lunes, 16 de marzo de 2009

El día del padre

Lunes otra vez, que pronto llega. Menos mal que esta semana es corta ya que para mi se acaba el miércoles por la festividad de San José, o el “Día del padre”, del que hace muchos siglos ya decían los vikingos: “afortunados sean los hijos de puta porque no tienen que hacer regalo el día del padre, a lo que estos respondían con la de que “más afortunados eran los vikingos ya que sus cuernos eran postizos”.
Resulta paradójico que se aproveche el día de San José para conmemorar la festividad del padre, cuando precisamente la paternidad de este señor ha sido puesta en entredicho por los siglos de los siglos.
Quizá sea esa la causa del porqué la figura del padre es tantas veces cuestionada, porque al bueno de San José que es quien nos representa, le ha tocado hacer de padre sin serlo. Estoy seguro de que en más de una ocasión la Virgen se lo echó en cara en las discusiones que como cualquier otra pareja habrán tenido.
Apuesto los huevos a que más de una vez María le habrá dicho: “Jesusito es mío que para eso lo he parido y para eso me paso todo el día con él mientras tú te dedicas a sacar virutas de las maderas”, y claro, San José plegaría la oreja y cerraría el pico porque efectivamente, ella fue quien lo parió y porque efectivamente sacaba virutas a las maderas.
Y con estos argumentos el pobre hombre habrá perdido la paciencia y la ilusión, motivo por el cual en lugar de enseñarle un oficio y dejarle la carpintería en herencia, permitió que éste anduviese por ahí dándole a la lengua y lo que debió ser peor para él, diciendo que su verdadero padre estaba en el cielo.
¡Ah carallo!, pero estoy seguro que cuando hubo problemas con el chaval, María se los echó encima de las espaldas del supuesto padre que tenía en la tierra. Vamos, que me la estoy imaginando: “Jóse, haz algo que Herodes quiere matar a tu hijo…”.
¡A tu hijo!..., si María, para eso sí, ¿verdad?. Apuesto a que fue así. Soy padre y sé lo que me digo.
La primera vez que la madre de mis hijos se refirió a mí como padre de ellos, fue cuando el niño tenía 6 meses y lo hizo para recriminarme lo que se había gastado en ropa para él. La segunda vez fue para hacerme cuentas de cuanto me había ahorrado en su alimentación gracias a lo que mamó de sus tetas.
Y a mí me tocó hacer de San José, es decir resignarme y callarme, quizá si hubiese tenido un poco más de carácter le hubiese respondido que montase un restaurante con ellas, así me evitaría el tener que pasarme 10 horas al día trabajando para llevar un sueldo a casa y tendría más tiempo para pasar con mis hijos.
Incluso hoy en día me callo cuando el profesor del chaval me llama a mí cuando tiene alguna queja que darme, y yo me limito a decirle que hablaré con él y le pondré las pilas al llegar a casa y me callo, sí, me callo, y no le digo que hable con su madre que para eso tiene dos buenas tetas.
Y es que ser padre es muy difícil, un día tienes que ser duro, al siguiente tener mano izquierda y al otro no tienes ni puta idea. Menos mal que siempre hay alguien para decirte que es lo que haces mal o como tienes que hacer, aunque por lo general estos no suelen tener hijos, ya que de tenerlos se callarían porque sabrían que la cosa no es moco de pavo.
Pero como se ha dicho desde siempre, “Dios le da pan a quien no tiene dientes”, e hijos a quien no sabe criarlos, mientras que a quien si sabe como hacerlo, no le ha dado huevos para tenerlos.
Ahora bien, como padre que soy puedo decir y digo, que si San José hubiese sido más exigente e intransigente con su hijo poniéndolo a currar duramente en la carpintería y no dejarlo que anduviese por ahí de "jipy" a su bola y dándole al pico, podría haber muerto igual en accidente de trabajo al clavarse un clavo y contraer el tétanos, ya que por aquel entonces aún no habían inventado la vacuna, pero al menos no se lo hubiesen matado... y hoy no tendríamos que aguantar a Rouco Varela.
En fin, vaya por adelantado mi felicitación a todos los que se sienten padres sólo ese día y mi solidaridad con quienes como San José, sólo son cuando las madres los dejan. Y sobre todo, un sincero abrazo a todos aquellos padres que no ven a sus hijos por estar separados de su pareja.

9 han comentado:

Montse dijo...

Es San José y San Corte Inglés, que es donde va medio país a comprar colonias, corbatas, pañuelos de bolsillo, etcétera.

Lo de los consejos tiene su miga. Ya sabes lo que dice el refrán: Consejos vendo que para mi no tengo.

Feliz día del papi

Besitossssss

Eulogio dijo...

Yo que los tengo, me callo.
(Y el que calla otorga)

Eulogio dijo...

Por cierto, pásate de nuevo por mi gallinero que te he dejado un recadito por gracioso.

Opaito dijo...

Bien dicho Eulogio, quien calla otorga y tu Manue pasate tambien por mi gallinero que tengo a las gallinas revueltas, perdon quise decir que te dejé un video de regalo, juas,

José Luis dijo...

Manda huevos que te tengo que dar la razón siendo padre, y hay que joerse con lo machotes que somos y como callamos.

Carmen dijo...

Feliz día del padre Manolo. Estoy convencida que eres un padrazo.

Un besito y felicidades a todos los padres

Sarinha dijo...

Para no tener hijos, hay una oración antiembarazo infalible: María, tú que lo tuviste sin hacerlo, haz que yo lo haga sin tenerlo. El año pasado escribí yo un post hablando de los cuernos de San José, y el clero se me echó encima. Menos mal que mi blog no era conocido, y todo quedó en agua de borrajas, porque si no, capaces de censurarme!! Un besito!!

Aspective dijo...

Muchas gracias por la parte que me toca (espero que de los 3 alguno sea mio)

Y gracias por la alusión que me toca del último párrafo.

Felicidades también para ti

Moisés P. dijo...

jajajaj pues sí,,,has estado muy acertado en tus comentarios. Yo tengo una hija adolescente de 14 que todos los días se cabrea con su madre y viceversa, y ambas me miran a mi para que ejerza de padre....y yo me cabreo con las dos..y luego ellas se juntan de nuevo y me dejan a mi de lado....
en fin...qué como bien has dicho,, esto de ser padre es muy jodido...
saludos