sábado, 7 de marzo de 2009

Una entrada en dos tiempos, (experimento)

Distinguidos lectores, queridísimas lectoras, esta que estáis leyendo es un experimento que de salirme bien pienso poner en práctica más a menudo y en lo sucesivo. Es algo novedoso en la blogosfera o como coño se llame esto.
Se trata nada más y nada menos que una entrada escrita a dos tiempos. Y ahora te preguntarás qué coño es eso de los dos tiempos.
Pues muy sencillo, se trata de una entrada que he comenzado a escribir y que la interrumpo en este preciso momento en el que me voy a tomar un café para cuando vuelva seguir escribiendo en ella.
(…/…)
Aquí estoy de nuevo. Siento haber tardado un poco de más de lo previsto, lo cual ha sido debido a que en el bar me he encontrado con dos amigos que aún seguían de farra desde ayer a la noche y tenían una buena juerga montada.
Me ha dado pena tomar el café con churros y tener que salir de allí corriendo, dejándolos a ellos con sus cervezas y sus carcajadas. Me hubiese quedado con ellos de muy buena gana, pero debo reconocer que no tengo el cuerpo para meterle así de golpe ocho cubatas y cinco litros de cerveza para ponerme a su altura.
Eso sí, mientras hablábamos he percibido su aliento y he llegado a la conclusión de que los churros con cerveza no son buena mezcla.
Lo que ahora me vendría bien sería tomar otro café para quitarme el olor a alcohol que me ha quedado en la pituitaria.
Supongo que muchos de vosotros ya sabéis lo que es la pituitaria, pero por si alguien no lo sabe le diré así por el aire y sin profundizar mucho en el tema, que es algo que todos tenemos dentro en la nariz.
Supongo que entenderéis también que no de una explicación más exhaustiva y que no profundice más en ella, pero quién coño soy yo para meter mi dedo en una nariz ajena. Aparte de que lo mismo me pongo a explorar tu napia y me pasa como con el famoso "punto G”, que lo busco, lo busco y no lo encuentro.
Eso sí, si he despertado tu curiosidad y por ello se te da por comprobar si lo que digo es cierto, haz caso a lo que te digo y bajo ningún concepto, repito, bajo ningún concepto busques el "punto G” de tu mujer dentro de la nariz.
Ahora bien, si se te da por ello y tu mujer disfruta, pues sigue adelante que en el sexo todo vale, pero no seas bruto y si ves que suelta un ¡ay!, detente al instante porque seguro que lo dirá por que le duele y no por lo que goza.
Podría haberlo dicho así, que me ha quedado el olor a alcohol en la nariz y lo hubieseis entendido todos, pero llamándole pituitaria vengo a decir más o menos lo mismo, con la salvedad que así me las doy de listo.
Decía que me vendría bien otro café para quitarme este olor de encima, pero tengo miedo volver y que aún sigan allí, y conociéndolos como los conozco, sé que no permitirán que me tome un café tras otro.
Aparte de esto, si no vuelvo es también porque estoy experimentando con una entrada en dos tiempos y no creo que sea bueno modificar el experimento al vuelo y sacarme de la manga una entrada en tres tiempos, cuando todavía no sé cómo funcionará haciéndola en dos tiempos.
Ahora vosotros me diréis que tal funciona el experimento.

4 han comentado:

Naida dijo...

Creo que lo más justo es hacerte un comentario a dos tiempos también, así que ahora me voy a comer un bocata integral de chorizo grasiento con una coca cola zero para compensar y luego sigo

Montse dijo...

Es una buena idea, no está mal aunque deberías haber dejado el comentario con algo más de "intríngulis".

Ahhhh, y pongas nariz, pituitaria o pichiflus, listo eres a rabiar, independientemente de las palabras que utilices.

Y ya no te doy más mermelada que luego pringas.

Besitosssssss y voy a seguir leyéndote que tengo atraso

Naida dijo...

Ya me he zampado el bocata, la coca cola, una bolsa de gusanitos y otra de palomitas. Esa es mi dieta porque hoy es día de fin de semana y me permito ciertos lujos...

Churros con cerveza? Eso es un sacrilegio!! Aunque seguro que has vuelto a bajar... a que sí?

Opaito dijo...

Vale, espero al segundo tiempo.