miércoles, 18 de marzo de 2009

Cosas de perros

Iba para trabajar esta mañana un poco distraido y pensando en mis cosas, cuando al pasar por delante de una preciosidad de mujer la escuché soltar un silbido. Pero yo como si nada, oye, dirigí orgulloso mi vista al frente y seguí mi camino como si la cosa no fuese conmigo.
Al poco rato la escuché silbar de nuevo “fiiiiiiuu”, y hombre, está bien eso de hacerse el duro pero tampoco hay que pasarse. Si una mujer guapa me silba puedo hacerme el sordo a la primera pero no más, porque duro, duro, puedo intentar aparentarlo, pero coño, no tanto como para parecer que soy de piedra.
Así que a la segunda me giro, la miro y… ¡sorpresa!, no me silbaba a mí sino que estaba llamando al perro.
Y el chucho maleducado seguía a lo suyo sin hacer menor caso a la llamada de su dueña, quien ya impaciente por la desobediencia del animal volvió a silbarle y a llamarlo por su nombre: Ton, ven!, ¡Ton, vamos para casa!".
Pero Ton seguía sin hacer caso ante la desesperación de su ama, quien se encaminó hacia él dispuesta a echarle el lazo. Pero el perro en lugar de esperarla o ir hacia ella, dio media vuelta y se alejó un poco más, aproximándose a donde yo estaba, y tras él venía ella.
Cuando lo tuve cerca y en vista de su actitud desobediente hacia la mano que le da de comer, lo amenacé muy seriamente: “me cago en la cona que te parió, si no vas tú voy yo”.
Pese a que el chucho me miró con cara extraña casi me atrevería a jurar que me entendió, así que mirando a la mujer y sin cortarme un pelo me ofrecí yo a cambio de su perro: “chica, yo te llevaría las zapatillas, te las calzaría, podría ir a buscarte el periódico y ladrar cuando te llamasen a la puerta, y lo mejor de todo, no tendrías que sacarme a la calle para hacer mis necesidades”.
Y dicho y hecho, porque fue decirle esto y el perro corrió a su lado y desde allí comenzó a ladrarme como un condenado. Estaba claro que el animal había tomado en serio mis intenciones y que no le gustaba la competencia.
La mujer aprovechó la ocasión, amarró al perro con la correa y los dos se alejaron por dirección contraria en la que yo iba, ella toda estirada y él moviendo la cola con chulería. Antes de perderlos de vista lo intenté por última vez y a grito pelado: “piénsatelo”, respondiéndome el perro con un guau, que por el tono y la forma me pareció que se cachondeaba de mí.
¡Hay que joderse!, hasta un perro se burla de mí. Es bien cierto el refrán que dice que “a perro flaco todo son pulgas”, y en este caso lo digo por mi, porque había que ver lo limpio y bonito que la chica tenía al canelo… en cambio yo estaba sin afeitar.
Y como a mí tampoco me gusta ni la competencia ni la chulería de quien se burla de uno desde la distancia, también a grito pelado respondí al ladrido del chucho con un “vete a tomar por el culo”, lo que la chica debió malinterpretar ya que se volvió y me gritó que a tomar por el culo fuese mi madre.
Camino del trabajo fui reflexionando sobre lo acontecido llegando a la conclusión de que mucho tenemos que aprender los hombres de los perros, porque uno corre presto cuando una mujer lo llama… pues craso error amigos, craso error, el truco para que sean ellas las que nos vayan detrás está en hacer como los perros y cuando te llaman tomar la dirección contraria.
Claro que hay un gran inconveniente, y es este puto rabo nuestro que tiene vida propia y piensa por su cuenta.

PD. Ayer hubo un intento de acercamiento con la churry, eso sí, muy disimuladamente y con el orgullo necesario para no dar la sensación de derrotado.
Me acerqué y ella dejó que lo hiciese, pero me resistí a tocarla. Un hombre tiene que ser un hombre y aunque el miembro haga de él lo contrario, ninguno de los dos pueden ni deben dar imagen de flaqueza, eso sí, tuve que retroceder un paso porque tampoco me pareció apropiado que notase mi dureza.

12 han comentado:

Amio Cajander dijo...

Así así... Duro y Altivo!!

Vitalnn dijo...

En el próximo acercamiento quizás rompeis la mala racha...

Que así sea!!!

JuanRa Diablo dijo...

La primera vez que caigo por aquí y la historia de perrito y despechado me ha gustado por lo que prometo pasar de nuevo.
Un saludo!

Javi dijo...

Manolo....a la conquista!!!
Retroceder nunca...Rendirse Jamás!!!

Saludos

Eulogio dijo...

Eso tío, primero la dignidad, ja, ja. como cuando llevas una mierda impresionante e intentas mantenerte digno.

Antonio E. Zafra dijo...

¿Somos hombres o gallinas Manolo?

A la próxima dale un bocao al perro y ataté la correa al cuello. Ya veo en la lejanía a esta mujer untada en emrmelada al grito de ¡Chuki chuki!

Opaito dijo...

Siento decirte esto amigo mio, pero creo que necesitas echar un kiki ya mismito, juas, juas

Calenda dijo...

Me cae bien tu "churri", Manolo. Seguro que si nos tomáramos unos cafés tendríamos para echar unas risas sobre los tíos.Eso es una mujer si señor,genio y figura.
Y no me contestes con eso de que "por eso te gusta", que ya lo sé.
Biquiñosssssssss

senovilla dijo...

Entiendo que has triunfado o solo fue un sueño por qué estabas muy cansado.

Fuerza Manolo, que pronto llegará el momento esperado.

Saludos Cordiales.

PARA LA CHURRY DE PARTE DE MARTA

Amiga hasta que no se afeite nada de nada que tenemos que cuidarnos la piel.
No seas tan dura con tu Manolo que en casa nos estamos riendo mucho con su cabreo en forma de novela.

Besos Churry de Marta.

Lily de Venus dijo...

Pobrecito Manolo... jajaja... tu y tus cosas me hacen reir... ojala tu Churri se contente pronto... y bueno para que hacerse el duro si a la final siempren llegan ustedes los hombres como mansas ovejitas??? jajaajaja..

Opaito dijo...

Manué resiste, por tu madre, que nos dejas en mar lugar, resiste aunque tengas que hacer respiraciones.

Un saludo

¡Animo campeón!

Aspective dijo...

M@nolo, que como sigas tan digno no mojas ni con agua...
Lee los consejos femeninos que te han ido dejando : flores, palabras bonitas y pedir perdón por lo pasado presente y futuro.
Tu piensa y reflexiona: ¿sería la primera vez que perdieses la dignidad por un polvo?
Amos venga....