalos: unha e ben e outra e daquela maneira.
Alegrome moito de facerche ben, a verdade e que a min tamen me senta ben facelo, ademais e mais barato esto que un psiquiatra.
Terei que facer unha logo de fondo sur, ademais lembrome que teño unha foto caralluda para colocarlle, e de Kikiño, creo que con eso xa dou pistas...
Porei a maquinaria en funcionamiento a ver que dou sacado .

Nada mais amigo, so agradecerche a visita e o comentario

Anónimo dijo...

Unha foto de kiko? Medo me das!