martes, 3 de marzo de 2009

Dia dos, después del batacazo.

Martes día 3 de marzo de 2.009, día dos tras el gran batacazo encarnado.
Comenzaré esta entrada enviándole un recadito a mi ex colega Jacinto, el que reparte prensa con la furgoneta, quien me había filtrado las declaraciones de los políticos tras el escrutinio de las elecciones, metiéndomela doblada el cabronazo, pues de las tres que me ha filtrado sólo en una dio en el clavo.
Yo presumiendo y adelantando una gran exclusiva, y por primera vez en unas elecciones alquien se declara derrotado tras hacer balance de los resultados. De todos modos y aparte de engañado, yo he sido el único culpable pues tratando de política y políticos, no he contado con la típica puñalada trapera. Como diría otro célebre Manolo, “craso error por mi parte”.
Acto seguido haré un balance muy particular del resultado de las elecciones, será un balance breve, muy breve, más que un balance haré un balancín y sólo para decir que me alegro más por los que se van, que por los que vuelven.
Me alegro enormemente también si este varapalo sirve para que Zapatero le vea las orejas al lobo, y ya puestos a manifestar mis alegrías, también lo estoy y mucho por los cuatro goles como cuatro soles que le ha clavado el Atlético de Madrid al Barcelona.
Por otra parte me estoy planteando el presentar una demanda a la junta electoral, pues o bien yo no he prestado la suficiente atención, o no se ha contabilizado mi voto a Shin Chan, aunque de todos modos y dado el resultado de las elecciones, no se hace necesaria su participación para formar un gobierno de coalición, y eso que me hubiese hecho ilusión dar pie para formar un tripartito, con las cabezas de Quintana y Touriño, más mi electo Sin Chan mostrando el cuiño.
Quiero decir antes de acabar y sobre el discutido precio de las famosas sillas, que yo desconozco el valor de las mismas, no sé si son de 2.500 euros la pieza o de 25 céntimos, pero la empresa en la que yo trabajo ha realizado parte de la decoración de esos despachos, y de otras cosas sí podría decir hasta el último céntimo, y es para subirse por las paredes.
En cuento al tema de la difamación que algunos dicen que predominó en esta campaña electoral, también estoy en desacuerdo.
La difamación, la calumnia y la mentira, constituyen desde hace ya un tiempo la política nuestra de cada día, y no iba a ser menos en estos días.
En cuanto a la campaña, decir que por lo que a mi respecta me ha parecido ejemplar, sin mochilas, sin tiros en la nuca y los sin muertos que en las últimas campañas han perturbado el transcurso de las mismas. ¿Os parece poco?.

4 han comentado:

Aspective dijo...

Creo que la idea de alegrarse más por lo que se van que ilusionarse por lo que puedan hacer los que entran, define perfectamente el estado de nuestra cosa política.
Una gran pena.
Y yo que tú reclamaba el voto perdido no vaya a ser que lo contabilicen como nulo, injustamente.

Carmen dijo...

Yo también me alegro por los que se van... así son las cosas.

Presenta la demanda a ver que pasa con tu voto a Shin Chan, nunca se sabe qué pasaría si contabilizaran tu voto.

Un besito y feliz día

Vitalnn dijo...

que te alegre mas los que se van que los que entran indican lo desemparado que está el patio.

Vaya tela..., con la que tenemos por delante.

Un saludo.

Opaito dijo...

Esperemos que la cosa cambie y si no cambia, pues otra vez se ponen a otros, no queda otra.
REspero que ZP aprenda.